Impacto 107.3

jueves 30 de junio de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 15.14°C | ST: 14.33°C

Dólar hoy: $ 129,99 | Dólar blue:$ 239,00

Buscan a sereno de un campo que pidió ayuda a la Policía y desapareció

Se trata de Ramón Molina, de 49 años, conocido como “Moncho”. Cuidaba un campo llamado Lomas Norte, a 5 kilómetros del casco urbano. El 30 de junio llamó a la comisaría local para alertar sobre ruidos extraños y desde ese día no se sabe nada de él. La familia está desesperada.

El sereno de un campo de la localidad de Bella Vista se encuentra desaparecido desde hace más de un mes y su familia está desesperada. Lo último que se sabe de él es que el pasado 30 de junio llamó a la Policía para denunciar ruidos extraños. Los efectivos llegaron y constataron que se trató de una falsa alarma. Sin embargo, desde ese día no hay datos acerca del paradero del hombre.
Se trata de Ramón Molina, de 48 años, conocido como “Moncho”, quien trabajaba como sereno en un campo llamado Lomas Norte, a 5 kilómetros al norte del casco urbano.
Vestía una campera negra, pantalón bombacha y botas negras, según el relato de familiares.
María Molina, hermana de Ramón, expresó su angustia y la de los familiares del hombre buscado hace casi cuarenta días. Comentó que el día que desapareció no robaron nada del campo donde trabajaba, pero dos meses antes hubo un robo en el lugar en el que desconectaron las cámaras de seguridad que había en el predio.
“Pensamos de todo”, dijo después de la desaparición, “porque la búsqueda la hicimos en lagunas, cañadas, montes, en la zona urbana de Bella Vista, San Roque, 9 de Julio, Santa Lucía y no hay datos”, afirmó en comunicación con Radio Sudamericana.
Los familiares descartan que Molina se haya alejado por voluntad propia “porque si pensaba irse, iba a llevar dinero, su billetera, pero con la ropa de trabajo no pudo haberse ido”.
Finalmente María arrojó el dato de que “Moncho” es separado y su ex esposa junto a su hijo viven en la Provincia de Córdoba. “Es un misterio y una angustia para todos”, cerró.
Fuentes policiales precisaron que Molina se dirigía todos los días con su bolsito a trabajar y portaba un arma de fuego.
Misteriosamente el arma tampoco se encontró en el predio.
Se realizó un intenso rastrillaje en la zona pero no pudieron dar con su paradero.
Se investiga si el hecho podría tener algún tipo de vinculación con el robo ocurrido en el campo meses antes.