Impacto 107.3

sábado 13 de agosto de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 20.17°C | ST: 19.94°C

Dólar hoy: $ 141,50 | Dólar blue:$ 295,00

80% de los presos, sin condena

Rechazando el concepto de que los delincuentes «entran por una puerta y salen por la otra», el titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba, sostuvo que del total de personas detenidas, el 57% está encerrado «preventivamente» y precisó que el 80% de los encarcelados no tiene condena.

Según un informe de la Procuvin publicado hoy por el Diario Popular, el 64 por ciento de los presos tiene menos de 30 años y entre ellos, el 80 por ciento no tiene condena, es decir «no fue juzgado y no salió del encierro».

Córdoba aseguró también que es «sostenido» el crecimiento de la población carcelaria, rechazando el concepto de que los que los delincuentes «entran por una puerta y salen por la otra».

Con estos datos concretos, el funcionario cuestionó el slogan de las cárceles con «puerta giratoria» que argumentan algunos dirigentes políticos para pedir un endurecimiento del sistema penal.

«Si uno analiza el universo de las personas detenidas que la Justicia nacional y federal envía a encierro, el 57 por ciento está encerrado preventivamente. Es decir; de 10 mil casos, casi seis mil entraron por una puerta y no salieron, sino que siguen encerrados», explicó.

Según un informe de la Procuraduría de noviembre de 2013, en las cárceles federales seis de cada 10 detenidos se encuentra «bajo medidas cautelares de prisión preventiva dictadas por la Justicia nacional y federal».

«Este número global es escandaloso y es responsabilidad del Poder Judicial y del Servicio Penitenciario en general», dijo Córdoba, al cuestionar el agravamiento de la política criminal de encarcelamiento, desde el punto de vista de los derechos humanos de los encarcelados.

El informe indica que «el uso extendido de la prisión preventiva y la modalidad de confinamiento territorial en unidades penales a miles de kilómetros de la jurisdicción de residencia del detenido» se encuentran entre las causas de esta situación.

«Ambos elementos coadyuvan a un déficit estructural de acceso genuino a la Justicia para los detenidos, sosteniéndose la ausencia de políticas penales integrales -judiciales y penitenciarias- que llevan décadas sin poder revertir tal orientación», dice el texto.

Por otra parte, Córdoba dio cifras sobre política criminal determinada para algunos sectores estigmatizados, como los jóvenes, estereotipados como los «pibes de las villas urbanas».

Según el informe, el 64 por ciento de los presos tiene menos de 30 años y, entre ellos, el 80 por ciento no tiene condena; es decir «no fue juzgado y no salió del encierro».

«Con las mujeres, otro grupo que suele ser discriminado, ocurre lo mismo: el 62 por ciento que permanece encerrado, no está juzgado», indicó el titular de la Procuvin.

El estudio señala asimismo que «es sostenido» el crecimiento de detenidos procesados desde 2010 en adelante en las 28 cárceles y 10 alcaidías que se encuentran distribuidas en todo el país.

La cantidad de personas detenidas se mantuvo estable entre 2003 y 2007, con alrededor de 50.000 reclusos, pero desde entonces más de 10 mil personas se sumaron al sistema penitenciario, contabilizando actualmente un total de 62.263.

Córdoba condenó asimismo la forma de reclamo social de «sacar de circulación» a los delincuentes, en un «tratamiento similar al desecho tóxico pero social: que los agarren de la vereda, los clasifiquen, los encierren y no vuelvan a salir».

En ese marco, consideró «insensato» pedir «más dureza del sistema penal» porque en la actualidad los detenidos «son privados de todos los derechos, son víctimas de todo tipo de delitos, sin tener acceso a la Justicia».

«Detrás de este pensamiento se esconde un desprecio muy grande hacia personas que tienen determinadas características físicas o sociales. Hay una discriminación, una especia de lógica sacrificial: una parte de la sociedad tiene que sufrir para que el resto funcione bien», concluyó.

El director de Niñez y Adolescencia de la Provincia de Buenos Aires, Pablo Navarro, afirmó por su parte, que sólo el 4 por ciento de los delitos que se cometen en el distrito tienen como autores a menores de edad.

Además, respaldó las medidas anunciadas por el gobernador Daniel Scioli el sábado último, al destacar que «es la respuesta que debe dar el Estado ante una nueva modalidad de delitos».

Consultado sobre el debate en torno a los menores que delinquen, Navarro aclaró que «sólo el 4% del delito que se comete en la Provincia es cometido por menores de 18 años».

«Si uno ve en el imaginario social pareciera que fuera mucho más. Sin embargo, esto no es una realidad particular de la provincia ni del país, es hoy el gran desafío aún de los países más desarrollados», sostuvo en declaraciones a Radio Provincia.

El funcionario detalló que «de 600 chicos que hay detenidos, el 50% está acusado por delitos agravados, sólo el 10% está vinculado a homicidios, así que cuando se habla de menores entran por una puerta y salen por la otra, nosotros en el día a día no lo vemos».

«Hoy un chico comete un delito grave y es privado de su libertad en instituciones de encierro que realmente generen la posibilidad para que cuando salga en libertad, no deba transgredir la ley», señaló.

Navarro precisó además que «el año pasado separamos de sus familias a 2000 chicos víctimas de violencia doméstica y abuso infantil, entonces también debemos plantearnos qué estamos haciendo por nuestros chicos, ya que esta negligencia hace a la propia inseguridad y al no desarrollo de un proyecto de vida».