Impacto 107.3

martes 28 de junio de 2022

Bella Vista: Lluvia Ligera | Ahora: 13.8°C | ST: 13.77°C

Dólar hoy: $ 130,07 | Dólar blue:$ 232,00

El nuevo Dakar tendrá la mitad de pilotos sudamericanos que el año pasado

Habrá 55 participantes de Sudamérica, menos de la mitad de los 117 que corrieron el año pasado. Habrá 20 representantes argentinos, 17 menos que en el 2019. El desplazamiento al continente asiático significó un aumento en el presupuesto de entre un 15 y un 20%.
La amplia presencia de pilotos sudamericanos que tuvo el Dakar durante los once años que estuvo en el continente americano se verá mermada a partir del próximo domingo, cuando la nueva versión del rally comience en Arabia Saudita, donde habrá la mitad de sudamericanos que en años anteriores.

El australiano Nick Kyrgios, conocido por sus desmesuradas reacciones en el circuito, se solidarizó con las víctimas de los incendios en su país y realizará una colecta junto con varios tenistas
El desplazamiento a más de 11.000 kilómetros de distancia implicó un aumento en el presupuesto de los participantes de entre un 15 y un 20 por ciento, lo que significa varios miles de euros o dólares, según indicó uno de los equipos de Sudamérica que viajaron hasta el país asiático. Solo en pasajes aéreos tuvieron que invertir más de 10.000 dólares, mientras que el flete del barco para llevar todos los equipos fue cubierto por la organización.

Por tal motivo, este año habrá 55 sudamericanos en el Dakar, entre ellos 42 pilotos y 13 copilotos, que suponen menos de la mitad de los 117 que se inscribieron en 2019, pero más del triple de los 12 vehículos sudamericanos que participaron la última vez que la carrera se llevó a cabo en África, en 2007. Hay cuatro nombres que destacan por encima del resto por sus claras opciones de victoria en sus respectivas categorías: el argentino Kevin Benavides en motos, los chilenos Ignacio Casale en quads y Francisco “Chaleco” López en UTV (buggys ligeros) y el brasileño Reinaldo Varela, también en UTV.

MÁS DE 20 ARGENTINOS

La Argentina es el país del continente americano que más representantes aportará a este Dakar, con un total de 20, de ellos 12 pilotos y 8 copilotos, 17 participantes menos que de los 37 del 2019, lejos de los 68 del 2018, el último año que la competencia pasó por territorio argentino. Además de Benavides, quien finalizó segundo en la edición del 2018, también serán de la partida su hermano menor, Luciano Benavides (KTM), y Franco Caimi (Yamaha). Los quads, la categoría que más alegrías le dio a la Argentina, con cinco títulos, no tendrán a sus tres campeones argentinos, los hermanos Marcos y Alejandro Patronelli y Nicolás Cavigliasso. El único piloto nacional en coches será Orlando Terranova (Mini), cuyo objetivo es mejorar la quinta posición de 2013 y 2014, mientras que en camiones, la categoría donde el argentino Federico Villagra se quedó hace dos años muy cerca de la gloria, no tendrá ningún representante latinoamericano.

A la Argentina le sigue Chile, con 12 participantes, entre ellos 11 pilotos y un navegante, cuando en 2019 fueron 18. Se destaca el regreso de Ignacio Casale a los quads, categoría que ganó en el 2014 y en el 2018, después de haber probado suerte sin éxito el año pasado en los UTV, cuyo título defenderá este año su compatriota “Chaleco” López. En las motos Chile depositará sus esperanzas en Pablo Quintanilla (Husqvarna), quien terminó cuarto en la última edición, y en Nacho Cornejo (Honda), un piloto joven y en ascenso que buscará mejorar el octavo puesto obtenido en 2019.

Perú, sede del último Dakar, pasó de 34 participantes a solo 8 en Arabia Saudita, a bordo de cinco motos y dos coches, entre ellos el de Fernanda Kanno, la única mujer de Sudamérica en esta edición del rally.

LA COMPETENCIA

El Dakar vivirá su primera aventura en Asia, más precisamente en Arabia Saudita, que albergará la primera de cinco ediciones de la tradicional competencia que luego de una década le dijo adiós a Sudamérica. Apenas unos mil kilómetros y un Océano de por medio (el Atlántico) se acercó la prueba más agotadora del planeta con el cambio respecto de su recorrido original, que le dio nombre cuando aún se disputaba entre París y la capital de Senegal.

Las amenazas terroristas obligaron aquella primera mudanza que lo llevó a la lejana Sudamérica, de la que se despidió por razones fundamentalmente económicas luego de once ediciones para desembarcar en Asia. El acuerdo por las próximas cinco, además de garantizar ingresos por unos 13 millones de euros anuales, permitirá que la competencia se dispute por completo en un recorrido que atravesará las dunas del desierto árabe.

Jeddah será el punto de partida de esta nueva edición, que se pondrá en marcha el 5 de enero y marcará el debut en el Dakar del exbicampeón mundial español de la Fórmula 1, Fernando Alonso, quien competirá con Toyota. Arabia Saudita albergará al menos esta primera edición en soledad, aunque no está excluida la posibilidad de que a partir de 2021 la competencia se extienda más allá de las fronteras a otros países limítrofes.

La cuadragésimo segunda edición partirá desde la segunda ciudad más importante de ese país en la costa occidental y se cerará el 18 de enero en Al-Qiddiya al cabo de 9.000 kilómetros de recorrido distribuidos en 12 etapas. El 11 de enero está previsto el único día de descanso para los pilotos en Riad, donde podrán recuperar energías tras atravesar las arenas del desierto de Rub ‘al Khali.

Se prevé que en esta edición compitan participantes de unos 53 países a bordo de 317 vehículos (17 más que en 2019) divididos en cuatro categorías: Motos, autos, cuatriciclos y camiones. Los franceses volverán a ser mayoría con 258 representantes, seguidos por españoles (77), holandeses (53) y sauditas (18), que intentarán aprovechar su conocimiento del territorio. Sin dudas la dupla integrada por Alonso y por su compatriota Marc Coma (ganador de cinco ediciones en moto) será la que acapare la atención junto al qatarí Nasser Al-Attiyah, último campeón en autos con tres coronas en el Dakar. Párrafo aparte para el francés Stephane Peterhansel, quien competirá con Mini y fue bautizado alguna vez como “El Señor del Dakar” gracias a sus seis títulos logrados en moto y los siete que conquistó con autos.