Impacto 107.3

viernes 27 de enero de 2023

Bella Vista: Nubes Dispersas | Ahora: 42.11°C | ST: 42.1°C

A 25 años de los escándalos políticos que terminaron con la Provincia intervenida

El 7 de febrero de 1992 llegó a Corrientes Francisco Durañona y Vedia para asumir como Interventor Federal. Los enfrentamientos sin solución entre el Pacto Autonomista Liberal, el Partido Justicialista y la UCR hicieron que el presidente Carlos Menem tomara la decisión.
Hace 25 años en Corrientes comenzaba una nueva intervención federal, la número 16 y por ahora la anteúltima. Para poner fin a una larga serie de disputas políticas por el empate en el Colegio Electoral, el presidente Carlos Menem envió a Francisco Durañona y Vedia.

Esta situación comenzó a gestarse el 27 de octubre de 1991 cuando hubo elecciones a Gobernador en la provincia. Pero todo terminó con una intervención federal que duró casi 2 años.

Las elecciones de 1991 terminaron con un claro triunfo del Pacto Autonomista Liberal con la fórmula Raúl Romero Feris – Lázaro Chiappe, con 171 mil votos (43%), seguido por el Partido Justicialista (Alberto Di Filippo – Rubén Pruyas) elegido por 132 mil correntinos (33%) y la UCR (Noel Breard – Pedro Vischi) llegó a los 55 mil sufragios (14%). Lo que hoy sería una segunda vuelta 3 semanas después, la Constitución Provincial de ese momento determinaba un reparto de bancas en el Colegio Electoral, órgano que nombraría al Gobernador.

De los 26 escaños en el Colegio, el Pacto logró 13 electores, mientras que le PJ 9 y la UCR 4. La UCR anunció que sus 4 electores irían con el candidato del PJ, Alberto Di Filippo, por lo que la situación era un 13 a 13 que nunca se resolvió.

El 10 de diciembre Ricardo Leconte dejó el ejecutivo a cargo del presidente provisional del Senado Hugo Mancini. Luego de varias sesiones con ausencia de peronistas y radicales, el Colegio Electoral con 13 integrantes nombró Gobernador a la fórmula del PAL, lo cual luego fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ante la situación el 4 de febrero de 1992 el por entonces presidente Carlos Menem determinó la Intervención Federal del Poder Ejecutivo de Corrientes con el decreto Nº 241/92 donde se mencionó que Mancini carecía de la competencia de llamar a elecciones, por lo que se necesitaba remediar la situación “con la contribución y el auxilio del Gobierno de la Nación”.

El designado Interventor Federal fue un dirigente de la Ucede CEDE, Francisco Duradoña y Vedia, cuya misión era normalizar la situación de la Provincia. Asumió el cargo el 7 de febrero en medio de quejas del PAL y muchas dudas en la provincia.

Los conflictos siguieron por largo tiempo, con otras elecciones fallidas y una constitución provincial reformada. Es por estos episodios que Corrientes tiene un calendario electoral distinto al de la Nación y de 22 distritos.