Impacto 107.3

martes 27 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 16.89°C | ST: 16.1°C

Dólar hoy: $ 153,01 | Dólar blue:$ 286,00

Rápido y en silencio: la Fórmula E debutó en Buenos Aires

En el circuito callejero de Puerto Madero se desarrolló la cuarta fecha de la innovadora categoría. Pilotos, especialistas y organizadores hablaron con Infobae de la carrera que ganó el portugués Da Costa.
Los accesos se abrieron a las 8:30 y algunos curiosos se fueron acercando a Puerto Madero para observar los primeros giros de los autos, en los ensayos que hicieron los pilotos en el trazado porteño de 2.407 metros.
Bajo el intenso calor que azotó a la Ciudad y el caliente asfalto del circuito callejero, los fanáticos se fueron sumando a una fiesta que tiene como máxima fundamental el cuidado natural. Jorge Tomasi, principal impulsor de la Fórmula E en Sudamérica y presidente del Automóvil Club de Uruguay, habló con Infobae de la importancia de la llegada de la categoría a Buenos Aires: «Esto no sólo apunta a ser algo diferente, sino que impulsa la sustentabilidad del medio ambiente. Si no desarrollamos este tipo de cambios, nuestro futuro no será para nada auspicioso».
El directivo reconoció que el evento «está dirigido a un público joven» y advirtió que la participación de profesionales con pasado en la Fórmula Uno es una herramienta ideal para atraer a los fanáticos.
Uno de los apellidos con tradición en el automovilismo es Piquet; en este caso quien compitió fue Nelson Piquet Junior, quien terminó tercero. El brasileño porta el apellido de quien fuera tricampeón mundial de la Máxima en la década del 80 y según él «eso no debe influir a la hora de manejar». «Lo mismo le debe ocurrir a Nicolas Prost y Bruno Senna. Nosotros tenemos que pensar en el auto, en no equivocarnos y en concentrarnos para ganar», explicó.
Un hombre con menor jerarquía pero igual entusiasmo es Salvador Durán, quien se desempeña junto al portugués Da Costa (ganador del Gran Premio Argentino) en el equipo Amlin. El mexicano confesó que tuvo que cambiar su forma de manejar, por las exigencias propias de la categoría y manifestó la dificultad que conlleva generar la estrategia para economizar la energía en pista.
En tanto, Fernando Tronello, relator de Fórmula Uno, dijo que la innovadora propuesta de la FIA «podrá afianzarse con el tiempo, aunque no tenga muchas cosas en común con la F1». «Es un proyecto de energía renovable, que se puede sustentar perfectamente. Que Buenos Aires esté incorporado al grupo de las ciudades que organizan este evento es una suerte», sintetizó el periodista de Fox Sports.
«El mundo avanza y habrá que ser tuerca sin ruido», fue la frase que esbozó el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, cuando arribó al circuito para ver la largada final. Su interés sobre la cantidad de espectadores y la clasificación fueron sus principales preocupaciones en la soleada tarde. Sin dudas, el político se convirtió en uno de los tantos fans que vibraron con la Fórmula E.
«Pensemos que mucho de lo que estamos sufriendo hoy con el cambio climático se debe a la utilización de energías fósiles. Por eso, si el mundo logra desarrollar los motores eléctricos el panorama futuro del medio ambiente va a ser muy distinto», apuntó.
También hubo algunos desertores, como fue el caso de Marcelo, un hincha del automovilismo que viajó desde Córdoba exclusivamente para ser testigo del espectáculo organizado por la FIA. «Tengo una gran desilusión, los coches tienen el mismo ruido que la aspiradora que usa mi mujer en casa», comentó.
Una situación similar vivieron los comerciantes de la zona, aunque sus críticas se basaron en la disminución de sus ganancias: «Estuvimos una semana cerrados por la construcción del circuito, y hoy la gente viene, mira un ratito y se va», dijo Hugo, cajero de uno de los puestos gastronómicos, que se caracteriza por sus sándwiches de bondiola. El incremento de los precios de sus combos tampoco ayudó al aumento de su demanda.

La aceptación de la categoría todavía no se consolidó y el ejemplo más claro de ello fue cuando Jean Todt se asomó a la calle de boxes y desde las tribunas le exigieron que traiga a la Fórmula Uno. Con un cántico futbolístico, los tuercas expresaron su petición, y el presidente de la FIA sólo atinó a saludar. Tal vez, el año que viene los simpatizantes estén más preparados para un acontecimiento de alcance mundial.