Impacto 107.3

lunes 5 de diciembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 21.7°C | ST: 21.28°C

El Gobierno impulsa impuestos del 50% para los autos más caros

El Poder Ejecutivo envió ayer por la tarde a la Cámara de Diputados un proyecto de ley para subir los impuestos a la compra de autos y motos de alta gama, embarcaciones, aeronaves y otros bienes suntuarios. Con la firma de los dos funcionarios principales del reciente recambio en el Gobierno, el jefe de Gabinete Jorge Capitanich y el ministro de Economía Axel Kiciloff, y de la ministra de Industria Débora Giorgi, el texto propone llevar la alícuota del 10% al 50% en el caso de los vehículos con un valor superior a $ 170.000. Ese mismo porcentaje establece para las motos de más de $ 40.000 (entre $ 22.000 y $ 40.000 sería 30%) y para las aeronaves y embarcaciones de más de $ 170.000 (para los barcos también 30% entre $ 22.000 y $1 70.000).

Capitanich había anunciado el envío del proyecto ayer por la mañana “con el objeto de establecer mecanismos que signifiquen el desincentivo a la adquisición de bienes de lujo”, argumentó. “Los que los quieran comprar, deberán saber que pagarán más”, dijo. A una semana del final del período de sesiones ordinarias, y cumplido el plazo para emitir dictámenes de comisión (terminó el miércoles), el Ejecutivo tendrá que incluir el tema en el llamado a extraordinarias (ya confirmado para ascensos militares y diplomáticos) para acelerar el tratamiento.

El proyecto modifica la ley 24.674, de Impuestos Internos, y se enmarca en los intentos del Gobierno por frenar la caída de reservas del Banco Central a partir del freno a las importaciones, aunque la norma abarca tanto los bienes provenientes de otros países como los de industria nacional.

Para dimensionar los valores de los autos que abarcará el proyecto, el artículo 39 establece que estarán exentas del gravamen “aquellas operaciones cuyo precio de venta, sin considerar impuestos, incluidos los opcionales, sea igual o inferior a $ 170.000”. De acuerdo con el valor en las concesionarias, serán los que superen los $ 220.000.

Entre los fundamentos del proyecto se remarca como propósito “aumentar la tasa de determinados bienes de alto valor” y se enumeran automóviles, vehículos preparados para acampar, motociclos y velocípedos con motor, embarcaciones y aeronaves de recreo o deportes. “El proyecto de marras al establecer nuevos valores exentos y tasas ha tenido en cuenta la capacidad contributiva de los consumidores de este tipo de bienes, propendiendo a una mayor equidad contributiva y respetando el principio constitucional de la igualdad”, sostiene. El valor para quedar exento del gravámen actualmente está fijado en $ 150.000 para los autos.

En caso de convertirse en ley, el impuesto regirá principalmente para los vehículos importados de alta gama, aunque también podrá quedar incluidos algunos de industria nacional como los SUV (deportivo utilitario) que no se consideren bienes de capital, que estarán exentos. Y también entrarán en el impuesto parte de los fabricados en Brasil, por lo que la norma podría generar nuevos cortocircuitos en la relación bilateral.

Las automotrices dejaron trascender que esperaban una iniciativa de estas características -la consideraban más probable que un tipo de cambio desdoblado-, aunque no un aumento tan alto, y ya comenzaron a analizar cuál será el impacto en un mercado que mueve unos mil millones de dólares anuales. Mientras, los compradores recientes mostraron su preocupación por apurar la facturación antes de que comience el tratamiento del proyecto y los vendedores estimaron que la iniciativa podría provocar un aumento de la demanda durante el verano, porque -salvo que el Frente para la Victoria le imprima un debate exprés- pasarán unos meses hasta que la aprobación de la norma en las dos Cámaras y su promulgación.