Impacto 107.3

viernes 2 de diciembre de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 33.57°C | ST: 31.69°C

Colombi abrió una ronda de diálogo político con asado en la casa de Tato

Pasado el mediodía, ayer el gobernador Ricardo Colombi visitó a su par, el ex intendente y primer mandatario, Raúl Rolando Romero Feris. Fue a su domicilio a comer un asadito y, de paso, hablar de política. El mercedeño inauguró así, según se cree, pues no hay información oficial al respecto, la ronda de diálogo político que prometió al abrir la Asamblea Legislativa. Se filtró que habría ofrecimientos.

Una vez más, Ricardo Colombi apeló a una de sus mejores armas cuando se trata de salvar su pellejo: el pragmatismo político. Y ayer volvió a demostrar que está dispuesto a todo para conservar su gobierno, su cuota de poder; en todo caso generar las mejores condiciones para los años que le restan en el sillón de Ferré e incluso elucubrar alternativas constitucionales de continuidad.
Cumplió con su palabra, eso sí, pues decidió poner en marcha aquello que anticipó en la Asamblea Legislativa de generar una ronda de conversaciones con todos los partidos con representación en el recinto de sesiones. Pero no lo hizo en carácter institucional. Más bien tomó su camioneta y fue a comer un “asadito” con el ex gobernador Raúl Rolando Romero Feris, a su casa de la calle Mendoza casi 25 de Mayo, muy cerca del palacio municipal que el líder naranja supo también ocupar.
“Lalaca” y “Tato” comieron carne de las que sabe producir este último y de paso conversaron de muchas cuestiones relacionadas con la política y la marcha del Gobierno. Poco y nada se sabe oficialmente, pues la oficina de informaciones del Estado se cuidó de emitir comunicado alguno (tal vez porque no comunica los almuerzos del mandatario), y Tato Romero Feris, hablando por radio ya después de la sobremesa, no ahondó en detalles.
“Conversamos sobre las cosas de la provincia, las que están pasando, las que hay que corregir y modificar, sobre las posibles soluciones, sobre los temas nacionales, las relaciones políticas, por todo lo que se viene para el 2015”, dijo.
Radio Dos, en su momento creación del ex intendente, se limitó a decir que el encuentro “se dio en el marco de un ‘asadito’ de camaradería en la casa del presidente del Partido Nuevo, ubicada por calle Mendoza”. Y añadió que “si bien no trascendió el contenido del mismo, todo indicaría que posiblemente un hombre de “Tato” ocuparía un lugar de importancia dentro de la estructura de gobierno de ECO”.
“Al primer mandatario -continúa la nota publicada en el portal digital de la emisora- no le gusta para nada la idea de la partida de los naranjas de ECO, por lo que no le quedó más reparo (al Gobernador) que acudir a la cita con ‘Tato’ Romero en compañía de Sergio Flinta. El trato fue cordial, ameno y con lenguaje claro”, afirman.
Este párrafo confirma al menos la tirantez de la relación entre ambos referentes, que si bien tienen un pasado bastante complicado, supieron entablar diálogos electorales, por necesidades mutuas, en los que el nuevismo salió bastante ganancioso debido a la considerable caída sucesiva de su patrimonio electoral.
No obstante eso y volviendo a la nota de la emisora, “trascendió que se habría hecho un ofrecimiento para un referente panuista en el orden provincial. La propuesta también incluiría un lugar en el directorio del Banco de Corrientes”. No se sabe si para una misma persona o se trata de dos posiciones en el gabinete gubernamental.
Tato lo desmintió. Aseguró que “nosotros no pedimos cargos, no pedimos participación. Lo que queremos es intervenir en políticas que definan situaciones y den soluciones a los problemas que tiene la provincia”.
En contraposición a lo anterior, Radio Dos sostiene que “el Gobernador, con las intenciones obvias de consolidar su presente y ‘futuro’ político (las comillas no son de este diario) y evaluar su continuidad con cierta consistencia, necesita del apoyo del Panu y de otros aliados”.
En concreto, Colombi fue a ver a “Tato” a su casa después de tantos años de distanciamientos y de teléfonos cortados. Esto último, está claro, sucedió luego de que el mercedeño llegara al gobierno. El propio Romero Feris utilizó esta gráfica en una nota radial que tuvo repercusión ayer, tras lo cual se filtró la idea del encuentro que se concretó pasado el mediodía.
Colombi, al volante de su camioneta Toyota, ingresó al caserón de la calle Mendoza pasadas las 14 y salió de allí después de las 16. Romero Feris lo acompañó hasta la puerta, se dejó fotografiar y volvió a entrar a la casa.
Colombi salió en marcha atrás, bajó el vidrio de su lado y lanzó una queja hacia los fotógrafos que lo aguardaban allí, entre ellos el de este diario. Después, silencio.
El reelecto Gobernador inauguró así una ronda de diálogo. Lo hizo en la casa particular de uno de sus socios que tenía, al parecer, muchos temas pendientes con el mercedeño, al que le reclaman -no sólo desde el nuevismo- el cumplimiento de acuerdos electorales.
Habrá que ver o esperar, así las cosas, si Ricardo Colombi entabla conversaciones o comparte almuerzos o cenas con el resto de sus socios, y también con referentes opositores. Dio ayer el primer paso, que es saludable en tanto el diálogo sea conducente y no sólo gestionador de pretensiones de cúpula por espacios de poder.