Impacto 107.3

miércoles 28 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 18.76°C | ST: 18.23°C

Dólar hoy: $ 153,31 | Dólar blue:$ 290,00

Supuesta hija de Sandro reclama la exhumación del cuerpo del cantante

Sandra Junior, la supuesta hija de Sandro y Marta Beatriz Junior le reclama a la justicia la exhumación del cadáver del cantante para constatar su identidad.

“Llegamos a la instancia de pedir la exhumación del cuerpo de Sandro porque murió en el proceso sino sería un proceso de filiación. Mi idea era hacer las cosas en vida y poder hacer lo que cualquier hijo hace con su padre pero no se puedo. Lamentablemente todas las demoras y trabajas judiciales hicieron que él fallezca en el camino”, contó la mujer a Canal 26.

Entrevistad por “Chiche” Gelblung, contó que viene reclamando la paternidad hace 10 años. “Desde chiquita me enteré que Sandro era mi padre”, dijo. De hecho, asegura que el resultado de ADN con el que supuestamente era su padre, Carlos Borda, dio negativo.

“Mi madre fue un ser humano excepcional que salió adelante con sus dos hijas. Yo nací dentro de un matrimonio y el papá de mi hermana tuvo que reconocerme. Mi apellido durante mucho tiempo fue Borda”, remarcó.

“Mi mamá conoció a Sandro en Valentín Alsina con él tenía 17 años y ella 16. Mi abuela le prohíbe salir con él porque era músico. Después se pone de novia con Borda y la autorizan a casarse con él. Mi mamá cada vez que podía se escapaba a verlo. Cuando nace mi hermana el matrimonio ya estaba destruido. Mi madre cuando queda embarazada sabía que era de Sandro porque ya no tenia más relaciones con Borda”, relató.

La mujer de apellido Junior -por parte materna- cuenta que la confesión por parte de su madre Martha fue «unos meses antes» de que ella muera. «Esto fue hace nueve años. Yo sabía que su final estaba cerca y le pedí: ‘no te vayas sin decirme la verdad'». Le confesó que «existía la posibilidad de que yo fuera hija de Sandro», pero según ella le pidió «que esperara a que se muriera antes de averiguar algo» porque «para ella era una vergüenza, así que yo la respeté».

Tiempo después arrancó con los trámites. Sandro todavía estaba vivo.