Impacto 107.3

miércoles 28 de septiembre de 2022

Bella Vista: Nubes Dispersas | Ahora: 16.3°C | ST: 15.71°C

Dólar hoy: $ 153,31 | Dólar blue:$ 290,00

Guillermo Vilas cumple 70 años: el ídolo que popularizó el tenis y lucha contra una dura enfermedad

Ganó cuatro Grand Slam y una injusticia lo privó de ser N° 1 del ranking mundial. Desde 2017 está recluido en Montecarlo junto a su mujer y sus cuatro hijos.
Guillermo Vilas festeja sus 70 años en Montecarlo, Mónaco, donde se encuentra recluido desde 2017 con su mujer y sus cuatro hijos. Aunque no es un secreto que el ídolo que popularizó el tenis en Argentina lucha contra una dura enfermedad, poco se conoce de su rutina y de las verdaderas consecuencias de su cuadro de salud, dado que su entorno mantiene un absoluta reserva al respecto.

Guillermo Vilas: sus comienzos en Mar del Plata
Guillermo Vilas nació el 17 de agosto de 1952 en la Capital Federal, pero pocos días después se mudó junto a sus padres, Maruxa y Roque, a Mar del Plata. “Vivía en Peña entre Viamonte y Mendoza. De ahí iba al Club Náutico y volvía a casa, iba al club y volvía a casa… Entrenaba todo el día, estudiaba y así pasaba el tiempo”, recordó de su infancia.
Esa rutina le dio frutos. En 1963 ganó su primera medalla en el torneo interno del Club Náutico, al quedarse con el segundo puesto. Poco a poco, comenzó a sumar logros: Finalista del Campeonato Argentino de Infantiles, Campeón Argentino y Sudamericano de Menores en dobles. Con 18 años, se convirtió en el número uno de Argentina.

Entonces incursionó en el circuito internacional de mayores y hasta tuvo su debut en la Copa Davis de 1970. Su primer título lo ganó en 1973 en Buenos Aires, donde derrotó en la final a Bjorn Borg (3-6, 6-7, 6-4, 6-6), que se retiró tras una dura caída.

Guillermo Vilas: 62 títulos ATP y una injusticia que lo privó de ser N° 1
Guillermo Vilas es el tenista argentino más ganador de la historia. A lo largo de su carrera, acumuló más de 900 victorias en el circuito profesional de la ATP y logró un total de 62 títulos. Entre ellos, se destacan cuatro Grand Slam, más que cualquier otro deportista latinoamericano. Se proclamó campeón en tres de los cuatro Majors, solo le quedó Wimbledon como cuenta pendiente.

En 1977, el mejor año de su trayectoria (obtuvo 16 trofeos), logró sus primeros dos Grand Slam. En Roland Garros, aplastó al estadounidense Brian Gottfried por 6-0, 6-3 y 6-0. Apenas unos meses más tarde, venció en la final del US Open a nada más y nada menos que Jimmy Connors, que por entonces era el N° 2 del ranking mundial. Tras perder el primer set por 2-6, se recuperó y se impuso de manera contundente en los tres siguientes: 6-3, 7-6 y 6-0.

En 1978, Vilas ganó por primera vez el Abierto de Australia, sobre césped. En el choque definitorio le ganó al local Jhon Marks por 6-4, 6-4, 3-6 y 6-3. Al año siguiente, se consagró nuevamente en ese torneo, al derrotar en la final al estadounidense John Sadri por 7-6, 6-3 y 6-2.
A pesar de su carrera intachable, nunca pudo alcanzar el primer puesto del ranking mundial. Hubo varios momentos en los que podría haber tomado la delantera, pero siempre quedó un lugar debajo de Jimmy Connors. ¿El motivo? La lista no se actualizaba con la misma frecuencia que ahora, por lo que varias semanas quedaron incompletas.

El periodista Eduardo Puppo, con la aprobación de Vilas, se adentró en una profunda investigación que se extendió durante 12 años. Los resultados, que quedaron plasmados en el documental El camino hacia el número uno, comprobaron que el argentino debería haber ocupado la cima del ranking durante cinco semanas de 1975, entre el 22 de septiembre y el 27 de octubre, y durante otras dos semanas de 1976, entre el 5 y el 18 de enero.
El problema fue que, en 1975, la clasificación solo se actualizó 13 veces, por lo que hubo 39 semanas vacías. En tanto, el ranking de 1976 recién se publicó en la semana del 2 de enero, por lo que no hubo cifras oficiales de enero. Todo eso comprobó Puppo, que presentó ante la ATP una carpeta con pruebas irrefutables basadas datos de 22.545 partidos y 542 torneos.

Aunque desde la ATP verificaron la información, se negaron a corregir su error. “No podemos reescribir la historia. Aunque el sistema de ranking evolucionó a lo largo de los años, la ATP no tiene previsto recalcular sus rankings de manera retrospectiva”, explicó en charla con The New York Times a mediados de 2015 Chris Kermode, presidente de la Asociación de Tenistas Profesionales entre 2013 y 2019.

Guillermo Vilas: su lucha contra una dura enfermedad
En marzo de 2018, el ex tenista y por entonces capitán de la Copa Davis, Modesto “Tito” Vázquez, manifestó su preocupación por la salud de Guillermo Vilas: “Nadie lo dice, pero creo que él tiene un principio de Alzheimer. Y, según tengo entendido por gente que me ha hablado, lo han visto bastante mal, pobre”.

Lo cierto es que nadie sabía a ciencia cierta qué le sucedía al ídolo del tenis argentino. Recién en el 23 de abril de 2020, el diario Olé hizo una publicación especial en la que aseguraban que Vilas sufría un “deterioro cognitivo”. La difusión de la noticia no fue bien recibida por el entorno de Willy, en especial por su mujer, la tailandesa Phiangphathu Khumueang, que mantiene un absoluto silencio respecto de esa situación.

Sin embargo, cada vez son más los testimonios que incrementan la preocupación por Vilas. El pasado abril, José Luis Clerc no pudo esconder su angustia: “Lo extraño mucho, lo quiero, lo adoro. Él está viviendo en Montecarlo. Hoy digo ‘qué pena, qué boludo’, porque él está mal, quisiera estar a su lado. Guillermo Vilas es parte de mi vida, no es un tenista cualquiera”.
Desde 2017, Vilas se encuentra recluido en Montecarlo, un barrio del principado de Mónaco, donde se proclamó campeón en 1976 y en 1982. Vive junto a su mujer, a quien conoció en 2000 en Tailandia. Por entonces él tenía 49 años y ella, apenas 20. Juntos comparten cuatro hijos: Andanin, nacida en 2003 en París; Lalindao, en enero de 2010 en Miami; Intila, en diciembre de 2010 en Buenos Aires, y Guillermo Jr., en abril de 2017 en el Principado. El cuadro de salud no detiene su avance y, por lo que se afirma, Guillermo Vilas, el tenista más grande de la Argentina, ya no cuenta con autonomía sobre su vida.