Impacto 107.3

miércoles 28 de septiembre de 2022

Bella Vista: Nubes Dispersas | Ahora: 16.3°C | ST: 15.71°C

Dólar hoy: $ 153,31 | Dólar blue:$ 290,00

RIVER «Siempre le prendo una vela al Gauchito Gil»

El Keko Villalva, devoto del popular personaje, pide un triunfo contra el campeón, ser titular contra Boca y consolidarse de una vez en River.
Mi hijo es mi sostén. El me da fuerzas cada vez que lo veo. Leonel es mi cable a tierra”, dice el Teto Villalba. ¿Cómo? ¿Acaso no era el Keko el delantero que esta noche acompañará a Cavenaghi en la delantera contra San Lorenzo? “Es muy gracioso porque cuando me ve por la tele, Leonel me dice Teto. Yo lo corrijo y él se caga de risa”, cuenta, ahora sí, el Keko Villalba.

-No sólo Leonel se mató de la risa este finde…

-Estamos muy contentos porque todos sabemos lo que significa ganarle a Boca pero más por la manera en que jugamos. Aunque a la vez empezamos a preparar el equipo porque, antes del otro superclásico en Mendoza, nos toca el campeón. Va a ser un partido muy duro y queremos traernos otro triunfo.

-Tenés que aprovechar tu oportunidad.

-Obvio. Estoy muy feliz de jugar con Fernando y también con Fabbro, dos jugadores de mucha experiencia. Los tres intentaremos hacer algo parecido a lo que hicieron Menseguez, Teo y Lanzini el sábado. Ramón me pide mucha movilidad, que busque la pelota y que me junte con Augusto Solari, así hacemos un buen trabajo por el lado derecho.

-¿Qué darías por ser titular en Mendoza, Keko?

-Daría todo. Los hinchas de River sabemos lo que significa un superclásico. Encima me perdí los del año pasado y en los dos primeros entré un ratito…

-¿Hiciste alguna promesa?

-Siempre le prendo una vela al Gauchito Gil y le hago alguna promesa. Aunque le pido por todo el año, no sólo por un partido. Creemos en él: mi hermano, incluso, le llevó mi camiseta. Correntino de Caá Catí, este Daniel Alberto que recibió su nombre por la idolatría de su padre con el ahora innombrable también es devoto de una figura muy popular que no es aceptada por la liturgia católica. Pero el Keko cree. En él, en River y en Ramón. Y por eso se quedó a pelearla. “En Argentinos aprendí mucho y todos me ayudaron para que la experiencia sea positiva, pero también me di cuenta de lo que significa irse de River. Estar lejos fue muy feo”, reconoce con nostalgia.

-¿Por eso ahora dijiste “de acá no me voy más”?

-Sí, tal cual. Hablé con Ramón y le conté que Borghi me había llamado porque me quería, pero me dijo que me veía muy bien, que había cambiado la actitud y que estaban muy contentos conmigo. Y aunque me va a costar jugar, decidí quedarme a pelearla.

-¿Sólo como delantero o también como volante?

-Aprendí a jugar en varias posiciones y eso es muy positivo: de punta, mediapunta, enganche y hasta de volante, en cualquier lugar le puedo servir al equipo. En Argentinos, Caruso Lombardi me hacía jugar mucho de volante, así que si Ramón me lo pide, me animo…

-¿El 3-4-1-2 y el 3-4-3 te dan más posibilidades?

-Son muy buenos esquemas, a los que tenemos que agarrarles la mano rápido, y que me permiten lucharla en varias posiciones.

-¿Y el Burrito Ortega, uno de tus mejores amigos del fútbol, qué te dice?

-Me dijo que está feliz de la vida por haber vuelto a su casa, y también muy contento por mi regreso. Lo llamé apenas me enteré de que empezaba a trabajar en la Reserva porque sé lo que significa para él estar otra vez en el club. Ojalá que le vaya tan bien como cuando jugaba…

-¿Y a vos, cómo creés que te va a ir en este retorno?

-Espero que muy bien, je. Debuté muy chico, a los 17, y hoy me siento más armado y con más experiencia.

-¿Y listo para hacerles alguna apuesta a tus amigos para el próximo sábado?

-La mayoría de mis amigos son hinchas de River, pero tengo dos que son de Boca y que en el 2010, cuando les hice el gol, lo gritaron. La amistad está por encima de todo, aunque a veces me cargan y me dicen “portate bien con Boca”.