Por qué se conmemora el Día Internacional de la Mujer

8 de marzo de 2019 | | Comentarios | 79 veces leído

La tragedia, las movilizaciones de miles de obreras, los reclamos por mejoras laborales y el pedido de equidad salarial y de derechos, entre otros sucesos, originaron la fecha que desde 1975 se conmemora cada 8 de marzo.

Antes de que la ONU institucionalizara esta conmemoración específicamente, era recordada como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora ya que su concepción y espíritu de origen fue netamente sindicalista.

El día resume la lucha obrera que durante décadas llevaron adelante miles de trabajadoras en todo el mundo que proclamaron el reconocimiento de sus derechos. Lo hicieron marchando por las calles de las grandes ciudades que ya habían visto caminar a los artífices de las revoluciones sociales.

El 8 de marzo de 1875 cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textil de Nueva York marcharon por las calles la ciudad contra los bajos salarios y por la diferencia que sufrían en comparación con sus pares: la mayoría cobraba menos de la mitad que los hombres.

El final fue trágico: 120 mujeres murieron como consecuencia de la brutalidad policial. La indignación provocó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.
Pero fue con el paso de los años se quitó el concepto “trabajadora” para la conmemoración: en 1975 la ONU decidió que era necesario reivindicar a la totalidad de las mujeres y a todos los derechos.

Si bien la idea de crear un día internacional de la mujer surgió a fines del siglo XIX, fueron distintos sucesos del siglo XX los que derivaron en la conmemoración.

La primera movilización de obreras
Cuando habían pasado poco más de tres décadas de que se realizó aquella primera movilización de trabajadoras, un siniestro marcó la primera bisagra en la historia del trabajo y de la lucha sindical en todo el mundo.

En marzo de 1908, la fábrica textil Cotton, de Nueva York, se incendió con cientos de trabajadoras adentro. Al menos 130 mujeres quedaron atrapadas en el interior de la fábrica mientras las llamas las consumían y el fuego devastaba todo a su alrededor.

El hecho no fue fortuito: 40 mil trabajadoras textiles se habían declarado en huelga y las mujeres de Cotton lo hicieron con permanencia en el lugar de trabajo tras reclamar a los dueños de la fábrica la reducción de la jornada laboral a 10 horas, igualdad salarial con los hombres que ejercían las mismas actividades y por las pésimas condiciones en las que debían desarrollar sus tareas.
Ofuscado por el reclamo de las obreras, el patrón mandó a cerrar las puertas de la planta como intento de hacerlas desistir de la medida de fuerza. No lo hicieron y el hombre fue más allá, por lo que se ocasionó la fatalidad.

En marzo de 1908, la fábrica textil Cotton, de Nueva York, se incendió con cientos de trabajadoras adentro. Al menos 130 mujeres quedaron atrapadas en el interior de la fábrica mientras las llamas las consumían y devastaba todo a su alrededor
Tres años después un hecho similar volvió a enlutar a la clase obrera. El 25 de marzo de 1911, unas 149 personas —la mayoría mujeres— murieron en el incendio de la fábrica Triangle, en la misma ciudad. El siniestro reveló las precarias condiciones en las que trabajaban las obreras, muchas de ellas inmigrantes muy pobres.

Triangle era una fábrica de camisas que ocupaba los piso 8, 9 y 10 del edificio Asch ubicado en la esquina de las calles Washington Place y Greene Street, en Manhattan, Nueva York.
La fábrica era tan grande y era tan poca la paga que los dueños temían que las empleadas robasen las prendas, por lo que ordenaron a los encargados de la planta cerrar las puertas una vez que el personal ingresara y no abrirlas hasta el horario de salida.

La idea fue una trampa mortal: a las 16:45 del 25 de marzo de 1911 se desató el feroz incendio y la peor tragedia de la industria textil.

Los tres pisos fueron prácticamente devorados por las llamas. Las muertes fueron por quemaduras, inhalación de humo y aplastamiento, provocado por el derrumbe.

