Impacto 107.3

lunes 26 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 22.9°C | ST: 22.42°C

Dólar hoy: $ 152,24 | Dólar blue:$ 287,00

“Relatos salvajes” no consiguió la estatuilla en los Premios Oscar 2015

En la 87ª edición de los premios Oscar el filme más taquillero de todos los tiempos en la Argentina iba por la tercera estatuilla para el país.
El director Damián Szifrón vive con «mucha felicidad» las horas previas a la gala de esta noche, en la que puede dar a la Argentina su tercera estatuilla dorada con Relatos salvajes, pero «perder el Oscar no arruina el recorrido de la película».

«La película me abrió las puertas del mundo”, admitió en relación con el filme que competirá por el Oscar a la mejor película extranjera.

“Estoy impactado porque la película tiene un recorrido que superó ampliamente mis expectativas. La repercusión de Relatos salvajes, provocó que me llegaran propuestas de todos lados, muy buenas, pero a la vez todo sucedió muy de golpe”, se sinceró.

“Tengo la mesa de luz inundada con guiones para leer, para adaptar, y segundas partes de cosas que todavía no vi. Todo tiene una dimensión que me abruma pero, a la vez, reconozco que es un problema muy lindo de tener”, resaltó el hacedor del programa Los simuladores.

El jueves, en los principales diarios norteamericanos se podía leer el nombre o ver la foto de Szifrón, ya que el viernes Wild tales (así se llama en inglés) desembarcó en las salas de cine de ese país.

“Las críticas hasta ahora son buenísimas”, confesó algo sorprendido el director, sobre todo porque algunas afirman que el argentino “logró lo que Martin Scorsese y Woody Allen no pudieron en sus filmes temáticos Historias de Nueva York (1989) y París Je t´aime (2006).

Argentina ya se llevó a casa el Oscar a mejor película extranjera con La historia oficial, de Luis Puenzo (1986), y El secreto de sus ojos, de Juan José Campanella (2010), en la que también participaba Ricardo Darín.

Nuestro cine suma otras cuatro nominaciones gracias a La tregua, de Sergio Renán (1974); Camila, de María Luisa Bemberg (1984); Tango, de Carlos Saura (1998); y El hijo de la novia, también de Campanella (2001) y con Darín como protagonista.

Las otras competidoras

Relatos salvajes se verá la cara con la polaca Ida, la rusa Leviatán, la estonia Mandariinid y la mauritana Timbuktu.

«Todo el mundo tiene su favorita, pero entre los directores nominados reina la camaradería, la amistad. Nos gustan nuestras películas mutuamente. Pero uno prefiere ganar que perder», dijo Szifrón con mucho humor.

Según los expertos, Ida es la gran favorita para imponerse en esta categoría.

El filme narra la historia de una novicia que, antes de adoptar los hábitos, se ve envuelta en un viaje que la lleva a descubrir el pasado de su familia de la mano de su tía en una fría Polonia comunista en la década de 1960 donde aún están abiertas las heridas causadas por la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial.

El director y guionista Andrey Zvyagintsev convenció a los académicos de Hollywood con Leviathan, una historia centrada en un hombre corriente al que un sistema corrupto lo pone entre la espada y la pared.

El filme se impuso a Ida en los Globos de Oro como mejor película extranjera y se presenta como una alternativa real para triunfar hoy.

Mandariinid (también conocida como Tangerines) es la primera película estonia nominada al Oscar, y Timbuktu arrasó el viernes pasado con los codiciados premios César en Francia.