Impacto 107.3

miércoles 28 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 19.63°C | ST: 19.08°C

Dólar hoy: $ 153,31 | Dólar blue:$ 290,00

Los hermanos Juan Martín y Juan Lucas Alderete fueron ordenados por el Arzobispo Andrés Stanovnik

Bella Vista fue testigo en la noche del sábado, de una ordenación sacerdotal al menos inusual, que involucró a dos de los tres hijos de Mirta Morton y Juan Eusebio Alderete: los hermanos Juan Martín y Juan Lucas. La ceremonia presidida por el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, se realizó en el club Centro Estrada. Ayer a la mañana, juntos celebraron una misa en la parroquia “Nuestra Señora del Carmen” y a la tarde, lo hicieron por separado. En el medio, compartieron un almuerzo con su familia porque hoy retornarán a las comunidades donde ya estaban trabajando: “Jesús Misericordioso” del barrio 17 de Agosto (de la ciudad de Corrientes) y la iglesia de San Luis del Palmar.
Ante la mirada de familiares, amigos y vecinos, Juan Martín (36) y Juan Lucas (35) después de varios años de preparación fueron ordenados como sacerdotes en la ciudad que los vio crecer y luego partir para cursar una carrera universitaria. “Primero se fue Juan Martín a Corrientes para estudiar Analista en Sistema y al año siguiente, se fue Juan Lucas a estudiar para farmacéutico en Saenz Peña (Chaco)”, contó ayer a El Litoral Mirta, quien acotó que entre ellos la diferencia de edad es de 13 meses.
Precisamente en esa etapa de estudiantes, según su mamá, Juan Martín mostró indicios de lo que luego fue su elección de vida. “Iba siempre al Hospital Juan Pablo II a brindar contención a quienes tenían a sus niños con problemas de salud. Es más, él era laico y sin embargo allí ya le decían padre. Y él había asistido a un retiro donde sintió ese llamado especial. Después llegamos a conversar del tema y nos dijo que iba a terminar la carrera y al año siguiente iba a comenzar el seminario. En agosto (de 2004) llamó por teléfono para contarnos que la estaba pasando mal, que vivía llorando y que ya había decidido al año siguiente comenzar a prepararse para ser sacerdote. Le dijimos que no había problemas por la carrera, que lo más importante era lo que estaba sintiendo en ese momento”, re1memoró.
Fue así que en 2005, Juan Martín junto a sus padres se presentó en el seminario interdiocesano “La Encarnación” en Resistencia (Chaco). Así, él daba sus primeros pasos en el camino del sacerdocio pero lo que Mirta y Juan Eusebio Alderete no sabían es que su otro hijo, Juan Lucas también decidiría seguir la misma senda religiosa. Una decisión que la comunicó en septiembre de ese mismo año. “El también había ido a un retiro. Vino a visitarnos con un sacerdote y nos dijo que había rendido la última materia de la carrera, que se sacó un nueve pero que ‘ahora tiro los libros porque el año que viene voy al seminario’”, detalló la madre de los sacerdotes bellavistenses.
Recibieron la noticia cuando estaban en sobremesa. El silencio invadió la casa hasta que Juan Lucas preguntó: ‘¿Vos qué pensás mamá?”. “Y fue difícil. Pensé en decir tantas cosas pero eso sería ir contra Dios y además él sólo vino a avisar. Así que sólo le dije que si era lo que sentía, estaba bien”, admitió Mirta que dio a luz a Caro (37) y a dos varones a quienes nunca los imaginó como sacerdotes.
“Jamás pensé que ellos tomarían esa decisión”, aseveró. Al mismo tiempo señaló que luego de que tomaron la comunión y la confirmación no tenían una activa participación en la iglesia, “lo que sí cuando ellos estaban en el secundario hubo un acercamiento especial. Mi esposo estuvo grave y un milagro de Dios lo salvó. A partir de allí, todos los domingos los llevaba a misa. Era una forma de inculcarles el amor de Dios y que después cuando ellos ya no estuvieran viviendo con nosotros que definieran como querían vivir”.

Primeros pasos
A partir de su decisión de ingresar al seminario, transcurrieron varios años de estudio y tareas de preparación. Hasta que en mayo pasado fueron ordenados diáconos y después de transcurrido los seis meses, Stanovnik avaló la ordenación de ambos que finalmente se concretó en la noche de este sábado en Bella Vista. “Todavía creo que no dimensionamos que ellos ya dejan el rol de nuestros hijos y se deben a una comunidad”, afirmó Mirta, quien ayer disfrutaba de un almuerzo familiar junto a Juan Martín y Juan Lucas, que horas antes juntos oficiaron una misa en la parroquia “Nuestra Señora del Carmen”. Y a las 20, el primero brindaría otra misa en la misma iglesia y el segundo, lo haría ante la feligresía de “María Auxiliadora”. Mientras que hoy, los dos ya retornarán a las comunidades en la que ya estaban como diáconos. Juan Martín en la iglesia del barrio 17 de Agosto de Corrientes y Juan Lucas en la de San Luis del Palmar.