Impacto 107.3

jueves 1 de diciembre de 2022

Bella Vista: Algo De Nubes | Ahora: 21.36°C | ST: 21.64°C

El mapa político de la Legislatura obliga a la UCR a afianzar lazos con sus aliados

El distribución equitativa de las bancas tras las últimas elecciones, dejan al frente gobernante con la necesidad de mantener contentos a todos sus socios .
Algunos integrantes de la alianza oficial amenazan con pegar el portazo si el Gobierno no cumple promesas electorales. En el Senado la oposición ganó terreno.

La Cámara de Diputados tiene un nuevo mapa político que obligará al reelecto radical Ricardo Colombi, a renovar la adhesión de sus socios electorales. Oficialmente y teniendo en cuenta la conformación de alianzas 2013, el frente gobernante, Encuentro por Corrientes (ECO), tendría 15 diputados en su redil y la oposición 13, pero no todos los integrantes de ambas facciones son de palar negro. En el Senado la situación sería menos complica, aunque el oficialismo perdió los 2/3.
Si se tiene en cuenta las alianzas electores de 2013, 15 serían los diputados que respondan el Gobernador. La división de fuerzas es muy equilibrada y algunos legisladores serán determinantes para que el oficialismo o la oposición se impongan.
Algunos socios electorales de ECO ya dieron claras muestras de malestar con el Gobierno y amenazan con hacer rancho aparte. El caso más emblemático es el Partido Nuevo, que tras apoyar a Colombi logró 2 diputados con 15.350 votos.
Esos 2 legisladores María Mancini Fratti y Victor Meza tendrían opiniones muy diferentes respecto al reelecto mandatario. Mientras desde el Panu aseguran que ella reporta directamente al Gobernador, distinta sería la situación de su compañero, quien ante todo acataría cualquier directiva del partido.
Todo indica que los naranjas no mantienen las misma ganas de pertenecer a Encuentro por Corrientes.
No obstante, 13 diputados sí le serían fieles a Colombi. Por un lado los 7 radicales, por otro los 4 ex liberales y por supuesto el goyano Julio Vasell, del Partido Popular, y Analía Bestard, de Proyecto Corrientes, quien reemplazó a Nora Nazar, electa senadora.
Pero no todas son pálidas para el mercedeño, pues en las huestes de la oposición siempre hay uno que otro legislador renegado, que en una reñida definición puede ser persuadido por el oficialismo, como sucedió a fines de 2013 en el tratamiento del Presupuesto.
El bloque kirchnerista había decidido no presentarse a la sesión, pero misteriosamente Hugo Vallejos y Carlos Farizano si lo hicieron y aportaron los votos necesarios para que Colombi cuente con Ley de Leyes aprobada.
La hoja de ruta de la Cámara baja muestra que hasta ahora son dos los monobloques: Sonía López por el Partido Comunista, quién en 2013 rompió con el Frente para la Victoria y mantiene especial receso al intendente Fabián Ríos, pero no votó a favor de ningún proyecto del oficialismo. Y Manuel Sussini, quién en ocasiones a acompañado proyectos remitidos por el Ejecutivo.
También la oposición tiene por resolver varias disyuntivas.
Si bien fueron 13 los legisladores que integraron lo alianza del Frente para la Victoria en 2013, hubo diputados que anunciaron que conformarían bloques particulares.
El Partido Autonomista es uno y el legislador Ángel Rodríguez, de Crecer con Todos, ha actuado independientemente a lo que decida el jefe de bloque K.
Otro caso emblemático es el de Omar Yung (Panu). El ex intendente de Berón de Astrad no tiene una buena relación con Ricardo Colombi y por eso no acató la orden partidaria de apoyar a los radicales en 2013 y selló acuerdo con el kirchnerismo.
No obstante obtendría el perdón partidario ahora que el nuevismo nada quiere saber con el radicalismo. La actualidad naranja puede ser entendida también como un mecanismo de presión al Gobernador, para que cumpla sus promesas electorales, pero ese es un reclamo de vieja data y nada lograron.

Senado
En la Cámara alta la cuestión es menos compleja y si bien la oposición recuperó terreno y le arrebató al oficialismo el control absoluto, los radicales sostienen su hegemonía con sus socios.
De los 15 integrantes del Senado, responden al frente gobernante 9, aunque la realidad de Nora Nazar (Panu) sea cambiante. El resto integra el bloque K.
De los 45 legisladores que tiene en total el Poder Legislativo, el radicalismo es la fuerza con más representantes, 13 en total (7 diputados y 6 senadores); le sigue el Partido Justicialista con 12 (6 diputados y 6 senadores); luego viene ELI con 5 (4 diputados y 1 senador) y último el Panu con 4 (3 diputados y 1 senador).
Hay que recordar que Griselda Moray, esposa del chamamecero Mario Bofill, no es afiliada al Partido Justicialista. Hasta el año pasado era presidenta del Comité Capital del Partido Compromiso Correntino, de Manuel Sussini. Lo propio sucede con Bofill, quién debió ser inscripto como extrapartidario pues sería afiliado radical.