Impacto 107.3

viernes 2 de diciembre de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 20.42°C | ST: 20.42°C

Fijan nuevas indagatorias para los acusados del crimen de Ariel Malvino

Lo resolvió el juez federal 2 de la capital correntina, a partir de un exhorto de la Justicia brasileña. Malvino fue asesinado en 2006 en una playa de Ferrugem. La Justicia Federal de Corrientes fijó para la semana próxima nuevas indagatorias de los tres jóvenes de esa provincia acusados de la muerte de Ariel Malvino, el turista argentino atacado a golpes en enero de 2006, en el balneario brasileño de Ferrugem.

La decisión fue adoptada por el juez federal 2 de la capital correntina, Juan Carlos Vallejos, a partir de un requerimiento vía exhorto del Juzgado de la Vara Única de Garopaba, Estado de Santa Catarina, Brasil.

Según el Centro de Información Judicial (CIJ), el exhorto llegó a manos del juez Vallejos el 5 de noviembre pasado luego de que se inhibiera su colega, Carlos Soto Dávila, del Juzgado Federal 1.

En 2006, apenas se conoció que los sospechosos identificados por los investigadores brasileños eran correntinos, varios jueces, entre ellos Soto Dávila, se excusaron de intervenir en la causa por estar vinculados a las familias de los acusados: Eduardo Braun Billinghurst (28), Andrés Gallino (28) y Horacio Pozo (33).

Ahora, el juez Vallejos fijó las nuevas indagatorias de estos tres jóvenes para el 26, 27 y 28 de noviembre próximos.

Ariel Malvino (21) murió la mañana del 19 de enero de 2006, luego de haber sido golpeado por un grupo de jóvenes en la playa de Ferrugem, situada en el sur de Brasil.

Testigos de los hechos, que declararon ante la policía brasileña, señalaron a Gallino, Pozo y Braun Billinghurst como los responsables de la muerte.

Según esos testimonios, Pozo le habría propinado una trompada desde atrás que hizo caer a Ariel al suelo, golpeando su cabeza contra una loseta de cemento que había en la calle, y Braun Billinghurst fue quien le arrojó una piedra de unos 17 kilos cuando Ariel estaba con convulsiones en el piso.

En enero de 2007, la jueza de Garopaba, Elianne Alfredo Cardoso, hizo lugar a la acusación que el fiscal Fabio Fernández de Oliveira Lyrio formuló contra los tres correntinos pero no dispuso sus detenciones.

Braun Billinghurst, Gallino y Pozo fueron indagados en octubre de 2007 en Corrientes luego de responder un cuestionario por escrito, el primero acusado de tentativa de homicidio agravado por el estado de indefensión de la víctima y los otros dos por lesiones corporales seguidas de muerte.

Los tres se declararon inocentes y negaron haber participado en la pelea que provocó la muerte de Malvino y desde entonces la causa se estancó a raíz de los obstáculos para traducir al idioma portugués los cuestionarios respondidos por los acusados.