Impacto 107.3

martes 5 de julio de 2022

Bella Vista: Muy Nuboso | Ahora: 18.41°C | ST: 18.71°C

Dólar hoy: $ 132,07 | Dólar blue:$ 260,00

Intiman a grandes empresas a que consigan dólares en el exterior para pagar importaciones

Ante la caída de reservas, los ministros Kicillof y Giorgi buscan que 50 importantes compañías se hagan de divisas sin comprarlas al Banco Central. Tras las críticas por liquidación de divisas, el Gobierno se reúne con exportadores agrícolas.
El ministro de Economía Axel Kicillof y la ministra de Industria Débora Giorgi solicitaron el viernes a las empresas que más facturan en la Argentina que eviten comprarle dólares al Banco Central de la República Argentina (BCRA) para pagar las importaciones que realizan.

Preocupados por las fuerte caída de las reservas internacionales, Kicillof armó la reunión, a la que no asistió el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Este tuvo que reunirse con los directivos de la UTA para desactivar el paro que quería lanzar el gremio el fin de semana.

La reunión se realizó en el Salón Belgrano, en el piso 5 del Palacio de Hacienda, y estuvo presidida por Kicillof y Giorgi, acompañados del secretario de Comercio Interior Augusto Costa y la subsecretaria de Competitividad Mariana González, una joven funcionaria de la íntima confianza de Kicillof que cada vez tiene más funciones dentro del equipo económico.

Allí estuvieron representantes de unas 50 empresas de sectores de la siderurgia, metalurgia, aluminio, petroleros, automotrices, química, y electrónicos de Tierra del Fuego, entre otros, que escucharon por casi dos horas los reclamos de los funcionarios.

Tanto Kicillof como Giorgi y Costa solicitaron a las empresas que analicen posibilidades de financiar las importaciones, alargar los plazos de pagos de las mismas y buscar que bancos del exterior financien importaciones argentinas en dólares.

Kicillof cito el caso de las empresas cerealeras que decidieron cerrar líneas de créditos con el exterior y le privaron al Gobierno contar con unos u$s3.500 millones de reservas adicionales. Además, los funcionarios pidieron a los empresarios que presenten un plan novedoso que en caso de ser aprobado podría generar un trato preferencial en lo que hace a subsidios de energía o de créditos a tasa subsidiada.

Al respecto, uno de los asistentes comentó: «Giorgi nos pidió que encontremos soluciones creativas para conseguir los dólares para pagar importaciones; que el primero que llegara con una idea novedosa tendría un premio por parte del Estado, pero no dijo cuál sería ese premio».

Por su parte, el secretario Costa manifestó que «el que tenga ideas novedosas tendrá trato preferencial en el comercio administrado que hacemos, en tanto que Débora Giorgi acotó que «el que llegue primero se queda con el mercado», comentó uno de los empresarios que asistió a la reunión.

Otro de los empresarios de la industria automotriz manifestó: «Nos pidieron de buena manera a las empresas que importamos autos nucleadas en ADEFA y CIDOA que no le compremos los dólares al BCRA sino que abramos líneas de financiación en el exterior como hacen las cerealeras o que nos financien las casas matrices y eso es muy difícil en particular porque si se produce otra devaluación no se sabe quien se hace cargo del costo de la misma y para la empresa es muy arriesgado en este momento de tanto incertidumbre cambiaria».

Kicillof dejó claro a los empresarios que no era el objetivo del Gobierno limitar las compras que hacen en el exterior pero sí les solicitó que traten de ayudar en este momento difícil, por lo menos hasta abril, cuando las cerealeras empiecen a liquidar la cosecha. Pidió un esfuerzo a las empresas que según Economía se beneficiaron con altos niveles de demanda por el crecimiento económico de los últimos 10 años, pero pidió tratar de desactivar la presión sobre las reservas del Central, que llegaron el viernes pasado cerca de perforar los u$s28.000 millones.

«Es difícil en este momento que vive el mundo financiero con los dólares que se empiezan a ir a los emergentes a los EEUU y a Europa que las empresas podamos acceder a líneas de financiamiento en el exterior en dólares o pedir el financiamiento a nuestras casas matrices para traer los dólares y dárselos al Central. Eso es lo que no piden y es muy riesgoso para nosotros», decía un empresario que respondía a la industria petroquímica.

Lo cierto que es que el Gobierno muestra preocupación por la baja de reservas que en el futuro podría ser insostenible y obligar a Kicillof a devaluar más si no ingresan los dólares de las cerealeras pertenecientes a CIARA con las que mañana se reunirá.

El dato relevante es que desde el 20 de noviembre en que llegaron Kicillof y Capitanich para comandar la economía hasta ahora, las reservas internacionales del BCRA cayeron unos u$s3.800 millones. La cifra debe llamar la atención. Kicillof y Capitanch perdieron en solo dos meses y 10 días lo mismo que el Central perdió en todo el 2012 luego de que la AFIP instrumentara en noviembre del año anterior el control a las compras de dólares.