Impacto 107.3

jueves 30 de junio de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 8.46°C | ST: 6.98°C

Dólar hoy: $ 129,99 | Dólar blue:$ 239,00

Nuevo golpe para Argentina: perdió con Chile y sumó otro fracaso

Empataron 0 a 0 en los noventa minutos en un duelo caliente y marcado por el nerviosismo. En los penales el equipo argentino perdió por 4 a 2. Messi y Biglia erraron en el conjunto de Martino
La final se juega con los dientes apretados y las pulsaciones altas. Argentina y Chile disputan el último partido de la Copa América Centenario en Nueva Jersey y ante miles de argentinos que viajaron a Estados Unidos para alentar al equipo que conduce Gerardo Martino.

En un partido con gusto a revancha, la Selección domina el juego pero no puede quebrar a Chile. El equipo argentino jugó mejor el primer tiempo y marcó la diferencia ante un rival al que le costó mucho tener la pelota y generar peligro frente al arco de Chiquito Romero.
Argentina tardó solo treinta segundos en tomar el control de la pelota. Éver Banega sacó un remate de media distancia que pasó al lado del palo derecho de Claudio Bravo. En poco tiempo el equipo argentino logró acomodarse en el campo de juego y marcar el ritmo del partido.

Desde el inicio presionó la salida chilena con constancia y buscó usar el error del rival como una herramienta para llegar al gol. Así Gonzalo Higuaín tuvo la oportunidad más clara luego de interceptar un pase atrás que quedó corto. El Pipita quedó mano a mano, tocó la pelota por arriba del arquero pero Medel evitó que el balón entrara.

El partido estuvo marcado por un juego ríspido y discusiones permanentes adentro y afuera de la cancha. Pizzi y Martino se sacaron chispas al borde de la línea mientras que los futbolistas le dieron vida a un juego con demasiada fricción. La temperatura empezó a subir en el medio del encuentro y las faltas se sucedieron hasta que el árbitro Lopes puso un límite. En los primeros cuarenta y cinco minutos Marcelo Díaz y Marcos Rojo dejaron a Chile y Argentina, respectivamente, con uno menos.

En poco más de diez minutos, Argentina llegó tres veces al arco chileno y marcó la diferencia. Un cabezazo de Otamendi que se fue al lado del palo, un remate de Di María que pasó cerca del travesaño y otro que quedó en las manos de Bravo, fueron los intentos más consistentes que tuvo el equipo del Tata.