Impacto 107.3

martes 29 de noviembre de 2022

Bella Vista: Algo De Nubes | Ahora: 19.01°C | ST: 18.59°C

Descubren una cura virtual de la hepatitis C

La enfermedad, denominada como «el asesino silencioso» podría curarse en el 100% de los casos gracias a la prueba de nuevas drogas realizada por especialistas argentinos.
La hepatitis C, una epidemia silenciosa que afecta a casi un millón de argentinos y para la que no hay vacuna disponible, podría curarse casi en el 100% de los casos gracias al descubrimiento de nuevas drogas que fueron presentadas este lunes por la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH).
Causada por un virus que se disemina a través de los fluidos del cuerpo, la hepatitis C daña al hígado y puede generar cirrosis, cáncer o la necesidad de un trasplante hepático.

«Durante muchos años el tratamiento consistió en la asociación de interferón y ribavirina, con lo que se conseguía un modesto porcentaje de curación con tratamientos prolongados y múltiples efectos secundarios», explicó Federico Villamil, jefe de trasplante hepático de los hospitales Británico de Buenos Aires y El Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela.

El especialista agregó que con la llegada de estas nuevas drogas, llamadas «antivirales de acción directa», «podremos tener tasas de curación de hasta el 100% en los próximos dos años, dependiendo de los casos individuales».

«Hoy curamos entre el 50 y el 70% de los casos, pero gracias a estas nuevas drogas no sólo aumentan los porcentajes transformando a la enfermedad en altamente curable, sino que también se minimizan notablemente los plazos del tratamiento y sus efectos colaterales», precisó.

Al virus de la hepatitis C se lo conoce como `el asesino silencioso`, ya que puede llevar décadas hasta que dañe el hígado lo suficiente como para causar síntomas. En este sentido la entidad advirtió que en el mundo la mitad de la población infectada no lo sabe, por lo que es «sumamente importante la detección precoz de la enfermedad».

«En general es una enfermedad asintomática, por lo que el virus, si se detecta, es de manera casual; hay que hacer mucha docencia para que las personas pidan a sus médicos que incluyan en el examen de sangre de rutina a la hepatitis C», afirmó Hugo Fainboim, jefe de la Unidad 4 de Hepatopatías Infecciosas del Hospital Francisco Muñiz.

Marcelo Silva, jefe del Servicio de Hepatología y Trasplante Hepático del Hospital Universitario Austral, remarcó que «se debe trabajar fuertemente para bajar el impacto de la enfermedad, que es la causa número uno de trasplante hepático en nuestro país y la más importante en occidente de cáncer de hígado».

«Nuestro trabajo como sociedad científica es el de facilitar el acceso, debemos divulgar las noticias en cuanto a las nuevas drogas que aparecen y trabajar para que todos puedan acceder a un diagnóstico, un seguimiento adecuado y un buen tratamiento», subrayó.

Las nuevas drogas se lanzarán en Estados Unidos y en Europa en enero, y todavía no hay fecha estimada para su llegada a la Argentina.

Los avances en la materia fueron anunciados esta semana en la 64º reunión anual de la Asociación Americana para el Estudio de las Enfermedades del Hígado en Washington, de la que participaron miembros de la AAEEH reconocidos a nivel mundial.

«Hay que tener en cuenta que esta enfermedad no es la del paciente amarillo que pasa 40 días en cama, sino que los síntomas salen a la luz cuando las complicaciones ya son avanzadas», enfatizó Luis Colombato, jefe del Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Hospital Británico.

En este sentido Eduardo Fassio, jefe de Hepatología del Hospital Posadas, advirtió que «como esta enfermedad se contagia a través de la sangre infectada -entre otros fluidos corporales-, hay mucha gente que puede haberse contagiado a través de prácticas médicas, por el uso de agujas infectadas».

«Las personas de más de 45 años, que tuvieron contacto con prácticas médicas en las que no se usaba material descartable, posiblemente hayan tenido contacto con la enfermedad, por lo que es muy importante el control», sostuvo.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, dos personas mueren por minuto en el mundo por causa de esta epidemia.

«Instamos a toda la población a realizarse al menos una vez en la vida la extracción de sangre que determina si es o no portadora del virus», convocaron desde la Asociación e indicaron que «quienes hayan sufrido transfusiones de sangre, compartido agujas o pertenezcan a los llamados `grupos de riesgo` son más susceptibles de contagiarse».

De la actividad participaron también Teresa Schroder, presidente de AAEEH, y Bernardo Frider, jefe del Departamento de Medicina a/c Hepatología del Hospital General de Agudos Argerich.