Cinco hipótesis de lo que pasó con Débora Pérez Volpin

13 de febrero de 2018 | | Comentarios | 141 veces leído

La periodista y política falleció el martes pasado durante una endoscopía en la clínica Trinidad, donde ya hubo dos allanamientos. Se esperan los resultados finales de la autopia.
A casi una semana de la muerte de la periodista y legisladora Débora Pérez Volpinhay una serie de datos surgidos de la investigación e interrogantes que permiten formular cinco hipótesis sobre el trágico final.

1- Mala Praxis

La endoscopía es un estudio de baja complejidad pero para el que hacen falta exámenes pre quirúrgicos en los pacientes a partir de los 50 años. En diálogo con Clarín, el jefe de Gastroenterología de la Fundación Favaloro Fabio Nachman explicó que “si el dolor es agudo, primero se debe hacer un análisis de sangre completo para descartar pancreatitis o cólico biliar”. Otros estudios necesarios son un electro y una tomografía o ecografía abdominal. De no encontrarse nada, hay luz verde para la endoscopía.

Por su parte, Eduardo Gerome, abogado de la anestesista Nélida Puente, dijo que “le hicieron un electrocardiograma que dio perfecto”. ¿Es posible que se haya detectado algún factor de riesgo que se haya pasado por alto?

A su vez, Nachman apunta que “aunque es muy difícil que suceda, no hay que descartar un sangrado” producido por el endoscopio; tampoco un vómito que provoca neumonía aspirativa conocido como “broncoaspiración”; el médico también apunta como hipótesis una “barotrauma (que es la distensión abrupta de todo el estómago, porque no encuentra cómo escapar del aire que se insufló) o laringoespasmo (la saliva se va a la laringe e impide el paso de aire. Esto es frecuente y se soluciona suministrando oxígeno)”.

2- El endoscopista

Diego Pirota, abogado de la familia de Pérez Volpin dijo que “las lesiones se provocaron en la endoscopía”. Sucede que en la autopsia se encontraron perforaciones en el estómago y en el esófago. De este modo hay sospechas sobre el doctor Diego Bialolenkier.

El médico pudo haber pasado por alto un divertículo y perforado el esófago, también pudo haber manipulado mal el endoscopio o la tecla con la que se regula el aire insuflido. Les toca a los peritos determinarán su responsabilidad.

3- Falla en el equipo

Durante un segundo allanamiento a la Trinidad, secuestraron el endoscopio para analizar las imágenes del estudio pero encontraron que no fue registrado. Una opción es grabarlo en video, pero no es obligatorio, la alternativa indispensable es fotografiarlo.

“El informe se debe entregar con fotografía para documentar hasta dónde se llegó, qué se recorrió y mostrar si se vio algo normal o algo patológico”, advirtió Nachman. Desde la Trinidad argumentaron que no sacaron fotos porque el estudio no llegó a completarse.

Otra hipótesis es que la tecla del insuflador estuviese trabada. Todavía no se sabe si el aparato está fiscalizado por la ANMAT ni cuál es la empresa proveedora, su antigüedad ni si tenía un mantenimiento correcto.

4- La anestesista

El abogado de la anestesista Nélida Inés Puente aseguró que la autopsia descartó complicaciones relacionadas con su defendida, pero los resultados no estarán hasta este viernes.

También se debe revisar es si el intubamiento fue por vía aérea o digestiva, este último caso es más riesgoso.

“La sedación es el grado más superficial de anestesia”, le explicó al diario el jefe de hepatología del Hospital de Clínicas, Jorge Daruich. “El paciente sale rápidamente de la situación de sedación y tiene un buen despertar. Apenas el 0,05 por ciento de los casos tienen riesgo de complicación, es algo excepcional”, agregó.

5- Deterioro previo de la paciente

Desde La Trinidad le dijeron a Clarín que Pérez Volpin llegó con “hepatitis importante, líquido en cavidad abdominal y alrededor del hígado”. Además tenía “derrames en el tórax, principio de hipertensión portal e ictericia”. Esto debería estar en su historia clínica, que fue secuestrada durante el primer allanamiento.

Además agregaron que “llegó al sanatorio con fuerte dolor abdominal y en la cintura, que venía arrastrando desde hacía tres semanas y por los que había sido tratada en forma ambulatoria por otros profesionales”.

Sin embargo, Pirota aseguró que “ingresa a realizarse estudios una persona sana, que no tenía una patología. Una persona que tenía un dolor en el estómago. Así está informado en la historia clínica. Ingresa a realizarse estudios de rutina y 15 o 20 minutos después fallece”.

Deja un comentario

Current month ye@r day *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista