Impacto 107.3

lunes 26 de septiembre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 13.98°C | ST: 13.44°C

Dólar hoy: $ 152,24 | Dólar blue:$ 287,00

La oposición cuestiona el poder que sumará Gils Carbó con la reforma del Código Procesal Penal

La figura de la Procuración General gana terreno en el proyecto que anunció el Gobierno y despertó desconfianza del arco opositor. La diputada Elisa Carrió llamó a no «legitimar la impunidad».
Por cadena nacional, la presidente Cristina Kirchner explicó que se pretende imponer un espíritu «acusatorio» en lugar de «inquisitorio» en el proyecto para crear un nuevo Código Procesal Penal que envió al Congreso. Y que, con ello, se pretende empoderar más a los fiscales a la hora de la investigación y liberar de responsabilidades a los jueces.

La voluntad de sumar atribuciones a los fiscales, así como las disposiciones que buscan imprimir celeridad a los casos bajo amenaza de «sanciones graves», encendió las alarmas de la oposición. Es que algunos ven en esa decisión un intento de cargar de atribuciones a la Procuración General, cuya cabeza ocasional, Alejandra Gils Carbó, es una de las funcionarias más resistidas por la oposición.

La jefa de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, denunció que apunta a «la impunidad y el manejo (de las causas) por Gils Carbó». Y admitió: «La votó la oposición, pero no tendríamos que haber tenido a esta fiscal».

La legisladora solicitó a todo el arco opositor dejar en soledad al oficialismo cuando trate la medida. La explicación: sostuvo que «no» pueden «legitimar la impunidad» que se buscaría con el nuevo texto legal.

En tanto, el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, puso reparos en la intención de darles más poder a las fiscalías, por lo cual adelantó que planteará que el «Parlamento tenga control sobre el funcionamiento» de los fiscales.

«Si se establecen mecanismos para que las investigaciones queden en manos» de los fiscales, hay que «tener control de su funcionamiento en manos del Parlamento. Si no, estamos armando un poder por fuera del funcionamiento del Poder Judicial que terminan sin control parlamentario y sin gestión», agregó.

Sus declaraciones estuvieron en línea con las advertencias que había manifestado el jefe de su bloque, Darío Giustozzi, cuando se conoció parte del proyecto. Entonces, el ex intendente de Almirante Brown dijo que al «fortalecer el poder de los fiscales» se «aumenta el poder discrecional de aquellos que están alineados con la Procuración».

El senador Ernesto Sanz, titular de la UCR, prometió: «Vamos a revisar cada uno de los puntos del proyecto del Código Procesal Penal y, antes de discutirlo, queremos que venga una propuesta de modificación de la Ley del Ministerio Público. Si así no fuera, no acompañaremos el proyecto».

«Este código, que en teoría incorpora cosas modernas, sólo podría servir si hay una profunda reforma en la ley de los fiscales, la ley que gobierna a la Procuradoría de la Nación», consideró. E insistió en que «si no hay un profundo cambio en esto, el Código Procesal Penal va a servir para la impunidad».

También a comienzos de semana, la macrista Patricia Bullrich observó: «Necesitás un cambio en el ministerio público que implique que sea un extra poder y no un poder ligado al Poder Ejecutivo».