Gaudio y su sueño para Madrid: “Ojalá podamos ganar la Davis otra vez”

12 de septiembre de 2019 | | Comentarios | 99 veces leído

El tiempo pasa rápido, para todos. Pero para Gastón Gaudio parece transcurrir un poco más acelerado. En algunas horas más se cumplirá un año de su debut como capitán de Copa Davis, pero también pasaron 15 otoños de su imborrable logro, el día que se coronó en Roland Garros. Así de desenfrenado viaja, de planificar una serie a tener pensamientos sobre la muerte.
“Roland Garros es un buen recuerdo que me da un poco de alegría y un poco de tristeza, porque cada vez pasa más rápido el tiempo, somos más viejos y me voy a morir más rápido”, lanza, sincero y lúcido el “Gato” en charla con Ámbito.

Pero no todo es preocupación metafísica para el dueño de un exquisito revés a una mano que causó deleite en todo el mundo. También hay tiempo -un tema recurrente- para planificar las Finales de Copa Davis de noviembre en Madrid, luego de un extenso período de inactividad para la Argentina.

Hace un año (entre el 14 y 16 de septiembre), Gaudio se probó la ropa de capitán nacional, en un trío junto a Guillermo Cañas y Guillermo Coria, cuando Argentina derrotó 4-0 a Colombia, en San Juan, en un repechaje que ya no definía el regreso al Grupo Mundial pero sí la condición de preclasificado. El nuevo esquema de la Copa Davis ya estaba concretado.

“Cambió el formato en todo sentido, en vez de tener las cuatro series separadas, si tenés la suerte de ganar, las jugás día a día. El ejercicio para el capitán es el mismo, sólo que ahora se concentra todo en un mismo lugar, durante la misma semana”, analiza el exnúmero 5 del mundo.

Para el “Gato”, perder la posibilidad de ser locales es una “nostalgia” ante la falta de los seres queridos que concurrían a ver los partidos. Pero también considera que es “lindo representar a Argentina estando afuera y que la gente te vaya a ver”.
El combinado nacional (se definirán los nombres 20 días antes del inicio de las Finales) jugará por le Grupo B ante Chile y Alemania, el 19 y 20 de noviembre, respectivamente. Para llegar hasta allí, recibió una de las dos invitaciones especiales que la organización se reserva. La otra fue para Gran Bretaña.

Tan solo un año atrás, Argentina concretó el retorno al Grupo Mundial a raíz del cambio en el formato de la Davis, en una intrincada clasificación inicial de acuerdo al ranking global. La serie disputada contra Colombia perdió cierto peso específico, aunque Gaudio no coincide del todo con esa visión. ¿Qué quedó en la memoria del capitán? La sensación de estar otra vez metido en el tenis.

“Lo de San Juan era todo muy nuevo, era mi primer experiencia, y cuando empezás algo nuevo lo hacés muy nervioso. Lo disfruté y me gustó, también pasé momentos malo”, atesora. Aquellos días, Ámbito fue testigo de la intensidad con la que vivió el ex jugador su debut como capitán: “Volver me da el placer de la competencia, que lo había perdido. Me da la sensación de volver a estar vivo”.

Su experiencia con la Ensaladera como jugador y el rol de capitán
Preocupación. Placer. Nervios. Sensaciones. Gaudio siempre fue temperamental y pasional. Basta con pasar un momento frente a algún buscador de videos para retrotraerse a memorables episodios suyos como el “qué mal la estoy pasando” en Wimbledon. Actualmente, mucho de esa personalidad sigue a la vista, aunque le gana la responsabilidad, sabiendo de su lugar como cabeza de grupo.

Con franqueza, no oculta su lado emocional y asume su liderazgo. “Es algo que trato de manejarlo día a día en mi vida. Siendo capitán tengo que tener mucho más cuidado porque también tengo que tener la conciencia de que todo lo que yo diga al jugador le puede entrar mucho más que si yo fuese cualquier espectador”, reconoce.

Desde hace un año, para la formación nacional (que cuenta con nombres como Diego Schwartzman, Guido Pella, Horacio Zeballos y Juan Ignacio Lóndero, mencionados por el propio capitán), la presencia del ganador de ocho títulos en el ATP Tour no es la de un mero capitán, sino la de una leyenda del tenis argentino. “Yo también fui jugador y sé muy bien que cuando te habla uno o el otro te entra distinto”, augura.

“Lo que digo no es chamuyo. Viví lo mismo que ellos y voy a tratar de tener la empatía de darme cuenta de lo que el jugador puede llegar a sentir y saber cuándo hablar”, cuenta sobre su rol. “Esto se trata de ser mucho más un jugador fuera de la cancha con la experiencia de haber pasado por eso y con una edad mucho más adulta, otra cabeza (se ríe) y tratar de que eso se lo pueda hacer entender al jugador de alguna manera”, pregona.

Y aun con sólo una serie a cuesta y con las Finales por delante, Gaudio se anima a hablar en términos de cielo o infierno: “Si yo tengo la habilidad de poder hacerle entender lo que yo quiero decirle y él lo puede comprender y lo puede emplear dentro de la cancha, me considero que fui exitoso, y sino soy un fracasado”.

En reiteradas ocasiones a lo largo de este proceso, el “Gato” (cuyo historial en Davis marca nueve series disputadas, con un récord de 13-2, todo en singles), se encargó de remarcar que el trabajo de capitán es diferente al de entrenador. “Pasa mucho más por lo emocional o mental y hacerle entender al tenista que está en un lugar en el que no importa cómo está jugando o la técnica, está jugando para la Selección y tenemos que ganar”, separa.

Gaudio, durante el sorteo de las Finales de la Davis. Argentina enfrentará a Chile y Alemania por el Grupo B.
Por eso tiene a su lado a Gustavo Marcaccio, coach con profundos conocimientos y con una forma de ser muy particular. “¿Si es verdad que es un poco meticuloso? Si, un poco mucho a veces”, gesticula. “Él tiene mucho mejor que yo todo lo que es el orden de toda índole. En la parte pura de tenis, él estuvo muchos años dentro del circuito, cosa que yo no, entonces me da otra visión”, detalla.

El monarca de Roland Garros 2004, cuando venció a Coria en aquella histórica final, está abierto a incluir todo tipo de profesionales a su equipo para no dejar nada librado al azar: “Soy partidario de poner todo lo que pueda sumar, pero hay que saber que somos una asociación pobre, y con más presupuesto incluiría más. Así y todo, con Marcaccio pagamos nosotros las estadísticas y matemáticas que tenemos”.

“Pero en general estamos bastante bien y ojalá que podamos llegar a Madrid en este nivel y que tengamos chances de ganar la Copa Davis una vez más”, opina Gaudio sobre el presente de su equipo. Está tranquilo y tiene fe. Pero no se relaja. El tiempo pasa rápido.

Deja un comentario

Current month ye@r day *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista