Impacto 107.3

jueves 1 de diciembre de 2022

Bella Vista: Lluvia Ligera | Ahora: 21.36°C | ST: 21.64°C

Cómo piensa el nuevo ministro de Economía

Axel Kicillof reemplazará a Hernán Lorenzino. Obtuvo un rol protagónico en la segunda presidencia de Cristina Kirchner. En los últimos meses, fue la cara de la expropiación de YPF, habló de intervenir empresas y defendió el blanqueo en el Congreso. En esta nota, su pensamiento y sus últimos discursos.-
«Marxista, keynesiano, intervencionista, heterodoxo», son algunas definiciones que se escucharon en las últimas horas para describir las principales características de Kicillof, el joven economista que sedujo a Cristina Kirchner y que fue ganando poder desde su irrupción en Aerolíneas Argentinas, en 2009. Ahora se convertirá en el ministro que tiene la difícil misión de unificar el discurso y trabajar en temas urgentes como la fuga de divisas, la inflación y el cepo al dólar.

Economistas consultados por Infobae coincidieron en que el nombramiento de Kicillof es un gesto que apunta a «profundizar el modelo». Sin embargo, la designación de otros economistas en el Gobierno como Juan Carlos Fábrega y Jorge Capitanich podrían jugar como un contrapeso para equilibrar la toma de decisiones.

Kicillof llega con la visión de que la macroeconomía no tiene problemas estructurales. Es por ello que no parece estar en sus planes impulsar una devaluación o un desdoblamiento del tipo cambiario, como trascendió en los últimos meses. Una rectificación brusca del tipo de cambio necesitaría de una ley aprobada por el Congreso.

Quienes conocen a Kicillof lo califican como un economista heterodoxo que se encuentra en las antípodas de las recetas tradicionales. Su manual de acción incluye una activa intervención del Estado en la economía. Así quedó demostrado en sus principales discursos en el Congreso cuando le tocó defender la expropiación de YPF, el Presupuesto y el blanqueo de capitales.

Kicillof se rodea de otros economistas que forman parte del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (Cenda), como Emmanuel Agis, Mariana González y Javier Rodríguez. Se especula que de allí podrían salir los nombres de nuevos funcionarios en el Ministerio de Economía.

En los últimos años, este economista de 42 años forjó una buena relación con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Se los pudo ver juntos en asambleas de Clarín, en el Congreso y en diversos actos vinculados con la militancia. Sin embargo aún se desconoce si lo ratificará en el cargo o si recortará sus funciones. De todos modos, una salida de Moreno depende sólo de la decisión de Cristina Kirchner.

Kicillof ganó protagonismo durante la puja entre el Gobierno y el Grupo Techint por la designación de los directores estatales en Siderar. Luego, en 2011, fue designado secretario de Política Económica y quedó como segundo de Lorenzino en el segundo mandato de Cristina Kirchner.

A principio de año, luego de la protesta del #8N y en medio de un descontento generalizado en contra del Gobierno, él y su familia pasaron un momento muy incómodo en un viaje en Buquebus, el servicio marítimo que une las orillas de la Argentina y Uruguay. Los turistas, ofuscados, lo hacían responsable de la ausencia de dólares para viajar al exterior.»Es una persona convencida de la importancia de las regulaciones y el papel del Estado. Hay cosas que hacen evidente que hay que hacer algo, pero no va a haber lo que se dice un cambio de rumbo, un giro u otras políticas», explicó Carlos Heller, un economista que conoce a Kicillof pero a quien no ve «hace mucho», según sus propias palabras.

El diputado Fernando «Chino» Navarro evaluó que su designación demuestra que el Estado «no es neutral» y por eso algunos grupos económicos «están como locos». «Sabe más que ellos y apuesta al crecimiento del país».

«El efecto inmediato va a ser el desdoblamiento cambiario. Kicillof tiene una formación heterodoxa: promovió la intervención del Estado en las empresas; dijo que si quería podía voltear a Techint; y estatizó YPF como lo hizo. No es una buena señal para un país que necesita inversiones extranjeras. Lo bueno es que era el único preocupado por la fuga de divisas y la caída de reservas», aseguró Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete kirchnerista.

Otro especialista, Orlando Ferreres, especuló: «Kicillof propuso siempre la separación del mercado financiero entre los autos de lujo y una serie de productos importados con un tipo de cambio alto, a 11 pesos, y un tipo de cambio comercial a 6; creo que estas medidas se van a aplicar en lo inmediato».

Kicillof según Kicillof

Rumbo de la economía. En un seminario realizado hace tres meses, el por entonces viceministro de Economía aseguró que la crisis internacional es comparable con la del 30. Y dijo que es anacrónico plantear que el país lo único que tiene que hacer es favorecerse del «viento de cola». «El fantasma no existe». En una entrevista en el programa 6-7-8, el propio Kicillof desmintió algunas versiones que se habían publicado sobre su carrera política y personal.»Soy un estudiante de Marx». También en el programa 6-7-8, Kicillof se refirió a sus antecedentes académicos y a su acercamiento a Marx, Keynes y otros grandes teóricos clásicos.últimos discursos

AnteriorSiguiente
Crédito: Telam 6 de 6
Crédito: Télam 1 de 6
Crédito: Télam 2 de 6
Crédito: Télam 3 de 6
4 de 6
Axel Kicillof y Diego BossioCrédito: Telam 5 de 6Axel Kicillof y Diego Bossio
Crédito: Telam 6 de 6
Crédito: Télam 1 de 6
«Marxista, keynesiano, intervencionista, heterodoxo», son algunas definiciones que se escucharon en las últimas horas para describir las principales características de Kicillof, el joven economista que sedujo a Cristina Kirchner y que fue ganando poder desde su irrupción en Aerolíneas Argentinas, en 2009. Ahora se convertirá en el ministro que tiene la difícil misión de unificar el discurso y trabajar en temas urgentes como la fuga de divisas, la inflación y el cepo al dólar.

