20 años como Monumento Natural Nacional: por qué es importante preservar al yaguareté

14 de septiembre de 2021 | | Comentarios | 35 veces leído

El yaguareté disminuye la propagación de enfermedades que pueden afectar a los animales e incluso al hombre y, por ser sensible a la perturbación humana, es una especie indicadora de la calidad del hábitat. Enterate la relevancia de su cuidado en esta nota.
En Argentina, la conservación de la panthera onca, más conocida como yaguareté, es política de Estado. Dueño de una silueta que se desdibuja en el monte, pasando inadvertido ante sus presas, el formidable animal posee desde el 13 de septiembre del 2001 una herramienta legal que aboga por su cuidado y preservación.

Le ley encomendó a la Administración de Parques Nacionales compatibilizar con la Dirección Nacional de Fauna y Flora Silvestres o el organismo que corresponda, el plan de manejo para la especie en las áreas bajo su jurisdicción, ajustándolo a la política faunística nacional. En nuestra provincia, además, el yaguareté está protegido por la Ley Provincial 6.491.

El gran gato solitario y esquivo, que supo estar presente a lo largo y ancho del país durante el siglo XX, actualmente sobrevive únicamente en la selva misionera, los Esteros del Iberá, las yungas salteñas y algunos pocos lugares de la región chaqueña. Nuestro querido yaguareté es el único felino autóctono en su tipo que lleva resistiendo hace años la desaparición de su hogar: los bosques nativos. En toda la Argentina se estima que quedan menos de 250 ejemplares.

YAGUARETE
“En nuestro país se lo considera en peligro crítico, ya que enfrenta un riesgo extremadamente alto de extinción en estado silvestre en un futuro inmediato, siendo las principales causas de ello la destrucción y degradación de ambientes, la caza furtiva y la escasez de presas naturales” , señala el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación.

¿Qué tanto conocés al yaguareté?

– El yaguareté (panthera onca) es el felino más grande del continente americano y tercero a nivel mundial, después del tigre de bengala y el león.

– Verdadera fiera” en Guaraní, el yaguareté es considerado un animal sagrado.

– El yaguareté se extinguió de la provincia de Corrientes a mediados del siglo pasado como consecuencia de la cacería, la destrucción de su hábitat y la pérdida de sus presas naturales, como el carpincho. Pero hoy desde el Proyecto Esteros del Iberá, que lleva a cabo la fundación The Conservation Land Trust (CLT) dentro del Gran Parque Iberá están revirtiendo esta situación y seis ejemplares de yaguaretés ya están en libertad.

– El programa dedicado a la reintroducción del yaguareté comienza oficialmente cuando, en 2015, se inaugura el Centro de Reintroducción del Yaguareté, dentro del Parque Nacional Iberá.

– Este centro está ubicado en una isla que se llama San Alonso y consta de cuatro octógonos de media hectárea, dos recintos de una hectárea y media y un gran recinto de 30 hectáreas. Acá es donde reciben a los yaguaretés en cautiverio, donde nacen las crías y desde donde, por último y cuando las condiciones están dadas, se los libera.

YAGUARETE
– En enero del 2.021 fue la primera vez en 70 años que una madre y sus cachorros pudieron caminar libres por su hábitat. Se trató de Maiura y sus bebés, Porá y Karaí.

– El yagaureté se destaca por su aspecto robusto y su cabeza grande con poderosa estructura mandibular. Los machos alcanzan los 2,50 metros de longitud y hasta 140 Kg. de peso.

– Es una de las especies que se encuentran más amenazadas por la fragmentación y disminución de su hábitat natural (debido al avance de los desmontes) y la caza furtiva.

– El yaguareté es un cazador y caminador incansable y solitario (puede moverse diariamente hasta 11 Km).

YAGUARETE
– Es el único depredador capacitado para capturar al tapir. Su dieta también la integran pecaríes, corzuelas y yacarés.

– El yaguareté es una especie “indicadora” de la salud del ambiente ya que necesita bosques continuos y en buen estado para poder sobrevivir. Esto se debe a que, al posicionarse en la cima de la cadena alimenticia y depender de presas menores para su subsistencia, su presencia garantiza un medio ambiente sano.

– Es una de las pocas especies de la fauna argentina que ha sido declarada como Monumento Natural Nacional por la Ley Nº 25.463, del año 2001. Esta norma establece que la Administración de Parques Nacionales y la Dirección de Fauna Silvestre de la Nación deben implementar un plan de manejo que asegure su supervivencia. Además es Monumento Natural Provincial en las provincias de Corrientes, Chaco, Salta y Misiones. A pesar de esto su territorio no está protegido. Por eso se presentó una amparo antes la Corte Suprema de Justicia, por primera vez en la historia del país, para protegerlo como especie.

– La desaparición del yaguareté representaría una pérdida perpetua para la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista