Impacto 107.3

viernes 27 de enero de 2023

Bella Vista: Nubes Dispersas | Ahora: 42.11°C | ST: 42.1°C

Promeseros trabajan para construir un monumento de 12 metros del Gaucho Gil en el santuario de Mercedes

Fieles de todo el país se unieron para concretar el sueño de un artista plástico bonaerense. La misión le llevará al menos diez meses de trabajo y calculan tendrá un valor de 1 millón de pesos. Planean inaugurarlo el 8 de enero del 2018, día de la celebración del Santo.
Marcos Catueres es un artista plástico de Lomas de Zamora, Buenos Aires. Hace ocho meses soñó que subía una montaña muy alta donde se encontraba con una estatua del Gauchito esculpida en piedras. Desde ese entonces sintió en sus adentros el deber de concretar el sueño y otorgarla al santuario original ubicado en la localidad correntina de Mercedes.

En conversación con ellitoral.com.ar, Catueres dió detalles de cómo será la misión que incluye a promeseros de todo el país: «La idea es realizar una estatua de 12 metros e inaugurarla el próximo 8 de enero en el santuario», comentó.

Para ello junto a otros devotos, lanzaron una campaña por Facebook donde buscaron contar con el apoyo logístico y económico de los fieles y poder trabajar en la imagen que aseguró será de hormigón , le llevará al menos «diez meses de trabajo» y lo hará junto con otras seis personas.

Según informó el artista, su idea es realizar la obra en cuatro piezas de tres metros cada una para luego poder ensamblarla e instalarla en algún lugar del santuario. En un primer cálculo, cree que necesitará «al menos 1 millón de pesos para comprar los materiales», los que espera adquirirlos en la brevedad por medio de la colaboración:

«Estoy convencido de lo que tengo que hacer, se lo prometí al Santo y siento que es una misión. Creo que él se merece algo mejor», relató.

Marcos se rindió a la devoción a los 23 años. Comentó que se hizo promesero cuando su hijo pequeño enfermó gravemente y entre la desesperación acudió un auxilio espiritual en búsqueda de un milagro:

«La primera vez que conocí al Santo fue cuando mi hijo Marquitos tenía tres años y estaba con mucha fiebre, los médicos no sabían lo que tenía y me decían que estaba incubando una enfermedad. Un remisero me dijo que en un árbol apareció la imagen del Gaucho así que me llevó hasta allá y le pedí que lo curara», relata. Ese momento lo marcó en su camino espiritual ya que su pedido fue concedido unos instantes después del encuentro:

«Luego de una hora de que volví, mi hijo se levantó de la cama y se puso a jugar a la pelota, desde ahí empecé a creer en el Gauchito», expresó.

Actualmente tiene 44 y visitó dos veces el templo. De su paso por el predio recuerda el «mal estado de la infraestructura», por lo que considera colaborar con la misma si sobra dinero de lo recaudado para la estatua:

«Hay gente que va desde muy lejos a visitar al Gaucho Gil y el estado del mismo no es el mejor, faltan baños, rampas para las personas en silla de ruedas o duchas», aseveró.

En esta misión que visualizó en su sueño, se sumaron seguidores de todo el país y entre ellos varios correntinos de los cuales según comentó Catueres, hay camioneros que se ofrecieron a «trasladar el monumento de Lomas de Zamora al santuario». Además afirmó que le gustaría contar con la asistencia de un ingenierio de Mercedes que aporte conocimientos sobre el área donde se ubicará la estatua.

Sin ánimos de generar malos pensamientos, comentó que su intención nace a través de su fidelidad a Antonio Gil por lo que no quiere «usurpar el espacio» sino entregar su gesto en agracedimiento a los favores recibidos. Asímismo a medida que vayan avanzando con el trabajo irán subiendo fotos para que las personas vean los avances.

Las personas interesadas en ser parte de este cometido, pueden unirse al grupo de Facebook «LOS PROMESEROS UNIDOS PARA CONSTRUIR LA ESTATUA DEL GAUCHO GIL DE 12 METROS» que ya cuenta con más de mil miembros y donde podrán consultar las maneras de hacer el aporte y sumarse a la iniciativa.