Economistas consultados por Infobae coincidieron en que el nombramiento de Kicillof es un gesto que apunta a «profundizar el modelo». Sin embargo, la designación de otros economistas en el Gobierno como Juan Carlos Fábrega y Jorge Capitanich podrían jugar como un contrapeso para equilibrar la toma de decisiones.

Kicillof llega con la visión de que la macroeconomía no tiene problemas estructurales. Es por ello que no parece estar en sus planes impulsar una devaluación o un desdoblamiento del tipo cambiario, como trascendió en los últimos meses. Una rectificación brusca del tipo de cambio necesitaría de una ley aprobada por el Congreso.

Quienes conocen a Kicillof lo califican como un economista heterodoxo que se encuentra en las antípodas de las recetas tradicionales. Su manual de acción incluye una activa intervención del Estado en la economía. Así quedó demostrado en sus principales discursos en el Congreso cuando le tocó defender la expropiación de YPF, el Presupuesto y el blanqueo de capitales.

Kicillof se rodea de otros economistas que forman parte del Centro de Estudios para el Desarrollo Argentino (Cenda), como Emmanuel Agis, Mariana González y Javier Rodríguez. Se especula que de allí podrían salir los nombres de nuevos funcionarios en el Ministerio de Economía.

En los últimos años, este economista de 42 años forjó una buena relación con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Se los pudo ver juntos en asambleas de Clarín, en el Congreso y en diversos actos vinculados con la militancia. Sin embargo aún se desconoce si lo ratificará en el cargo o si recortará sus funciones. De todos modos, una salida de Moreno depende sólo de la decisión de Cristina Kirchner.

Kicillof ganó protagonismo durante la puja entre el Gobierno y el Grupo Techint por la designación de los directores estatales en Siderar. Luego, en 2011, fue designado secretario de Política Económica y quedó como segundo de Lorenzino en el segundo mandato de Cristina Kirchner.

A principio de año, luego de la protesta del #8N y en medio de un descontento generalizado en contra del Gobierno, él y su familia pasaron un momento muy incómodo en un viaje en Buquebus, el servicio marítimo que une las orillas de la Argentina y Uruguay. Los turistas, ofuscados, lo hacían responsable de la ausencia de dólares para viajar al exterior.

«Es una persona convencida de la importancia de las regulaciones y el papel del Estado. Hay cosas que hacen evidente que hay que hacer algo, pero no va a haber lo que se dice un cambio de rumbo, un giro u otras políticas», explicó Carlos Heller, un economista que conoce a Kicillof pero a quien no ve «hace mucho», según sus propias palabras.

El diputado Fernando «Chino» Navarro evaluó que su designación demuestra que el Estado «no es neutral» y por eso algunos grupos económicos «están como locos». «Sabe más que ellos y apuesta al crecimiento del país».

«El efecto inmediato va a ser el desdoblamiento cambiario. Kicillof tiene una formación heterodoxa: promovió la intervención del Estado en las empresas; dijo que si quería podía voltear a Techint; y estatizó YPF como lo hizo. No es una buena señal para un país que necesita inversiones extranjeras. Lo bueno es que era el único preocupado por la fuga de divisas y la caída de reservas», aseguró Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete kirchnerista.

Otro especialista, Orlando Ferreres, especuló: «Kicillof propuso siempre la separación del mercado financiero entre los autos de lujo y una serie de productos importados con un tipo de cambio alto, a 11 pesos, y un tipo de cambio comercial a 6; creo que estas medidas se van a aplicar en lo inmediato».

Kicillof según Kicillof

Rumbo de la economía. En un seminario realizado hace tres meses, el por entonces viceministro de Economía aseguró que la crisis internacional es comparable con la del 30. Y dijo que es anacrónico plantear que el país lo único que tiene que hacer es favorecerse del «viento de cola». En ese sentido, ratificó el rumbo de la Economía (los zócalos pertenecen a la edición original de la TV Pública).

«El fantasma no existe». En una entrevista en el programa 6-7-8, el propio Kicillof desmintió algunas versiones que se habían publicado sobre su carrera política y personal (los zócalos pertenecen a la edición original de la TV Pública).

«Soy un estudiante de Marx». También en el programa 6-7-8, Kicillof se refirió a sus antecedentes académicos y a su acercamiento a Marx, Keynes y otros grandes teóricos clásicos (los zócalos pertenecen a la edición original de la TV Pública).

YPF. Kicillof fue interventor de YPF y uno de los principales impulsores de la expropiación de la empresa.