Impacto 107.3

lunes 27 de junio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 14.69°C | ST: 14.54°C

Dólar hoy: $ 129,15 | Dólar blue:$ 226,00

Nora Cortiñas: «Fernández Meijide en ningún momento reivindicó a su hijo»

Pese a que desde la escuela de periodismo TEA se quejaron porque se filtraron las polémicas declaraciones del cantante Gustavo Cordera, otra vez una charla pensada para estudiantes dio que hablar. Esta vez, la protagonista fue la titular de Madres de Plaza de Mayo – Línea Fundadora, Nora Cortiñas, y sus blancos fueron la ex funcionaria de la Alianza Graciela Fernández Meijide –uno de cuyos hijos desapareció durante la dictadura– y Antonia Macri, la hija del Presidente.

Al ser consultada sobre Fernández Meijide, Cortiñas, de 86 años, respondió: «Esa señora, le digo así porque no tenemos nada en común, es de la clase social que es Macri y lo que es el Gobierno hoy».

Y, en declaraciones reproducidas por Clarín, agregó: «El hijo que le llevaron tenía 16 años, ella en ningún momento lo reivindicó, pobre hijo; donde esté soterrado, dirá ‘mi madre no tiene corazón y no me habrá querido en su vientre’ porque realmente nos da vergüenza, no nos representa, ella estuvo en un organismo de derechos humanos, pero realmente cuando la vemos hoy no nos representa».

Al respecto, Fernández Meijide se llamó a silencio. «No voy a responder de ningún modo. No tiene sentido responder una infamia así», dijo al mismo medio.

Cuando le preguntaron por Mauricio Macri y sus declaraciones sobre el número de desaparecidos, Cortiñas contestó. «Macri no se interesó por los derechos humanos, no le interesan. Siempre digo que él tiene una hija chiquita, tiene cuatro años, la nena cuando vaya a un colegio común, si es que la mandan, aunque sea pago, las amiguitas le van a decir ‘vos sos la hija de ese presidente que trajo tanta tristeza, que echó a la gente en la calle'».

«A la nena le llega la realidad, algún día interpelará al padre, y le dirán ‘vos sos la hija de ese presidente que sumió al país en la tristeza, en la desgracia'», insistió.

Y comparó la situación de la pequeña Antonia con la de los hijos de represores. «Conocemos hijas de militares, que venían y decían ‘yo me quiero cambiar de apellido porque me da vergüenza, no lo quiero llevar más’; muchos hijos de militares querían renunciar a esa situación de familia, puede ser, yo tengo esperanza de que algún día, no me digan que soy ingenua», evaluó.