Impacto 107.3

martes 27 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 16.89°C | ST: 16.1°C

Dólar hoy: $ 153,01 | Dólar blue:$ 286,00

Turismo Carretera: Matías Rossi, con su Chevrolet, campeón

El oriundo de Del Viso, tetracampeón de TC 2000, ganó la serie en una luchada competencia con «Pato» Silva y, de esta forma, sólo tenía que llegar entre los 30 primeros lugares de la final.
El bonaerense Matías Rossi (Chevrolet) se consagró esta tarde por primera vez campeón del Turismo Carretera, al arribar en el segundo puesto de la última final de la categoría disputada en el autódromo porteño Juan y Oscar Gálvez, que tuvo como ganador al entrerriano Martín Ponte (Dodge).

La competencia, que estuvo marcada por la gran cantidad de lluvia caída durante toda la mañana en la Ciudad de Buenos Aires, finalizó por tiempo al cumplirse los 50 minutos de carrera y tuvo el festejo de Ponte, también por primera vez, y el tercer puesto de Juan Manuel Silva (Ford).

«Fue un día de gloria, lo que cuesta vale, lo voy a disfrutar mucho y ahora hay que festejarlo. Soy consciente que soy campeón, me fui muchas veces amargado y triste de esta pista, y hoy todo lo contrario, esperábamos esta consagración», remarcó el ganador del título 2014.

Rossi, de 30 años y oriundo de Del Viso, suma entonces el título que le faltaba dentro de las grandes categorías, después del tetracampeonato en el TC 2000 (2006, 2007, 2011 y 2013)

El subcampeón de la temporada fue el marplatense Christian Ledesma (Chevrolet), que en la serie rompió el motor de su auto y salió en la última colocación de la final en busca de un milagro que no llegó.

Igualmente, Ledesma demostró su gran capacidad de conducción porque arribó sexto en el clasificador, detrás de Martín Serrano (Dodge) y Guillermo Ortelli (Chevrolet).

De esta forma, Rossi coronó un año soñado en la máxima categoría del automovilismo argentino, donde además fue el máximo ganador de finales con cinco.
.
Desgracia ajena.

Este domingo, en un autódromo colmado de público que desafió la lluvia para ver la definición del campeonato, Rossi empezó de la mejor manera por una desgracia ajena.

Porque en la largada de la segunda serie, Christian Ledesma le ganó la cuerda a Rossi, pero antes de la mitad de la primera vuelta, el motor de su Chevrolet dijo basta y lo sacó de la competencia.

Rossi ganó la serie en una luchada competencia con «Pato» Silva y, de esta forma, sólo tenía que llegar entre los 30 primeros lugares de la final para gritar campeón, aunque Ledesma se quedara con la última carrera.

Ledesma buscó el milagro, pero Rossi festejó.

Los constantes despites por el pavimento mojado marcaron el ritmo de la final, porque obligaron al ingreso del auto de seguridad en cinco ocasiones, lo que derivó en que la bandera a cuadros baje por tiempo y no por cumplir las 25 vueltas.

Esta situación favorecía a Rossi, que se dedicó a administrar sus recursos aguantando el segundo puesto detrás de Ponte, porque su intención era sólo llegar al final de la carrera.

Y como contrapartida perjudicaba a Ledesma, que necesitaba sí o sí ganar y esperar por una desgracia del piloto de Del Viso.

Pero nada de eso pasó, Rossi transmitió seguridad en el resto de la competencia, evitó meterse en problemas y se encaminó al título.

La imagen final, tras la bandera a cuadros, fue la de Rossi siendo saludado por Ledesma frente a toda la hinchada de Chevrolet, que invadió la pista para festejar el decimoctavo título de su historia.