Monseñor Domingo Salvador Castagna, ciudadano ilustre de la provincia de Corrientes

14 de septiembre de 2018 | | Comentarios | 37 veces leído

La Cámara de Diputados de la Provincia de Corrientes, aprobó por unanimidad, la iniciativa presentada por Pedro Cassani, para declarar ciudadano ilustre a Monseñor Castagna por su aporte a la paz social y por su extensa y rica trayectoria eclesiástica. El proyecto, pasó al Senado, para completar el trámite legislativo.

El proyecto de ley declarando “CIUDADANO ILUSTRE” de la Provincia de Corrientes a Monseñor Domingo Salvador Castagna, Arzobispo Emérito, ya pasó al Senado, tras ser aprobado por unanimidad en la sesión 19 de la Cámara de Diputados, del pasado miércoles 12 de septiembre, a instancias de la presentación que realizara el Presidente Pedro Cassani.

Para esta distinción, se tuvo en cuenta los siguientes antecedentes, entre otros -claro está- que conforman su extenso currículum, historia de vida y aporte a la paz social, en nuestra provincia:

“El Arzobispo Emérito Monseñor Domingo Salvador Castagna nació en General Lamadrid, provincia de Buenos Aires, el 12 de enero de 1931. Fueron sus padres: Luis Alberto y Rosa D’Agostino y tiene una hermana menor, Élida Rosa Castagna que vive en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Estudió en el Seminario Metropolitano de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y fue ordenado sacerdote el 5 de diciembre de 1955.

Fue Vicario del santuario de Nuestra Señora de Luján en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; luego en la del Pilar y en la Sagrada Eucaristía.

Pasó a la Diócesis de Rafaela, provincia de Santa Fe, junto a su primer obispo Monseñor Vicente Faustino Zazpe, del que fue secretario.

Tras estudiar tres años en la Pontificia Universidad Lateranense en Roma (Italia) y en el Instituto Lumen Vitae de Bruselas (Bélgica), regresó a Buenos Aires, donde fue profesor de Teología en la Universidad del Salvador y en la Universidad Católica Argentina.

Fue Vicario en la parroquia Sagrada Familia y de la Iglesia del Monasterio de Santa Catalina de Siena; junto con este nombramiento fue designado Director del Consejo Pastoral Arquidiocesano”.

Los fundamentos, que serán analizados en el Senado, recuerda que “el 28 de agosto de 1984 fue nombrado Obispo de San Nicolás de los Arroyos”.

“Durante su gestión –agrega- nació la devoción a la Virgen del Rosario de San Nicolás, nacido de la revelación que habría recibido una mujer del pueblo, Gladys Quiroga. El Obispo creó una comisión investigadora que concluyó que no se presentaba ninguna anormalidad”.

“Monseñor Castagna comenzó a presidir una celebración mensual en el “Campito de la Virgen” y pronto comenzó la construcción de un santuario para venerar a la Virgen del Rosario de San Nicolás. En 1987, San Juan Pablo II, en ese momento Papa, visitó la Argentina.

Se reunió con Monseñor Castagna el 5 de abril y en presencia de la comitiva y el resto de los Obispos de la región del Norte, acompañado del Presidente de la Comisión Episcopal, Cardenal Primatesta, el Papa le pide le cuente personalmente lo acontecido con las apariciones de la Virgen en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos. Esta situación se repite en su visita al Limina al Vaticano”.

En Corrientes

“El 22 de junio de 1994 fue nombrado Arzobispo de Corrientes, asumiendo el cago el 27 de agosto de 1994. Antes de venir a nuestra ciudad, deja iniciada la construcción del Santuario Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”.

El expediente parlamentario, también señala que fue representante de la iglesia católica en la Comisión Nacional de Justicia y Paz y miembro del Equipo Episcopal de Pastoral Social.

Entre sus principales publicaciones se encuentran:

“Misión evangelizadora de la Vida Consagrada” (1976);

“Eucaristía, anonadamiento y amor” (1987);

“María, Maestra de vida” (1989);

“Muéstranos al Padre” (1991);

“Ser pobre, hacia una cultura de la pobreza” (1994);

“Ser Santo… ¿es posible hoy? (1997);

Estas publicaciones fueron editadas por Editorial Claretiana de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. La nueva editorial: “La Palabra” se inició con una obra suya: “El secreto de Tereesa de Lisieux” (1997).

El legado

La colección completa de Homilías de Monseñor Castagna pronunciadas en el Santuario de “Nuestra Señora de San Nicolás”, se encuentra en dos publicaciones, a saber: una, correspondiente a los años 1986 a 1990, publicada por Ediciones Didascalia de la ciudad de Rosario (Provincia de Santa Fe); y otra, por el Centro de Difusión Mariana del mismo Santuario, que corresponde a los años 1990 a 1994; también los fueron sus Homilías en los años 1999, 2000 y 2001 siendo Arzobispo de Corrientes.

La participación de Monseñor Castagna en la Historia reciente de Corrientes puede detallarse en un sinnúmero de hechos, pero el más sobresaliente sin duda alguna fue en los meses de 1999 en el recordado levantamiento de la ciudadanía en lo que se llamaría después “Plaza de la Dignidad”.

Cumplió funciones de mediador en varios momentos de esa convulsionada etapa. Y a pesar de ser amenazado de muerte su ánimo y valor no decayeron.

Todavía resuenan sus palabras: “¡Paren por Cristo!” en ese fatídico día de diciembre de 1999 en que fallecieron dos correntinos y más de cincuenta fueron heridos en la represión por parte de la Gendarmería Nacional para que se desaloje el Puente General Belgrano.

Sus palabras y homilías constantes sirvieron para mantener la paz social, como manifestara el periodista Juan Manuel (Tom) Lubary en el prólogo del libro “El Magisterio de la Iglesia en tiempos de crisis”: “En medio del estrépito y la oscuridad de la crisis, la luz del Evangelio, enfocada con maestría por el Arzobispo de Corrientes, Monseñor Domingo Salvador Castagna” la iluminó como nadie e iluminó también los caminos ignorados o soslayados por quienes sólo se ocupaban de prevalecer en el conflicto para superarla de raíz”.

Concluye el texto con las palabras de Monseñor Domingo Salvador Castagna en su libro, cuando trata las claves de la construcción social:

“Los hombres y mujeres de buena voluntad, de corazón puro, de probada capacidad para la solidaridad, adiestrados en el diálogo generoso, dispuestos a enfrentar tribulaciones del camino que les toque recorrer y propensos a rubricar cada gesto protagónico con el servicio humilde de la paz, son los verdaderos constructores de la sociedad que todos afirman pretender” (El Magisterio de la Iglesia en tiempos de crisis, página 14).

Cabe remarcar que el proyecto de ley en cuestión ya está en el Senado, con MEDIA SANCIÓN.

Al finalizar la sesión de Diputados, el Presidente Cassani, manifestó su beneplácito por la aceptación unánime de la iniciativa.

Deja un comentario

Current month ye@r day *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista