Impacto 107.3

martes 27 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 27.11°C | ST: 26.38°C

Dólar hoy: $ 153,31 | Dólar blue:$ 291,00

64.160 millones de pesos en subsidios en once meses

No es un tema menor el que enfrentará el gobierno nacional a partir del 1º de enero de 2015, cuando pretenda quitar los subsidios a los sectores económicos que fundamentalmente afectarán al bolsillo de los ciudadanos. La energía eléctrica y el transporte son la muestra de la incapacidad del manejo económico de la “década K”, básicamente manejada por La Cámpora.
En los primeros 11 meses, los subsidios nacionales suman un total de 193.030,8 millones de pesos, con un aumento del 70% respecto del mismo período de 2013, informó la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap).

Y de este total, el 71,2% fueron para el sector energético, con 137.602 millones de pesos, con una proporción mayor a meses anteriores debido a una suba del 85,9% en relación con los 74.008,6 millones destinados en el mismo lapso de 2013 y solo a dos empresas, Cammesa y Enarsa, ambas empresas mixtas manejadas por la agrupación ultrakirchnerista.

Y según el mismo estudio, si se mantiene la tendencia de aumento de los últimos meses, en el orden del 70% interanual, 2014 finalizará con una factura en subsidios del orden de los 238 mil millones de pesos, lo que significa un aumento de más del 6.700% en nueve años.

Con el cómputo de 11 meses, el incremento respecto de los 3.478 millones de 2005 es del 5.450%. En estos 11 meses, los subsidios se integraron con 156.323,7 millones de pesos para gastos corrientes y 36.707,1 millones para gastos de capital.

LAS DISTRIBUIDORAS. UN NEGOCIO DE LOS NOVENTA

Cammesa, es una creación de los años ´90, del menemato y que el kirchnerismo se encargó de sostener como la compañía que administra el negocio. Nació como una empresa mixta, pero en realidad el Gobierno, primero el Ministerio de Planificación y luego el de Economía, la controla con La Cámpora hace ya bastante tiempo.

La empresa recibe los subsidios nacionales y con ello, se encarga de comprarles la energía a las generadoras como Central Puerto, Endesa Costanera y Yacyretá; luego la despacha básicamente a través de distribuidoras, que en su mayoría son provinciales, quienes a su vez, le cobran la factura al cliente final.

Estas distribuidoras, como el caso de la DPEC en Corrientes, pagan a Cammesa, pero en el medio, aparecen otras empresas, también “fantasmas”, como la denuncia realizada por el gobernador Colombi, de TRANSNEA y TRANSENER.

Sin embargo, cerca del 88% de los subsidios energéticos se concentran en esta empresa y otra también mixta como es el caso de ENARSA. Cammesa recibió en los primeros 11 meses de 2014, la suma de 64.160 millones de pesos, mientras que para ENARSA fueron 35.600 millones en gastos corrientes y 12.973 millones en gastos de capital.

La ASAP precisó en su informe que esas dos empresas “entre otros fines tienen a su cargo el subsidio de tarifas de energía en el área metropolitana y la compra de combustible importado (gas) para el abastecimiento del mercado interno”.

Pero las principales deudoras a su vez de estas empresas, sobre todo de CAMMESA son Edenor y Edesur, con rojos de 6.250 millones y 5.700 millones de pesos respectivamente, seguidas por algunas de las mayores empresas del rubro a nivel provincial, como la cordobesa EPEC o la platense Edelap.

Luego le sigue la chaqueña SECHEEP, que podría declararse en quiebra si no aumenta las tarifas, que hasta hace poco más de un año respondía a la gestión del actual jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

GOBERNADORES EN PROBLEMAS

Lo cierto es que los ajustes que puedan llegar a las provincias, sin Nación retira intempestivamente los subsidios alcanzarán un promedio estimado de 30 por ciento, que se repartiría en tandas para evitar que la molestia de los consumidores termine por frenarlos con medidas cautelares.

Santa Fe fue una de las primeras en anunciar el ajuste ya que la Empresa Provincial de Energía (EPE) dispuso una suba de 27 por ciento desde enero, que se notará en las facturas que vencen en marzo.

En tanto que lo mismo pasará en Entre Ríos, que a partir del mes próximo incrementará 20 por ciento las tarifas. Por otra parte Edesal, la compañía eléctrica de San Luis, pidió una suba de 30 por ciento, similar a la que reclamaron la cordobesa EPEC y la distribuidora de Tucumán (EDET).