Impacto 107.3

miércoles 5 de octubre de 2022

Bella Vista: Lluvia Moderada | Ahora: 24.43°C | ST: 24.47°C

Dólar hoy: | Dólar blue:

Cristina Kirchner arranca hoy su último año de mandato

La Presidente encara la etapa final con una economía en recesión y fisuras en el frente externo. El legado y la conservación del poder, entre las asignaturas pendientes.
Así como en la economía, en la política las expectativas mandan. Los altos números de imagen positiva que las encuestas le dan a Cristina Kirchner en el último tramo de su gestión permiten imaginar que la estrategia hasta las elecciones generales estará lejos de los volantazos. Mantener el status quo económico aparece como la opción más adecuada si lo que se desea es no arriesgar el capital político acumulado.

La cuestión, claro está, es elegir las políticas que resulten eficaces para mantener una economía relativamente estable. En este terreno, los desafíos en el frente externo y la carencia de dólares se imponen en la agenda, siendo un capítulo fundamental la deuda con los fondos buitre. En enero, cuando venza la cláusula RUFO, el Gobierno estará en mejores condiciones para negociar ya no sólo con sus principales adversarios, NML Capital y Aurelius, sino con el restante 7% de los tenedores de bonos que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010. Esa puerta la abrió el juez Thomas Griesa junto al mediador Dan Pollack, quien ya recibió presentaciones de otros fondos.

Si bien importantes empresarios expresaron su confianza en que el Ejecutivo buscará el pago de estos títulos, la realidad es que la postura cerrada de Cristina Kirchner con respecto a la cuestión permite dudar que se concrete un acuerdo que se salga de los términos de la reestructuraciones pasadas. O al menos, sin que haya una fuerte quita de una deuda que, en el caso de los buitres, supera los u$s1.600 millones de dólares y que se ampliaría en caso de que ingresen otros holdouts.

Mientras tanto, el ministro de Economía, Axel Kicillof, apuesta a seguir el camino trazado este año, de búsqueda de financiamiento en dólares ya sea con inversiones orientadas a sectores específicos, como el desarrollo de las inversiones en Vaca Muerta, la minería y las telecomunicaciones, o apelando al circuito financiero. La semana pasada, el titular del Palacio de Hacienda anunció la emisión de u$ 3000 millones del Bonar 2024 para canjear un monto equivalente de Boden 2015, que vence en octubre. La operación implica colocar deuda a un costo financiero en dólares de 9,7% anual, el doble que deben afrontar países como Bolivia o Paraguay para acceder hoy al crédito en dólares.

En este sentido, el Gobierno pone a punto el plan de abandono de la política de desendeudamiento externo, uno de los pilares del modelo kirchnerista. El objetivo es dar previsibilidad y tener divisas disponibles para afrontar el pago regular de las importaciones, entre otras obligaciones. Los insumos, maquinaria y equipo provenientes del exterior juegan un rol clave en la economía: el componente importado prácticamente atraviesa a toda la actividad, por lo que los controles y los cupos implementados por la secretaría de Comercio Exterior, a través de la DJAIs, impactan de manera directa en los niveles de empleo y producción. En esta misión de conservar el volumen de reservas y otros dispositivos colaboran otros instrumentos que continuarán el año que viene, como el swap chino y el acuerdo con la cámara agroexportadora para liquidar más rápido los comoditties del campo.

Del éxito de esta política depende, además de la presión de los grupos económicos, que el Ejecutivo pueda durante todo el 2015 anclar el dólar oficial y el mercado cambiario. De garantizarse esto, la expectativa es, como en todo año electoral, haya una disparada del gasto público en materia de jubilaciones, salarios, planes sociales y obras públicas, pese a que el presupuesto requiere de una revisión en materia de subsidios y un mejor direccionamiento en el uso y destino del erario público. En electricidad y gas, la ayuda estatal sumarán $93.000 millones este año, mientras que para colectivos superarán los $ 22.000 millones. En este rubro el Gobierno dio señales de querer implementar correcciones, pero es dudoso que haya una resolución de fondo debido al impacto que significaría en la economía doméstica de las clases medias y trabajadoras.

En el plano político, posiblemente haya novedades en la «guerra» que enfrenta al Poder Ejecutivo y un sector de la Justicia. En sintonía con la reforma del Código Procesal Penal, que amplifica el poder del Ministerio Público Fiscal de la oficialista Alejandra Gils Carbó, Cristina Kirchner buscará que los jueces díscolos y fiscales opositores no avancen en las investigaciones que apuntan directamente contra su Gobierno. La lista de los blancos encabeza el juez Claudio Bonadio, a quien la mayoría kirchnerista en el Consejo de la Magistratura le aplicó una sanción que reduce su salario en un 30 por ciento.

La estrategia por conservar el poder dependerá también de ingeniería electoral a la hora de conformación de las listas de Diputados, Senadores, y mandatarios provinciales y comunales. En estas negociaciones se pone en juego la candidatura presidencial de Daniel Scioli, quien a cambio de un apoyo público de Cristina Kirchner, la «gran electora», podría ofrecer mayores espacios ejecutivos y parlamentarios al kirchnerismo «duro». Según se informó en varios matutinos, ya se evalúa la posibilidad de que acompañe al gobernador bonaerense un vicepresidente del riñón de la Presidente. Esta ecuación definirá la influencia que conservará la santacruceña cuando el poskirchnerismo.