Impacto 107.3

lunes 26 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 13.77°C | ST: 13.24°C

Dólar hoy: $ 152,24 | Dólar blue:$ 287,00

«El juez Cavallo nos decía que si declarábamos contra Menem nos dejaba libres»

El hijo del capo narco colombiano reveló detalles de la causa que el ex magistrado impulsó contra él, su madre y su hermana por supuesto lavado de dinero.
«Elegimos la Argentina como podríamos haber elegido cualquier otro país de América Latina», contó Escobar. Enseguida aclaró que la administración de Carlos Menem (1989-1999) nunca estuvo al tanto de su ingreso, como se dijo por aquellos años. «El Gobierno no tenía la más remota idea de quiénes éramos, simplemente porque no podía saberlo. Tampoco hubo acuerdo alguno», aseguró a un medio digital.

Juan Pablo Escobar atribuye las versiones de entonces a la causa judicial que llevó a toda la familia a la cárcel en 1999. Y en particular, al juez que instruyó el sumario, Gabriel Cavallo, retirado del Poder Judicial.

«Nos dijeron que nos había detenido el mejor juez de la Argentina, que era el doctor Gabriel Cavallo, que era un tipo supuestamente garantista y respetuoso de los Derechos Humanos. Pero con nosotros demostró que era todo lo contrario», dijo Juan Pablo.

Paradójicamente, la causa se inició con una denuncia de la familia Escobar contra un contador, llamado Juan Carlos Zacarías, que descubrió la verdadera identidad de sus clientes. «Allí comenzó un proceso extorsivo para que le cedamos más bienes, para que le paguemos sueldos más altos con la supuesta figura de que nos ayudaría. Terminamos enredados por sus secuaces, (los corredores inmobiliarios) Oscar Lupia, Carlos Marcelo Gil Novoa», explicó.

El juicio reveló a la opinión pública que «los Escobar» vivían en la Argentina con identidades falsas. El encargado de dar la noticia fue Carlos Telleldín, detenido por ese entonces por el atentado a la mutual judía de la AMIA, en 1994.

«Los cargos eran portación de apellido, ADN y otros parecidos a Pablo Escobar –explicó Escobar-. Pero la verdad fue que siete fiscales, de manera consecutiva, coincidieron en que la única prueba real de alguna historia con el narcotráfico o el lavado de dinero era justamente el parentesco y nada más que eso».

Su madre, María Victoria Henao –María Isabel Santos Caballero, según su documento legal-, fue la última en dejar la prisión, 18 meses después de la detención. Pero la causa duró siete años, hasta que un fallo de la Corte Suprema la dio por terminada a favor de la familia.

«Lo que quedó claro es que todas la maniobras que el juez dibujaba ante los medios como grandes maniobras de lavado de dinero eran, justamente, contrarias a las prácticas comunes del lavado de dinero. Nosotros no vinimos a lavar dinero a la Argentina, nosotros vinimos a educarnos, a alejarnos de la violencia de Colombia», dijo Juan Pablo.

En su libro, el hijo de Pablo Escobar denunció también supuestos intentos de acuerdos extrajudiciales por iniciativa del juzgado. «Lo único que nos ofrecía el juez Cavallo era que si declarábamos contra Menem, sí nos dejaba libres. Yo no sé por qué teníamos que declarar algo que no era (…) El juez tenía una obsesión con Menem, si declarábamos contra él, no habríamos pasado un día en la cárcel», denunció.