Impacto 107.3

sábado 25 de junio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 14.66°C | ST: 14.09°C

Dólar hoy: $ 129,15 | Dólar blue:$ 226,00

Yacyretá cede un yaguareté para apoyar la recuperación poblacional de la especie

Se trata de Chiqui, un macho de 8 años, que vive en una reserva paraguaya
Es paraguayo, se llama Chiqui, tiene 8 años, pesa 85 kilos y es la estrella indiscutida del Refugio Faunístico de Atinguy, la reserva de 100 hectáreas para animales silvestres autóctonos de la represa binacional Yacyretá. El mes próximo, sin embargo, Chiqui dejará su recinto en el chaco paraguayo para mudarse al Centro Experimental de Cría de Yaguaretés (CECY), en los Esteros del Iberá.

Allí lo esperará Tobuna, la hembra de jaguar, sobre la cual se cifran las esperanzas para que el mayor felino de América vuelva a repoblar los humedales correntinos.

La cesión del macho reproductor por parte de la Entidad Binacional Yacyretá fue posible gracias a un convenio de cooperación con la ONG Conservation Land Trust (CLT), que lleva adelante un programa de cría de jaguares en cautiverio con vistas a recuperar las poblaciones de esa especie críticamente amenazada, estimada en no más de 200 ejemplares silvestres en el país. Ese felino se extinguió en Corrientes 60 años atrás.

Ahora se espera el cumplimiento de las reglamentaciones sanitarias para que el macho pueda ser trasladado primero a un centro de cuarentena del Conicet, cerca de la capital correntina, y luego a la isla de San Alonso, donde se alojan Tobuna y Nahuel, el otro macho del programa reproductivo, que llegó del zoológico de Bubalcó, en Río Negro.

Chiqui vivió siempre en cautiverio. Fue rescatado del tráfico ilegal de fauna en Paraguay a los 15 días de nacer, y se presume que fue luego de que cazadores furtivos mataran a la madre para poder comercializar a la cría.

Los primeros esfuerzos reproductivos entre Tobuna y el macho que allí se aloja, Nahuel, resultaron infructuosos. Los biólogos de CLT no han podido determinar todavía si eso se debe a problemas de fertilidad de Tobuna, que tiene 15 años y está casi en el límite de su edad reproductiva, o a otras causas.

De todas maneras, la llegada de Chiqui a los Esteros de Iberá alimenta esperanzas renovadas para que el proyecto experimental de cría de jaguares en cautiverio -el único en su tipo en el mundo-, pueda avanzar con éxito para preservar a la especie.

En tanto, la semana pasada el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, declaró de interés ambiental el proyecto de restauración de especies que viene llevando adelante CLT, la ONG que fundó el fallecido filántropo y ecologista Douglas Tompkins.