Arrancó el juicio contra Cristóbal López por quedarse con $ 8.000 millones del Estado

14 de junio de 2019 | | Comentarios | 103 veces leído

Por primera vez, Cristóbal López y Fabián De Sousa enfrentarán un juicio oral por corrupción. Junto a ellos, se encuentra acusado Ricardo Echegaray. Están procesados por el delito de administración fraudulenta agravada al haber cometido un perjuicio contra el Estado por la deuda generada con el fisco durante el último gobierno de Cristina Kirchner, por más de $ 8.000 millones, a través del impuesto al combustible que la petrolera Oil Combustibles SA (OCSA) no tributó.

Este jueves dio inicio al juicio contra los dueños del Grupo Indalo y el ex funcionario de la AFIP. Después de corroborar la asistencia de los imputados y sus respectivos abogados, el presidente del TOF 3, Machado Pelloni, ordenó la lectura del requerimiento de elevación a juicio oral.
La primera audiencia duró poco más de 4 horas, que incluyeron una pequeña pausa de 20 minutos. Cerca de las 15:30, el Tribunal llamó a un cuarto intermedio para el próximo jueves 27 de junio, cuando se reanudará.

Antes del comienzo de la lectura de este jueves, Carlos Beraldi, defensor de Fabián De Sousa, pidió que se acondicione una mejor sala para “respetar las garantías constitucionales y que quienes están acá puedan participar y supervisar este juicio”. Además, acusó la instrucción de la causa de ser “arbitraria” y que el Poder Ejecutivo encabezado por Mauricio Macri “tuvo directa intervención en la causa”.

Acto seguido, los acusados escucharon la imputación en su contra, lo planteado en el requerimiento de 113 páginas del fiscal de la causa Gerardo Pollicita.

“Corroborar la maniobra de corrupción por la cual desde la Administración Federal de Ingresos Públicos, los funcionarios encargados de administrar las rentas de la nación, encabezados por el titular del organismo Ricardo Echegaray, defraudaron a través del Impuesto a los Combustibles Líquidos (en adelante ICL) de modo sistemático, deliberado y permanente al Estado Nacional, en beneficio de los empresarios Cristóbal Manuel López y Carlos Fabián De Sousa, ocasionando un perjuicio a la administración pública superior a los 8 mil millones de pesos”, señala la acusación.
La extensa lectura de las acusaciones fue seguida por los acusados. Mientras De Sousa leía junto a su abogado Beraldi del expediente impreso, con los codos sobre el escritorio y las manos en su rostro, Cristóbal López, padeciendo el frío que primó en la sala y que buscó minimizar con una campera de polar sobre el traje, escuchó la maniobra que se le atribuye como uno de los dueños de Oil Combustibles. Inmóvil y con la mirada de a momentos colocada en el Tribunal que lo empezó a juzgar, escuchó que se lo acusaba de perjudicar al Estado con una defraudación multimillonaria.

Detrás del empresario K, en la Sala que cuenta con una escasa capacidad, se sentó parte del personal de C5N, canal de televisión propiedad del Grupo Indalo.

En primera fila están sentados Fabián de Sousa junto a su abogado Carlos Beraldi. A su lado, el abogado León Arslanian, defensor de Ricardo Echegaray, y en el otro extremo de la fila, Cristóbal López junto a su abogado Fabián Lertora. De traje azul oscuro, el dueño del Grupo Indalo estuvo acompañado de su hijo mayor Cristóbal Nazareno.

Previo al inicio de la audiencia, que tuvo serios problemas de organización por parte del tribunal y un retraso de más de una hora, hubo algunos momentos de charla y risas con Aníbal Fernández, quien es parte del equipo de abogados en el fuero civil donde se realiza la quiebra de Oil Combustibles.

En la previa del juicio también estuvieron presentes Eduardo “Wado” De Pedro y Fernando “Chino” Navarro, además de Ivo De Sousa, hijo de Fabián; Julieta Camaño, la esposa; y varios periodistas del canal C5N.
Los cargos
En este expediente, que estuvo a cargo del juez Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollicita, se analizó el otorgamiento irregular de planes de facilidades de pago -especiales y generales-, que “habrían sido concedidos por el entonces titular de la AFIP Ricardo Echegaray -actividad en la que habrían actuado mancomunadamente diferentes funcionarios de ese organismo, en forma coordinada y funcional-”.

Se trata del impuesto a la transferencia de combustibles (ITC) que debía tributar Oil Combustibles SA (OCSA) ante la AFIP. Se analizaron los períodos comprendidos entre mayo de 2013 a agosto de 2015. Por ello los dueños del Grupo Indalo y Ricardo Echegaray se encuentran procesados por haber defraudado al Estado en $ 8.000 millones al no pagar a la AFIP. El Gobierno reclama una deuda que supera los $ 17.000 millones a través de una demanda civil que será parte del juicio.

En el caso de Echegaray, fue procesado por el juez Ercolini como coautor de la maniobra. En tanto, López y De Sousa como partícipes necesarios del delito de defraudación agravada por haber sido contra el Estado. Así generó una deuda multimillonaria con el fisco, mientras utilizaba los fondos que no le pagaba a la AFIP para financiar y ampliar su conglomerado empresarial, determinó la Justicia.

Con el juicio en pleno desarrollo, se incorporará una prueba relevante que solicitó Cristóbal López y el ex funcionario K: una pericia contable para determinar si hubo discrecionalidad en la adjudicación de planes de facilidad de pago a favor de Oil Combustibles. Por otro lado, se sumará una pericia impulsada por la AFIP para especificar el perjuicio económico ocasionado al Estado al no ingresar durante casi dos años, el pago del ITC.

Hubo tres momentos claros en la causa: el primero de ellos en 2010, cuando se constituyó Oil Combustibles, a la que considera una “estructura societaria para el fraude”. Después, comenzó la instancia de “acumulación ilegítima de deuda” del ITC. Se sostuvo que, con el otorgamiento “irregular de planes de facilidades de pago”, López usó de forma “indebida el impuesto”para financiar y expandir al Grupo Indalo.

Deja un comentario

Current month ye@r day *

FM Impacto 107.3 Mhz | © 2013

FM Impacto
Datavista