Impacto 107.3

martes 29 de noviembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 33.38°C | ST: 32.33°C

El hijo de Luis Ventura fue internado por una neumonía y el periodista compartió su lucha desde el hospital

El conductor habló sobre la salud de Antoñito y aseguró que se está recuperando gracias a su gran fortaleza.
Antoñito, el hijo de Luis Ventura y Fabiana Luizzi, fue internado en el hospital por un cuadro de neumonía. Así lo publicó el periodista en su cuenta de Instagram y detalló cómo es su estado de salud actual.

“Hoy nos toca esta… Hay que bancar. Doce días de neumonía y fiebre pero Antoñito es fuerte y aporta lo suyo”, escribió Luis Ventura. Además sumó una fuerte declaración sobre los comentarios de los Martín Fierro: “Después me vienen a romper las bolas con el Martín Fierro y con boludeces. FUSH FUSHHHHH”.
Luis Ventura habló de la salud de su hijo Antoñito
En agosto, Luis Ventura visitó el programa de Florencia Peña, LPA (América), y se refirió a la salud de Antonio, el hijo que tuvo con la vedette Fabiana Liuzzi cuando todavía estaba en pareja con Estelita, su esposa durante 20 años.

“Mi hijo es un niño seismesino, de maduración prematura y que desde que nació debió recibir tratamientos y estimulaciones especiales. Ni mejores ni peores; especiales, distintas”, contó Luis Ventura hace un tiempo. Y explicó: “Tiene en su enorme cabecita un cerebro que esporádicamente le genera descargas eléctricas desmedidas y acotadas”.
El conductor abrió su corazón y habló del vínculo que construyó con su hijo menor: “Es una relación especial porque me tengo que guiar por otro tipo de lenguaje. Antonito todavía no habla, está buscando la palabra y yo trato de ayudarlo todos los días. Tiene que ser estimulado permanentemente”, reveló.

“Yo he tenido situaciones catastróficas a nivel salud, de acompañar la agonía, el dolor, la tristeza y la muerte. Es algo tremendo. Y siendo muy chiquito ya viví y estuve de frente a esas realidades”, dijo Luis, con la piel curtida.

“Acompañar esa situación para un chico era difícil porque no me permitía la lágrima. La lágrima me la empecé a permitir con mis hijos. Ahora lloro, me cag… si la gente se ríe o no se ríe. No me importa, tampoco”, comentó, dejándole en claro a todos cómo son las cosas.