Impacto 107.3

viernes 9 de diciembre de 2022

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 42.79°C | ST: 43.12°C

Papa Francisco recibe en el Vaticano a Peres y a Abas para rezar juntos por la paz

«Este encuentro de oración no será para llevar a cabo una mediación o para buscar soluciones, nos reuniremos tan solo para rezar”, explicó el Sumo Pontífice. La cumbre se cerrará con un «gesto común de paz»: los tres se darán la mano y luego plantarán un olivo.La plegaria por la paz que unirá el domingo en el Vaticano al presidente israelí, Shimon Peres, y el palestino, Mahmud Abas, será apolítica, como quiere el papa Francisco, cuyo reciente viaje a Tierra Santa no ha sido del gusto de todos en Israel.

Tendrá lugar en plena crisis en el proceso de paz y en un clima de desconfianza entre Israel y los palestinos, inmersos en un conflicto interminable sin visos de solución.

El último episodio de fricción entre las dos partes se vivió esta misma semana, con la reactivación masiva de la colonización por parte de Israel en represalia por la formación de un gobierno de unidad palestino.

Para el papa, esta iniciativa sin precedentes constituye un ejercicio de equilibrismo tras su viaje de finales de mayo a Oriente Medio que, según los analistas, se ha visto «confiscado» por la política.

«Este encuentro de oración no será para llevar a cabo una mediación o para buscar soluciones. Nos reuniremos para rezar, tan solo. Después cada uno volverá a su casa», insistió el papa a su regreso de Tierra Santa.

Él mismo reconoció que sería una «locura» por su parte hacer propuestas de paz.

Para el jefe de la Iglesia católica se trata de mostrar que las tres religiones monoteístas tienen raíces comunes y deben trabajar juntas por la paz.

El presidente israelí, acompañado por rabinos e imanes, y su homólogo palestino viajarán por separado a Roma.

Peres «hará especialmente hincapié en la importancia del diálogo interreligioso», precisó su oficina, que recalca que la plegaria tendrá lugar en «un jardín desprovisto de símbolos religiosos que no es un lugar de oración para garantizar que sea conforme con la tradición judía». El Gran Rabinato de Israel prohíbe a los judíos entrar en una iglesia.

Antes de su viaje, el premio Nobel de la Paz consultó al gran rabino sefardí Yitzhak Yosef. También recibió el aval del gobierno, aunque según el periódico Maariv el gabinete de Benjamin Netanyahu estaba dividido sobre la conveniencia de esta visita.