Impacto 107.3

lunes 26 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 13.82°C | ST: 13.35°C

Dólar hoy: $ 152,24 | Dólar blue:$ 287,00

La posición sexual más peligrosa para los hombres

¿Creías que lo único que puede proporcionarte el sexo es placer infinito? Estás equivocado, querido amigo. Una de las posiciones sexuales más populares entre las mujeres es también la más peligrosa para los hombres.

Estamos hablando de la postura en la que la mujer va arriba del hombre. Según afirma un equipo de científicos de la Escuela Médica de la Universidad Estatal de Campinas (Brasil), esta posición es la responsable de la mayoría de fracturas de pene. Auch.

Para su experimento, los expertos examinaron los casos de 44 hombres que presentaron, en un período de 13 años, fractura en el pene. De todos los casos, 28 de ellos se produjeron en relaciones heterosexuales, 4 durante sexo homosexual y 6 de ellas mediante la manipulación del pene y 4 en circunstancias difíciles de describir.

El estudio, publicado en la revista Advances in Urology, explica que la mitad de los pacientes recordaron haber oído un chasquido o crujido y el posterior dolor, durante el acto sexual pero tardaron entre 5 o 6 horas en acudir al hospital bien por vergüenza o por desconocimiento de la importancia de ese «chasquido”.

Las investigaciones concluyeron que una de las posturas más comunes a la hora de mantener relaciones sexuales, en la que la mujer está encima del hombre, es la más peligrosa, puesto que ha resultado ser la responsable de la mitad de todas las fracturas de pene objeto del estudio. Así, 22 fracturas de pene fueron provocadas de esta manera.

«Nuestro estudio apoya el hecho de que las relaciones sexuales con la mujer en la parte superior es la postura sexual potencialmente de más riesgo con respecto a la fractura de pene”, aclaran los autores.

El motivo parece ser que al estar la mujer encima del hombre cuando se produce la penetración, el hombre es incapaz de saber si se está tratando de una penetración equivocada puesto que el daño que provoca en la mujer es casi imperceptible.