Impacto 107.3

domingo 3 de julio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 13.92°C | ST: 13.09°C

Dólar hoy: $ 130,69 | Dólar blue:$ 239,00

Thatcher no presionó por la liberación de Nelson Mandela

La ex premier británica Margaret Thatcher no realizó un fuerte pedido por la liberación de Nelson Mandela en un encuentro que tuvo con su par sudafricano en 1984, revelaron hoy documentos desclasificados que contradicen la versión de ex allegados a «La Dama de Hierro». Los papeles, publicados por el Archivo Nacional del Reino Unido tras pasar 30 años, como dicta la ley, revelan el contenido de una reunión que tuvo Thatcher con Pieter Willem Bothael, el titular del Ejecutivo sudafricano, el 2 de junio de 1984.A pesar que las conversaciones duraron casi cuatro horas, en ningún momento la ex premier se refirió a Mandela, preso en ese entonces desde 1964 por luchar contra el apartheid y fallecido el mes pasado a los 95 años.

Sí lo mencionó durante un encuentro privado previo que duró 40 minutos, aunque en un ida y vuelta que igualó su detención con la de cuatro sudafricanos en el Reino Unido, acusados de violar el embargo de Naciones Unidas y exportar armas al país africano.

Botha le pidió la liberación de esos cuatro imputados, a lo que Thatcher mencionó el caso de Mandela, pero ambos respondieron que no podían interferir con los procesos judiciales y allí terminó la discusión.

Estos documentos refutan la versión de la historia dada por algunos ex miembros del gabinete británico, como los ex ministros Norman Tebbit y Charles Moore, que ante la reciente muerte de Mandela indicaron que “su liberación fue una de las demandas más fuertes que hizo Thatcher”.

Por el contrario, en 1987 “La Dama de Hierro” calificó al Congreso Nacional Africano, partido político que gobierna Sudáfrica desde el establecimiento de la democracia en 1994, como “una organización terrorista”.

Además, durante sus diez años frente a Downing Street se opuso a que se sancione al gobierno sudafricano responsable de las políticas de segregación racial.

Mandela no visitó a Thatcher durante su viaje a Londres en abril de 1990, dos meses luego de su liberación, aunque sí lo hizo en julio de ese año cuando posaron para las cámaras estrechando manos en la puerta de la residencia de la entonces primer ministro.