Impacto 107.3

jueves 8 de diciembre de 2022

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 25.11°C | ST: 24.85°C

Impactante: reportan la captura de un presunto nahual

Pobladores de San Andrés Tuxtla, Veracruz, Mèxico, reportaron a las autoridades la captura de un presunto nahual, lo que generó temor entre los pobladores.

Estaban de cacería, entonces los perros detectaron ese animal raro y se le fueron encima, entonces ellos, al ver al nahual, optaron por agarrar un garrote”, señaló el policía Eduardo Castellanos Hipólito.

Asimismo, aseguran que no es la primera vez que se sabe de la muerte de un nahual por lo que viven atemorizados.

Según es un nahual, lo han dejado ahí y los topos ni se lo han comido, informaron algunos habitantes.

Este peculiar cadáver de un supuesto nahual, fue dejado a la orilla de la carretera a la entrada de la Nueva Victoria.

¿Qué es un Nahual?

En las mitologías mesoamericanas, un nahual o nagual o incluso nawal (en náhuatl, «lo oculto», «lo escondido», «lo interior»1 ) es un elemento del individuo que se considera un vínculo con lo sagrado, y que por ello es sagrado él mismo. El concepto se expresa en diferentes lenguas, y significa algo similar a «interior» o «espíritu». Más comúnmente, entre los grupos indígenas se denomina nahualismo a la práctica o capacidad de algunas personas para transformarse en animales, elementos de la naturaleza o realizar actos de brujería.

En maya, el concepto se expresa bajo la palabra chulel, que se entiende precisamente como «espíritu»;4 la palabra deriva de la raíz chul, que significa «divino».

De acuerdo con algunas tradiciones, se dice que cada persona, al momento de nacer, tiene ya el espíritu de un animal, que se encarga de protegerlo y guiarlo. Estos espíritus usualmente se manifiestan sólo como una imagen que aconseja en sueños o con cierta afinidad al animal que tomó a la persona como su protegida. Una mujer cuyo nahual fuese un cenzontle tendrá una voz privilegiada para el canto, pero no todos tienen un contacto tan leve: se cree que los brujos y chamanes del centro de Mesoamérica pueden crear un vínculo muy cercano con sus nahuales, lo que les da una serie de ventajas que ellos saben aprovechar, la visión del gavilán, el olfato del lobo o el oído del ocelote pasan a ser herramientas de estos videntes e incluso se afirma que algunos, más preparados, pueden adquirir incluso la forma de sus nahuales y utilizar esta habilidad de diversas formas, no todas ellas bienintencionadas, según la tradición popular.

En México, se les ha dado el nombre de nahuales a los brujos que pueden cambiar de forma. Sin embargo, se cree que el contacto con sus nahuales es también común entre los chamanes que buscan el beneficio para su comunidad, aunque éstos no se valen de la capacidad de transformación; para éstos, el nahual es una forma de introspección que le permite a quien lo practica tener un estrecho contacto con el mundo espiritual, gracias a lo cual encuentra con facilidad soluciones a muchos de los problemas que afligen a los que buscan su consejo.

Desde la época prehispánica se atribuye a los dioses de las culturas maya, tolteca y mexica, entre otras, la facultad de tomar la forma de un animal (nahual) para interactuar con los humanos. Cada deidad solía tomar una forma o dos; por ejemplo, el nahual de Tezcatlipoca era el jaguar, aunque usaba indistintamente la forma de coyote, y la de Huitzilopochtli era un colibrí. Según tradiciones de Michoacán, los nahuales en ocasiones se transforman en elementos de la naturaleza, y en ocasiones son confundidos con los graniceros, aunque hay referencias similares en diversas culturas que se prestan a confusión, y es probable que sea una amalgama de otras culturas donde el cambio de forma es a elementos de la naturaleza y no a animales.