Impacto 107.3

lunes 26 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 13.77°C | ST: 13.24°C

Dólar hoy: $ 152,24 | Dólar blue:$ 287,00

Joven violada por su padre: «La Armada lo protegió»

Un suboficial fue condenado a 14 años por abusos sexuales pero le otorgaron el beneficio del arresto domiciliario.
Un suboficial de la Armada fue condenado ayer por haber violado durante cuatro años a su propia hija, en su casa y en una base naval de Mar del Plata, pero la pena y el arresto domiciliario que le impuso la justicia generaron la reacción de los familiares de la víctima y vecinos, que protagonizaron incidentes.

Tras la condena contra Marcelo Alberto Girat el ministerio de Defensa dispuso «la sanción disciplinaria de destitución» del suboficial y anunció que mañana el jefe de la cartera, Agustín Rossi, y el jefe de la Armada, almirante Gastón Erice, recibirán a la víctima y al intendente de General Pueyrredón, Gustavo Pulti.

Rocío Girat, hija del acusado y quien había reclamado al gobierno que aparte a su padre de las funciones militares, confió hoy que espera que cuando la cámara de casación analice el caso amplíe la sentencia para que sea de cumplimiento efectivo y en una cárcel.

El Tribunal en lo Criminal 2 condenó a Marcelo Girat, un militar del área Inteligencia que cumple funciones en la Base Naval de Mar del Plata, por el delito de «abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo».

Girat no presenció la lectura de la sentencia a 14 años bajo la modalidad de arresto domiciliario con monitoreo satelital.

Esa decisión provocó la reacción de familiares de la víctima y organizaciones de derechos humanos que la acompañaron en el proceso, que incluso se enfrentaron con la policía y golpearon los vidrios de la sede judicial, mientras en la calle algunos manifestantes arrojaron piedras y bolsas con basura.
Girat continuaba hoy en funciones en la Base Naval local y aguardó la sentencia en libertad, un beneficio que gozará hasta que la condena quede firme.

El repudio a su figura se extendió en los últimos días, dado que grupos de personas le incendiaron ayer un auto e intentaron atacar su vivienda en el barrio Jorge Newbery, que debió ser custodiada por la policía para evitar incidentes mayores.

Rocío Girat, de 20 años, dijo hoy que fue víctima de los abusos entre los 13 y los 17 años, e incluso reveló que su padre la sometía a torturas cuando la mantenía atada a una silla y la quemaba «con una cuchara caliente» para que revelara por qué intentó suicidarse en una oportunidad.

«Nunca fui una chica con perfil bajo, tuve dos intentos de suicidio, tuve bulimia», añadió la joven, y señaló que «detrás de todo lo que yo digo hay un psicólogo, un médico que me avalan».
La joven señaló que «de acá a seis meses, Casación tiene tiempo para dictar sentencia firme para dictarle más o menos años».

Organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos se concentraron días atrás frente a la Base Naval de Mar del Plata para pedir que se remueva de su cargo a Girat.

Su hija reveló los abusos hace casi tres años cuando le escribió una carta a su padre donde decía «te perdono todo, pero dejame ser libre».