Impacto 107.3

miércoles 6 de julio de 2022

Bella Vista: Algo De Nubes | Ahora: 27.27°C | ST: 28.19°C

Dólar hoy: $ 132,85 | Dólar blue:$ 250,00

Menos cepo por más gas y petróleo: la apuesta de Martín Guzmán para relanzar la gestión energética

En el primer acto tras la salida de Roberto Feletti, el titular del Palacio de Hacienda anunció una flexibilización del cepo cambiario para las empresas energéticas que inviertan en el país e incrementen la producción.
Con la mirada puesta en aumentar la producción energética, abastecer el mercado interno y generar dólares, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció una flexibilización del cepo cambiario para las empresas energéticas que aumenten su producción con respecto al año pasado, con foco en Vaca Muerta.

Luego de los cuestionamientos del ala dura del kirchnerismo y de la renuncia de Roberto Feletti, un empoderado Guzmán se mostró junto con el presidente Alberto Fernández; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; el secretario de Energía, Darío Martínez; y el titular del Banco Central (BCRA), Miguel Pesce.

La medida había sido anticipada en varias ocasiones por el titular de Economía, que está preocupado por incrementar la disponibilidad de divisas en la Argentina y aumentar las exportaciones. Se trata, también, de una de las recomendaciones que el FMI le hizo al Gobierno.
Guzmán insiste en que el país tiene una gran oportunidad para hacer crecer las exportaciones del sector energético, especialmente en el marco de la crisis de abastecimiento desatada por la guerra entre Rusia y Ucrania. De paso, apunta a complementar el papel principal que hoy tiene el complejo agroindustrial en el flujo de divisas hacia el país.

Una vía extra para generar dólares
El propio ministro de Economía indicó que el objetivo de la flexibilización del cepo cambiario es que las empresas que inviertan en petróleo y gas -con eje en el yacimiento no convencional Vaca Muerta- tengan incentivos para traer divisas al país, generar empleo y producir.

No obstante, impulsar la industria energética requiere de una gran inyección de capital para invertir en equipos que permitan extraer los recursos locales. Por eso, el Gobierno afloja el cepo cambiario para que las empresas que aumenten la producción de petróleo y gas puedan llevarse “un pedacito de esos dólares que trajeron”, como definió Alberto Fernández durante el acto.

A su turno, el titular el BCRA le puso números a la medida. “A finales de la década pasada estábamos exportando US$60.000 millones, con ese nivel la Argentina no podía crecer. La buena noticia es que el año pasado exportamos US$76.000 millones y que este año las exportaciones vienen creciendo a un ritmo del 28% interanual”, explicó Pesce.

Menos cepo por más gas y petróleo: la apuesta de Martín Guzmán para relanzar la gestión energética
En esa línea, el funcionario indicó que las exportaciones energéticas crecen al 118% interanual y explican el 30% del crecimiento de las ventas argentinas al exterior.

Las claves de la medida
En línea con otras normativas similares que se habían puesto en marcha durante el año pasado, el ministro de Economía anunció una flexibilización del cepo atada al incremento en la producción de petróleo y gas en relación con los niveles de 2021.

Así, las compañías podrán contar con dólares al tipo de cambio oficial con el fin hacer pagos de capital e intereses de deudas comerciales o financieras con el exterior. Según detalló la cartera económica, esto incluye obligaciones con empresas vinculadas no residentes, giro de utilidades y dividendos y repatriación de inversiones extranjeras directas.

Para el caso de los productores de petróleo que hayan incrementado en un 20% su producción, podrán acceder a divisas por un monto equivalente a ese aumento, valuado a precio de exportación neto de derechos y primas que correspondan.
Los productores de gas natural, en tanto, tendrán que subir un 30% su producción para acceder al beneficio por un monto similar.
Además, se obtendrán porcentajes adicionales por la cobertura del mercado interno, la reversión del declino técnico, la producción incremental en pozos de baja productividad, la contratación de empresas locales de servicios especiales y la inversión.