Impacto 107.3

jueves 30 de junio de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 12.14°C | ST: 11.68°C

Dólar hoy: $ 130,44 | Dólar blue:$ 238,00

Con 56 millones de problemas: la nueva CD de River debe afrontar alarmante deuda con el plantel

La dirigencia encabezada por Rodolfo D’Onofrio deberá resolver cómo saldar la astronómica deuda que el club tiene con jugadores y cuerpo técnico. Si el conflicto no se resuelve, la AFA impediría que lleguen refuerzos.
Un club millonario… de deudas. Eso es River hoy y eso es lo que Rodolfo D’Onofrio, el flamante presidente de River, recibió del saliente titular, Daniel Passarella, quien dejó como herencia (además de un descenso) una economía arrasada que hoy tiene al plantel en situación de reclamo permanente por los 56 millones de dólares que se le adeudan tanto a jugadores como a cuerpo técnico, situación que podría complicar la llegada de refuerzos.

Uno de los casos simbólicos de la situación de los jugadores es la del colombiano Teófilo Gutiérrez quien, según consigna el diario Olé, desde su llegada al club en julio de 2013, cobró un total de 15 mil pesos o, lo que es lo mismo pero más claro aún: 3 mil pesos por mes para uno de los jugadores más prestigiosos del plantel que, además, representará a Colombia en el Mundial Brasil 2014.

La situación es alarmante porque los 56 millones deberán ser abonados en el lapso de los tres primeros meses de 2014 para evitar así que la AFA aplique su intensión de no dejar incorporar refuerzos a clubes que mantengan deudas con sus planteles.

Si el espectro se amplía un poco más, la crisis se vuelve aún más tangible porque River deberá afrontar en los próximos meses los 310 millones de pesos en cheques emitidos por la anterior dirigencia, algunos de los cuales fueron dirigidos a algunos jugadores, muchos de los cuales fueron rechazados.

Lo cierto es que mientras los hinchas sueñan con el regreso de Fernando Cavenaghi, la llegada de José Sosa, Ignacio Scocco o alguno de los nombres que se mencionan como posibles refuerzos, el club tiene un problema mayúsculo en el ámbito económico-financiero que requiere de una solución rápida porque el tiempo se agota.