Impacto 107.3

jueves 18 de agosto de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 13.93°C | ST: 12.14°C

Dólar hoy: $ 142,52 | Dólar blue:$ 292,00

Cepo al dólar: caos y confusión entre empresas y aduaneros por la nueva normativa para importar

Los industriales acordaron una “mesa de diálogo” con el Banco Central; las multinacionales no sabían cómo explicar lo ocurrido a su casa matriz y las pymes desconocían si tendrían mejoras.
19 páginas llenas de nomenclaturas, cifras y apartados que tuvieron que ser inspeccionados punto por punto, minuciosamente, para evitar incurrir en problemas legales. Se trata de la nueva normativa del Banco Central (BCRA) para importaciones emitida a inicios de esta semana. Otra vez un cierre del grifo, un ajuste del cepo cambiario, que desconcertó a aduaneros, abogados cambiarios y empresas por igual.
“Un chino”, decían, por lo bajo, en una multinacional que importa y exporta desde la Argentina y que no sabía cómo explicarle los cambios a su casa matriz. Los equipos de legales y comercio exterior de las empresas trabajaron ayer hasta tarde para entender las consecuencias de la medida. En el medio, esperaban más precisiones de parte de la Unión Industrial Argentina (UIA).
Ayer por la tarde hubo una cumbre entre Miguel Pesce, presidente del BCRA, y Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA. Por ahora, acordaron armar una “mesa de diálogo” para “mejorar la regulación sobre el pago de las importaciones”. En pocas palabras, será un canal de comunicación para el sector privado, que estará obligado a hacer sacrificios al menos hasta fines de septiembre, momento en el que vence la normativa actual.
El alcance de la medida no estaba claro hasta el domingo por la noche. En el sector privado reinaba el desconcierto y el silencio, al menos hasta conocer en profundidad en qué se traducirán las restricciones. En la Cámara de Importadores todavía estaban analizándola.
Algunos abogados cambiarios y aduaneros consultados por TN estimaban que afectaría a todos los sectores por igual; otros, hablaban de un especial problema para las multinacionales y algunos bienes clave como los neumáticos, entre otros, porque están sujetos a la discrecionalidad de la aprobación de sus licencias, y ahora además a un cupo de dólares.
Cepo a las importaciones: de qué se trata el nuevo esquema para traer bienes y servicios a la Argentina
TN reconstruyó los puntos clave de la nueva normativa del Banco Central con ayuda de fuentes del sector privado que prefirieron mantener su identidad en reserva.
Por empezar, la nueva normativa para importaciones ya regía para las licencias automáticas de importación, que representan aproximadamente el 75% de lo “importable”. Las compañías que ingresan esos bienes ya tenían que respetar un cupo que podía ser o el 70% más de lo que importaron en 2020 o el 5% más de lo que trajeron en 2021 (el menor número de esas dos alternativas).
Ahora, se suman a esos cupos las licencias no automáticas (LNA), productos como la ropa y las pelotas de tenis. En las LNA entran básicamente los bienes de sectores que la Argentina quiere proteger por considerarse sensible, ya sea comercialmente o por cuestiones de sanidad.
En tiempos de cepo más restrictivo, el Gobierno comienza a utilizar técnicas de dilación de la aprobación de estas licencias. Generalmente, son las primeras que sufren las consecuencias de la falta de dólares, simplemente porque se pueden manejar con cierta discrecionalidad. A ese escenario, entonces, se suma ahora el cupo.

El cupo, cabe aclarar, no tiene en cuenta una suba de precios de los bienes que se importan ni la inflación de Estados Unidos, que superó el 8% interanual. En otras palabras, muchas firmas podrían quedarse rápidamente sin poder ingresar más bienes simplemente por cuestiones de precio.
Cepo al dólar: caos y confusión entre empresas y aduaneros por la nueva normativa para importar
Las firmas que quieran importar por más de ese cupo deberán recurrir a herramientas propias. Pueden ser dólares de casa matriz o préstamos de prefinanciación de importaciones, con tasas del 8% en dólares.
Dentro de la normativa se separan dos grupos con tratamiento especial. Por un lado, los bienes suntuarios o “de lujo”, categoría a la que se agregaron algunos ítems más y, además, se decidió permitir el acceso al dólar oficial, pero para pagos en 365 días.

Otra categoría son los bienes que se pueden producir en el país, en el que se “patean” los pagos con dólares oficiales a 180 días. En definitiva, el efecto es el mismo en los dos casos, señalaba un abogado cambiario consultado por este medio: desincentiva a los proveedores internacionales a venderles a compradores argentinos por el retraso en los pagos.
La alternativa para esos dos grupos, entonces, es recurrir a sus dólares propios o al financiamiento para importar. El efecto, señalaban algunos economistas ayer por la tarde, es que tarde o temprano eso se trasladará a los precios porque implica una suba de costos para las compañías. En definitiva, será más inflación.
Finalmente, también se aplicaron cambios sobre las importaciones de servicios, para las que había pocas limitaciones anteriormente. La nueva normativa implica que el cupo será igual al de 2021, es decir, tendrán un cepo más restrictivo que los bienes. Para importar por fuera de ese número, deberán recurrir a las alternativas ya mencionadas.

La única excepción fueron las pymes, las empresas que importaron en 2021 por menos de US$1 millón. Esas compañías tendrán un cupo del 15% por sobre sus importaciones del año pasado.

El dólar blue llegó a $232 y tocó un nuevo récord
Fue de manual: salieron las nuevas medidas para cerrar más el cepo y subieron los dólares “libres”. Ayer, el blue llegó a un récord de $232 -avanzó $6 en un día- y los financieros (CCL y MEP) avanzaron $10.

El cierre del grifo y la suba de los dólares generaron incertidumbre en algunos sectores como las ferreterías y los corralones. Los ferreteros esperaban faltantes y aumentos de precios en los próximos días, aunque mencionaban el “salvoconducto” que el Gobierno puso para las pymes que importan como una potencial mejora, siempre y cuando el sistema funcione bien.