Impacto 107.3

jueves 6 de octubre de 2022

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 17.01°C | ST: 17.3°C

Dólar hoy: | Dólar blue:

Carlos Menem Jr.: crece la hipótesis de un atentado

El mes que viene estarán los resultados de la causa que investiga la muerte del hijo del ex presidente Menem, con los que se determinará la causa de la caída del helicóptero.
Así lo indicó Juan Gabriel Labaké, el abogado querellante en la causa en representación de la madre del joven, quien advirtió que «no es tan cierto» que las pruebas recolectadas durante la investigación «no ayuden la tesis de Zulema (Yoma) de que fue un atentado, me parece al contrario».

El estudio, que concluirá tras la feria judicial, comparará las fotografías tomadas en dos pericias anteriormente realizadas en el marco de la causa sobre los orificios hallados en la chapa del helicóptero en el que se accidentó el hijo del ex mandatario y cuyos resultados fueron contradictorios. «Los indicios que están saliendo a la luz están avalando la posibilidad de que haya sido un atentado», sostuvo el letrado en diálogo con una radio porteña.

Sin embargo, destacó que «la gran prueba» finalizará entre el «4 y 8 de agosto» cuando se de a conocer los resultados de la pericia «central» de la causa cuando, a través de la comparación de imágenes por digitalización, se pueda «determinar si las fotografías de la chapa inicial analizada por la Fuerza Aérea corresponden a la misma fotografía que a posteriori se tomo de la chapa que analizó Gendarmería».

En este sentido, recordó que la primera pericia realizada por la Fuerza Aérea determinó que los orificios que presentaba la chapa que se halló entre los restos del helicóptero no eran de bala, por lo que el juez de la causa decidió liberar el material del juzgado que fue vendido como chatarra a una empresa y alojado en un depósito por varios meses.

Por pedido de Zulema Yoma se realizó una segunda pericia en la que trabajó la Gendarmería «que tenía equipo necesario y un perito de Zulema, el señor Jorge Roberto López», recordó el letrado y señaló que el análisis determinó que «eran orificios de bala».

Pese a la contradicción de las pericias, el juez de la causa debió desestimar el segundo resultado y anular la pericia al considerar que como la chapa había estado fuera del control del juzgado durante varios meses cabía la posibilidad de que esos disparos se hayan producido después del accidente ocurrido el 15 de marzo de 1995 cuando cayó el helicóptero que piloteaba el hijo del ex presidente.
«Es una tesis poco probable, pero el juez tenía razón, no se puede peritar un material que estuvo fuera de control del juzgado», reconoció Labaké.

El 4 de agosto, se reunirá la querella junto a los peritos, dos oficiales y dos de parte, y con la presencia del juez en Tucumán, donde se llevan a cabo los estudios que buscaran determinar si coinciden o no las fotografías de la chapa inicial analizada por la Fuerza Aérea con la que posteriormente estudió Gendarmería.

«En esa semana, del 4 al 8 de agosto van a discutir entre los cuatro peritos y seguramente se van a poner de acuerdo y se va a dilucidar todo», dijo el letrado.

«Si esto se corroborara por una pericia oficial significa que esos orificios de bala, que están comprobados y que son de verdad, fueron realizados antes de que el helicóptero cayera o cuando estaba cayendo, por lo tanto es un atentado», sentenció.

Y, aseguró que desde la querella «hemos hecho (comparación) y nos da que sí, pero nosotros somos parte no perito oficial».

El estudio se lleva a cabo en Tucumán, luego de que el Conicet accediera a realizarlo y designara al laboratorio de imágenes de la Universidad Nacional de esa provincia.