Impacto 107.3

miércoles 10 de agosto de 2022

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 8.08°C | ST: 6.88°C

Dólar hoy: $ 140,77 | Dólar blue:$ 293,00

Lo anestesiaron por una apendicitis y no despierta desde hace dos meses

Un chico de 13 años fue intervenido por un cuadro de apendicitis en Eldorado, Misiones, pero nunca salió del coma ya que sufrió una hipoxia, que es la falta de oxígeno, producto de un paro cardiorrespiratorio.
Familiares de un niño de 13 años que nunca despertó de la anestesia durante una operación de apendicitis que le practicaron en un sanatorio de Eldorado, en Misiones, y que ahora está internado en el Garrahan, pidieron este martes a la obra social que acceda a cubrir los gastos de rehabilitación.

Agustín Baumgartner fue operado de apendicitis el 16 de junio, en el sanatorio Gutemberg, y luego de tres horas en el quirófano «salió con 41 grados y dificultad para respirar», aseguró su madre, Mónica.

«Tenía movimientos involuntarios, como convulsiones, ahora sé que eso se llama distonía», agregó, y precisó que en el centro asistencial misionero le dijeron «que ya se iba a poner mejor y lo pasaron a una habitación común».

«Cómo en ese lugar no había terapia intensiva, por decisión nuestra decidimos trasladarlo a la Clínica Materno Infantil de Misiones, allí pasó la noche y al otro día lo trasladaron al Hospital Pediátrico de Posadas donde, después de cinco días lo pasaron a terapia intermedia», detalló la mujer.

Y añadió: «Allí nos dijeron que había sufrido una hipoxia, que es la falta de oxígeno, producto de un paro cardiorrespiratorio, pero nadie nos explicó por qué y el 26 de junio decidieron trasladarlo al Hospital Garrahan» del barrio porteño de Parque Patricios.

Agustín sufre una «encefalopatía con diagnóstico incierto, esta muy sedado para controlar la distonia», dijo la madre.

«Nos dijeron que aproximadamente iba a estar así unos dos meses pero cuando le retiren por completo los sedantes iba a necesitar una rehabilitación puntual y compleja, por lo que recomendaban llevarlo al Fleni».

«Clínicamente está bien, hay que controlarlo neurológicamente, por lo que necesita un tratamiento
multidisciplinario e intensivo, con especialistas y aparatos que no hay en otros centros de salud», aseguró la mujer.

Cuando se enteraron, los padres, ambos docentes, se comunicaron con su obra social, el Instituto de Previsión Social de Misiones (IPS), que hasta el momento costeó todos los gastos médicos pero les informó que no cuentan «con convenio» con el Fleni por lo que les ofrecieron otro centro.

«Presentamos una nota para ver si pueden hacer una excepción y nos dijeron que no, ayer mi marido presentó un pedido en la Casa de Misiones en Buenos Aires y esperamos una respuesta», dijo
Mónica.

La presidenta del IPS, Sandra Montiel, indicó que ese organismo espera los informes sobre el diagnóstico definitivo de Agustín «para resolver de qué manera continuará asistiendo en los nuevos tratamientos que se aconsejen».

Destacó que la obra social «acompañó desde el primer momento el estado de salud de Agustín y se hizo cargo del traslado en un avión sanitario al Garrahan».

En relación a un potencial tratamiento en el Fleni, insistió que esperarán el diagnóstico definitivo del Garrahan para tomar una decisión.