Se cumplen 100 días de la desaparición de Guadalupe Lucero: qué se sabe hasta ahora

23 de septiembre de 2021 | | Comentarios | 52 veces leído

Ya pasaron 100 días de la desaparicipon de Guadalupe Belén Lucero en San Luis y aún no se sabe nada de su paradero. Durante su búsqueda la Justicia realizo 419 allanamientos, rastrilló 1221 sectores, secuestró celulares y computadoras que fueron peritadas, pero sin ningún resultado.

La nena fue vista por última vez el lunes 14 de junio pasado a las 19 en la manzana H del barrio 544 Viviendas, en el sur de de San Luis. Según fuentes policiales, estaba en la vereda junto a otros niños cuando supuestamente apareció una mujer y se la llevó.

Desde que se inició la causa por la desaparición de Guadalupe, hubo procedimientos todos los días -no solo en San Luis sino también en otras provincias como Mendoza y Misiones- pero los resultados no son los esperados.

La falta de elementos de prueba que indiquen un secuestro extorsivo o un caso de trata de personas impide que la causa pase al fuero federal, como reclaman los padres de la menor. De hecho, el fiscal federal de San Luis, Christian Rachid, consideró que “no es propicio” un cambio de fuero porque entre la prueba recolectada “no prevalece ninguna” que amerite “la intervención federal”.

No hay ninguna hipótesis que tenga más fuerza que otra. Esa es la realidad. La que apunta a una red de “trata de personas”, por ejemplo, figura entre las posibilidades como la de un secuestro extorsivo o la que plantea un mensaje mafioso dirigido a la familia de la menor.

Por la falta de indicios, nadie se anima a descartar que los captores se hayan llevado a Guadalupe por error y que se trate de un ajuste de cuentas que salió mal. Siguiendo esa línea es que la policía realizó excavaciones en la zona donde la niña fue vista por última vez y buceó en arroyos y diques, aunque sin resultados hasta el momento.

Otra posibilidad es que haya sido víctima de un ataque sexual. “Puede ser un secuestro al voleo con características de perversión sexual”, fue la última hipótesis que deslizó el abogado del papá de Guadalupe, Héctor Zabala.

La pista narco, como otras tantas, también aparece en la lista, aunque esta línea perdió fuerza con el paso del tiempo. Si bien es cierto que hay familiares lejanos vinculados al narcomenudeo, nada indica –al menos hasta ahora– que esto pueda tener relación con la desaparición de la niña.

Los padres no cuentan con antecedentes y además está demostrado que no tienen vínculos con ningún grupo criminal como para sospechar que la desaparición de la niña pueda tratarse de un mensaje mafioso dirigido a ellos.

Aumento de la recompensa

El 1 de setiembre último, el Gobierno nacional oficializó un incremento en la recompensa para quienes puedan aportar datos útiles para dar con el paradero de la niña, elevando de 2 a 5 millones de pesos la oferta para aquellos que brinden información que ayude a encontrar a la menor.

La decisión se tomó cuando la madre de Guadalupe, Yamila Cileone y su abuela, Silvia Domínguez, fueron recibidas por el presidente Alberto Fernández, la ministra de Seguridad, Sabrina Frederick, y de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, por gestiones realizada por la misma Trimarco.

Designaron a tres fiscales federales

Los titulares de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), Marcelo Colombo y Alejandra Mángano, y el fiscal federal Leonel Gómez Barbella fueron designados para investigar la desaparición de Guadalupe.

Tanto los padres de la menor como Susana Trimarco, titular de la Fundación Maria de los Angeles y madre de Marita Verón, desaparecida en el año 2002, bregaban para que intervinieran fiscales federales y el caso sea considerado y vinculado a la trata y explotación de personas.

A principio de septiembre, el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, junto a su par de Seguridad, Sabina Frederic, y la ministra de Mujeres, Género y Diversidades, Elizabeth Gómez Alcorta, solicitaron a la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, que la causa sea investigada como un posible caso de trata de personas.
Una de las marchas para pedir por la aparición de Guadalupe en San Luis.

«Que no se apague el nombre de Guadalupe»

Yamila Cialone, madre de la niña Guadalupe pidió a la comunidad y a los medios de comunicación que difundan la foto de su hija “para que no se apague» su nombre y destacó que quienes se llevaron a la nena le «hicieron mucho daño».

«Ya nada tiene sentido sin ella a mi lado”, añadió la mujer y reiteró su pedido a la comunidad para que siga compartiendo la foto de su hija por todos los medios “para que no se apague el nombre de Guadalupe”.

“Yo seguiré reclamando al gobierno y a la Justicia para que encuentren a mi hija”, precisó a Télam la mujer y agradeció a quienes se sumaron al reclamo con concentraciones en Buenos Aires, Mendoza, Córdoba y la ciudad sanluiseña de Villa Mercedes. “Me hicieron mucho daño, ya nada tiene sentido sin ella a mi lado”, precisó.

Eric Lucero, padre de la nena y separado de su madre, dijo estar «destrozado por la tristeza“ y que el único motivo que lo mantiene vivo «es encontrar a mi hija sana y salva”.

Afirmó que “la búsqueda ha disminuido notablemente, no hay nuevos datos que aporten esperanza ni algunas otras pistas para seguir”. “Lo único que nos queda es la fe y que la gente nos siga acompañando en este pedido desesperado”, dijo Eric Lucero.

Alerta de Interpol

La nena es de tez trigueña, tiene cabello lacio, por debajo de los hombros, un lunar en la mejilla izquierda y al momento de su desaparición vestía una campera parca negra con capucha, buzo rosa y llevaba botas negras. Interpol emitió una alerta amarilla para buscar la nena en todo el mundo, colocando en su página una fotografía con sus datos esenciales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista