Impacto 107.3

sábado 25 de junio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 13.6°C | ST: 13.16°C

Dólar hoy: $ 129,15 | Dólar blue:$ 226,00

La diferencia abismal por sponsors entre las camisetas del Real Madrid y las de River y Boca

River cerró un contrato con publicidad de Turkish Airlines en su camiseta titular por tres años y por un mínimo de u$s10 millones, en cambio la entidad madrileña percibirá E 13.300 millones por vestir la publicidad Turismo de Turquía en su casaca de entrenamiento. Boca firmó con Adidas por u$s 10 millones, en cambio Real renovó por E 110 millones.
La publicidad aparece en el fútbol argentino por primera vez en 1967, siendo las camisetas de los equipos el intermediario entre el club y la empresa. La primera marca internacional en hacer uso de la publicidad en el fútbol fue Crush, que financió su espacio publicitario en la camiseta de Boca, pagando 60 millones de pesos. La empresa de gaseosas había firmado un contrato con la Ciudad Deportiva del xeneize, en la Costanera Sur y, más tarde, ofrecería extender el vínculo hacia las camisetas de los equipos de Primera, de la Reserva y de la tercera división de la institución.

A parir de ese año, Boca salió a la cancha con su característico uniforme azul y oro, con la particularidad de que el pecho y el dorso de la camiseta se veían alterados con las inscripciones de Crush. Ese fue el puntapié inicial para que la indumentaria oficial y los sponsoreos se conviertan en fuentes de ingresos para los clubes, pero la recesión y la devaluación de los últimos años complicaron las gestiones con las marcas.

River fue uno de los clubes que sufrió esta dificultad, ya que la última vez que jugó con un sponsor en la camiseta (BBVA) fue el 23 de mayo de 2018 y como no llegó a un acuerdo para su renovación (su casaca cotizaba u$s 5 millones en pecho y esplada) cerró un contrato a fines de julio con Turkish Airlines por tres años y por un mínimo de 10 millones de dólares, que puede aumentar a 15 millones si el club de Núñez logra ciertos objetivos deportivos y si realiza una gira por Turquía.

A pesar que la mejora es sustancial, si se hace una comparación con la publicidad que hace ese mismo país con un club europeo, las diferencias resultan abismales y demuestran claramente las paradojas entre el fútbol del Viejo Continente con el argentino. Un ejemplo comparativo que refleja el contraste es el Real Madrid que, por primera vez, tendrá un patrocinador para su camiseta de entrenamiento. El equipo madrileño cerró un acuerdo con turismo de Turquía para que la vestimenta con que se entrena en Valdebebas luzca la entidad otomana a cambio de 13,300 millones de euros por temporada.

Hasta ahora, el patrocinador principal es Fly Emirates, con el que el club de la Casa Blanca mantiene un vinculo hasta junio de 2022, por un valor de 70 millones de euros anuales. Este acuerdo, que renovó en septiembre de 2017, supera los 62 millones que cobra Manchester United con Chevrolet y los 55 milloens que percibe Barcelona de Rakuten. El club culé es el equipo español que ya tiene un patrocinador diferente en su ropa de entrenamiento: la marca turca de electrodomésticos Beko que, además, aparece en la manga de la camiseta, tras llegar a un acuerdo por tres temporadas por 57 millones (19 por cada año).

Hace años que el Real Madrid busca de generar nuevos ingresos para diversificar su negocio y dotarlo de mayor estabilidad económica. Desde las más altas esferas de la institución coinciden que no pueden depender de los resultados para conseguir mayores ingresos. Los directivos fundamentan esa postura debido a que el negocio dio síntomas de estancamiento a pesar del éxito del equipo en la Champions durante el último lustro, en el que consiguió cuatro Orejonas. Por esta causa se volcaron a buscar el patrocinio en su camista de entrenamiento y, tras lurgar en el mercado chino, recayeron en Turquía.

También, la dirigencia del Real negoció el alza de acuerdos como el patrocinio de Adidas, con el que prolongó su contrato hasta 2028, duplicando los 52 millones que la firma alemana pagaba por temporada hasta llegar a los 110 o 120 millones, sin incluir la explotación de la tienda online y de las físicas en más de 90 países, negocio que oscila los 30 o 40 millones anuales. En este caso también la comparación con otro de los equipos más grandes de la Argentina, resulta abrumadora. En julio pasado, la Asamblea de Representantes de Boca aprobó lo que ya era un secreto a voces: Adidas será el próximo sponsor del Xeneize y se terminará la era de Nike. Para hacer posible este histórico cambio, Adidas le pagará a Boca 10.069.000 de dólares por temporada, más regalías. Así, también contará con un bono de 3 millones por la firma y se acordarán premios por los títulos que se obtengan: 300 mil por la Copa de la Superliga, 900 mil por la Superliga Argentina, 200 mil por la Recopa Sudamericana, 350 mil por la Copa Sudamericana, 1 millón por la Copa Libertadores y 1.100.000 por el Mundial de Clubes.

Como se podrá apreciar, publicitariamente los clubes argentinos están muy lejos de lo pueden facturar los clubes de la Liga de España y de otra tan importante como la Premier League inglesa.