Impacto 107.3

martes 6 de diciembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 24.57°C | ST: 24.54°C

Passarella se defiende: «No me fui de River como un chorro»

El «Kaiser» rompió el silencio después de su salida conflictiva de la presidencia «millonaria». Defendió su gestión y negó que el club esté en «coma ocho», como afirmó el actual presidente D’Onofrio.
«Quedé en deuda con el hincha pero no me fui como un chorro», asumió Daniel Pasarella, ex presidente de River, en una entrevista con el diario Clarín. El «Kaiser» se defendió ante la ola de acusaciones de la nueva dirigencia y mostró una postura completamente diferente a la que tiene la actual comisión directiva sobre la situación del club.

«Lo que ha marcado mi gestión fue la falta de éxitos deportivos. Quedé en deuda con el hincha», reconoció, poniendo la falta de logros y la poca comunicación con la prensa como sus principales fallas durante los cuatro años que gestionó River.

Passarella dejó la presidencia de la institución «millonaria» envuelto en una deuda enorme que el nuevo presidente, Rodolfo D’Onofrio, confirmó que asciende a más de 420 millones de pasivo. «River está en coma ocho», sostuvo el líder de la flamante dirigencia días después de asumir su cargo. «El club que le entregué a D’Onofrio es lo más lejano que existe de un coma», retrucó el «Kaiser».»Se realizaron obras de infraestructura y de mantenimiento como nunca en los últimos 30 años. Tenemos un plantel profesional competitivo y al técnico que todos querían. Y las divisiones inferiores son excelentes. Si todo eso es dejar un club en coma…». La visión del ex presidente es radicalmente opuesta a la de la nueva comisión directiva.

Sin nombrarlo pero con ánimos de elevar una crítica hacia D’Onofrio, Passarella sostuvo que «River no es una empresa ni una sociedad anónima. Vos armás tu equipo de acuerdo a un marco político y dentro de ese marco traté de elegir lo mejor. Quizás me equivoqué con algunos integrantes».

Lejos de la autocrítica sobre la situación económica del club, buscó reflejar lo que considera que fueron aciertos de su gestión. «Nosotros recibimos un club sin activos y con un patrimonio neto negativo. Ahora dejamos un importante activo, especialmente en futbolistas profesionales y amateurs».

En lo que respecta a las acusaciones de D’Onofrio y Brito por emitir cheques sin fondo, Passarella se defendió considerando que «solo entregamos cheques diferidos para pagar obligaciones legalmente contraídas y mantener así un financiamiento normal del club». «No me fui del club como un chorro. Llegué al club con una muy buena posición económica y me fui exactamente con la misma posición», sentenció.

El ex dirigente «millonario» también expresó que «el descenso es un dolor imposible de olvidar» y con el que tiene que convivir al igual que lo hizo con el sufrimiento por la muerte de su hijo Sebastián. «Todos saben que no soy el único o el principal responsable pero se produjo durante mi gestión y lo debo asumir», explicó sobre la caída al Nacional B.

«No me arrepiento de haber gobernado River. Dejé todo por el club. Pero lamento profundamente no haber obtenido los resultados que me había propuesto». Daniel Passarella rompió el silencio después de su conflictiva salida del club «millonario». «No me preparé conscientemente para ser presidente de River», fue su veredicto final.