Impacto 107.3

sábado 25 de junio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 14.71°C | ST: 14.17°C

Dólar hoy: $ 129,15 | Dólar blue:$ 226,00

Francisco recibió el poncho mercedeño en el Vaticano

En una fría mañana en Roma, acompañados por el padre Esteban Méndez, Betty Lacour, Graciela Ferreyra, Adolfo Acosta y Boty Salas, entregaron en propias manos el poncho de lana enviado por los mercedeños. Pudieron estar unos minutos con él durante la audiencia general de ayer en la plaza de San Pedro.“Estuvimos con él unos minutos en la audiencia general, hablamos un ratito, recibió el poncho y nos bendijo”, dijo Adolfo Acosta, uno de los impulsores de esta iniciativa de enviar un abrigo al Santo Padre que fue acompañada por decenas de personas.

Los mercedeños estuvieron en la plaza de San Pedro, con invitaciones, en un lugar en el que el Papa suele acercarse a saludar. Allí, pudieron cruzar unas palabras con él, explicarles el motivo de su visita y recibir su bendición.

Durante la audiencia de hoy, el Papa “ha podido detenerse más tiempo con los peregrinos, además de bendecir a muchos bebés, ha bajado en varias ocasiones del papamóvil para saludar a niños, jóvenes y seminaristas que le han ofrecido un mate -seguro que lo habrá agradecido, con este frío-”, señalaba el servicio de noticias del Vaticano.

Entre esos peregrinos, la pequeña delegación de Mercedes tuvo ocasión de estrechar su mano. De esa manera, acercaron al Santo Padre las oraciones, cartas y saludos de tantos que han quedado en paiubre y que estuvieron en la misa celebrada en la parroquia San Ramón, cuando fuera bendecido el poncho hecho por la artesana Olga Cobiela.

Una de las mercedeñas, Betty Lacour, pudo comunicarse con su familia luego de la experiencia vivida durante la mañana en el Vaticano. Su hija, Tuni Lacour, dijoque “estaba feliz, feliz, muy contenta y emocionada”, y le comentó que el Papa se mostró “agradecido por el poncho que le llevaron”.

La idea de hacerle este regalo surgió cuando Acosta vio una fotografía del Santo Padre, en la que se podía percibir el frío que sentía, en una de las audiencias generales, que habitualmente se hacen al aire libre, en plaza San Pedro. Comentándolo con amigos, la idea tomó forma; muchas personas hicieron aportes para confeccionarlo. En principio el poncho lo iba a llevar el padre Méndez, quien vive en Roma y estaba de visitas en Mercedes. Tras recibir el sacerdote la confirmación de que el miércoles 18 de diciembre, podría estar en la audiencia, Lacour, Ferreyra, Acosta y Salas, decidieron viajar.