Solo algunas pocas salvaron su vida. Una de ellas Pauline Pepe, años después contó el horroroso momento que vivió: “Fue horrible, al descender vimos las tres escaleras en llamas. Todo estaba lleno de cuerpos. Fue terrible, nunca lo olvidaré. Jamás”.
Poco antes de la tragedia,el 19 de marzo de 1911, un millón de mujeres habían marchado en reclamo de sus derechos laborales y contra las deplorables condiciones en las que debían trabajar.
El 11 de abril de ese año, los propietarios de Triangle fueron imputados por homicidio culposo al ser considerados responsables de esas muertes. El 4 de diciembre se inició el juicio hasta que el 27 de ese mes, la Justicia los declaró inocentes. Tras 23 pleitos legales, el 11 de marzo de 1917 fueron sentenciados a pagar indemnizaciones de tan solo 75 dólares por cada vida perdida.

Derechos, el reclamo que puso de pie a las mujeres de todo el mundo

Las movilizaciones de mujeres continuaron. El 28 de febrero de 1909, un año después del incendio de Cotton, más de 15 mil mujeres salieron a la calle para exigir mejores salarios, reducción de la jornada laboral y el derecho al voto.

Para 1910, la Internacional Socialista proclamo el Día Internacional de la Mujer para reivindicar el sufragio femenino, la no discriminación laboral, el acceso a la educación y otros derechos fundamentales.

La conferencia no decidió una fecha concreta, pero fue decisiva: el día comenzó a conmemorarse al año siguiente.

En 1911, Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza lo celebraron el 19 de marzo con mitines a los que asistieron más de un millón de personas, la inmensa mayoría, mujeres.

En Estados Unidos y el centro de Europa, la conmemoración reivindicativa empezó a extenderse a otras zonas.

Y para febrero de 1913, las mujeres rusas celebraron el Día Internacional de la Mujer, que en otros países comenzaba a señalarse en el calendario el 8 de marzo.
Cuatro años después, en plena Primera Guerra Mundial (1917), las mujeres rusas reaccionaron a la muerte de más de 2 millones de soldados en la guerra: convocaron una huelga para el último domingo de febrero.

Las protestas y manifestaciones iniciadas aquel 23 de febrero y hasta 8 de marzo condujeron a una movilización general contra la monarquía y por el fin de la guerra. Los levantamientos provocaron la abdicación del zar ruso y condujeron a un gobierno provisional que les concedió a las mujeres el derecho al voto.

Lo que siguió fue tras la revolución de octubre y de la mano de Alexandra Kollontai —feminista bolchevique— fue el voto de la mujer, divorcio legal y el aborto. Además, logró que el 8 de marzo sea considerado fiesta oficial en al entonces URSS. En 1965, el Sóviet Supremo decretó el 8 de marzo como día no laborable.

En 1975, la Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer.
Dos años más tarde, en 1977, la Asamblea General de la ONU invitó a los estados a proclamar, según sus tradiciones y costumbres, a celebrar “un día al año como el Día de las Naciones Unidas para los derechos de la mujer y la paz internacional”.

En 1994, la actriz polaca Beata Pozniak pidió al Congreso de los Estados Unidos reconocer el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer porque hasta la fecha no lo había incorporado.

El derecho al voto: algunas imágenes históricas de las movilizaciones de mujeres en el mundo
En Argentina, Eva Duarte proclamó el derecho al voto femenino tras el reclamo de miles de mujeres. Recién, el 11 de noviembre de 1951 se realizaron las elecciones presidenciales por las cuales Juan Domingo Perón fue electo para su segunda presidencia.

Ese día miles de mujeres concurrían por primera vez a ejercer su derecho al voto: el 90% del padrón femenino concurrió a sufragar.
En 1918, las mujeres inglesas mayores de 30 años votaron por primera vez. En 1920, lo hicieron las mujeres estadounidenses. En España, las mujeres votaron por primera vez el 19 de noviembre de 1933.

En tanto, en México, ocurrió en 1953 y en Paraguay en 1961.

Deja un comentario

Current month ye@r day *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista