Impacto 107.3

miércoles 6 de julio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 17.4°C | ST: 17.57°C

Dólar hoy: $ 132,54 | Dólar blue:$ 252,00

Obama: “Nunca hubo nadie más calificado que Hillary”

Barack Obama defendió así la aptitud de su ex secretaria de Estado para sucederlo en la Casa Blanca. Al final del discurso, apareció Hillary, se abrazaron y hubo una ovación.

En una noche donde por el escenario desfilaron almirantes, marines, sobrevivientes y familiares de víctimas de atentados terroristas y de matanzas en Estados Unidos, la palabra “seguridad” y el control de armas copó la mayoría de los discursos. Pero también varios oradores dispararon fuertes misiles contra Donald Trump. Al final de la tercera jornada de la Convención Demócrata en Filadelfia, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, dio un fuerte espaldarazo a la candidatura de su ex secretaria de Estado: “Puedo decir con confianza que nunca ha habido un hombre o mujer más calificado que Hillary Clinton para ser presidente de los Estados Unidos”, aseguró.

Con su carisma intacto, alimentado por sus casi 8 años de mandato, y un discurso vibrante que levantó a todo el mundo de sus asientos, Obama resaltó que ella conoce bien la mecánica de la Casa Blanca. Además de senadora, fue primera dama y después Secretaria de Estado. “Nada lo prepara a uno realmente para las exigencias del Salón Oval. Hasta que uno se sienta en ese despacho, no sabe lo que es gestionar una crisis mundial o enviar a jóvenes a la guerra. Pero Hillary ha estado en esa oficina. Ha formado parte en esa toma de decisiones”, dijo el presidente, ante una audiencia que lo vivaba.

“Incluso en medio de una crisis, ella escucha a la gente, mantiene la calma y trata a todo el mundo con respeto”, dijo el presidente, en una velada comparación con el explosivo rival republicano Donald Trump. “No importa que las probabilidades de éxito sean pocas, no importa cuánta gente trate de derribarla, ella nunca, nunca se rinde”, aseguró el presidente, quien debió contener la emoción en algunos momentos de su mensaje cuando habló de su paso por la Casa Blanca.

A veces hablando en un susurro; otras, alzando la voz consumido por una controlada pasión, el líder de la Casa Blanca buscó siempre marcar el contraste sobre la preparación de Hillary con los exabruptos del magnate y dio una visión optimista sobre el futuro de Estados Unidos, al revés del panorama apocalíptico que plantearon Trump y los republicanos en Cleveland, donde la semana pasada organizaron su convención partidaria. “Los Estados Unidos que yo conozco están llenos de coraje, optimismo e ingenuidad. Los Estados Unidos que yo conozco son decentes y generosos”, dijo.

Pero quizás el momento más conmovedor estuvo al final del mensaje, cuando dijo: “Les pido que hagan por Hillary lo que hicieron por mí. Vamos a llevar a Hillary a la victoria”. Ese fue el broche de su discurso. Enseguida, apareció Hillary por detrás del cortinado y se dieron un largo y emocionado abrazo en el medio del escenario. Mientras la pareja reía e intercambiaba cortos diálogos, toda la sala ardía en aplausos y vítores.

Fue un momento histórico que poco antes había sido anticipado por el vicepresidente Joe Biden, quien fue durísimo contra Trump. En un discurso apasionado, filoso, había disparado: “Su cinismo no tiene fronteras, su falta de empatía y compasión se puede resumir en una frase que lo hizo famoso: ‘estás despedido’”, la que el magnate utilizaba en su reality show. “Este hombre no tiene ni siquiera una idea sobre la clase media. No tiene una idea de cómo hacer Estados Unidos grande. No tiene ninguna idea. Punto”. La audiencia, encendida, vivaba a uno de los funcionarios más populares del gobierno de Obama. Y Biden siguió sin sutilezas: “Ningún candidato en la historia de EE.UU. ha estado menos preparado en seguridad. No tiene ningún plan para hacernos más seguros. Sólo tortura, intolerancia religiosa. Eso traiciona nuestros valores.”

Antes había hablado Leon Panetta, es secretario de Defensa y jefe de la CIA: “Es inconcebible que cualquier candidato presidencial sea tan irresponsable. Por el futuro de nuestros hijos y nietos, Donald Trump no debe ser nuestro comandante en jefe. En un mundo inestable no podemos apoyar a líderes inestables”, señaló También fue la presentación, ante el prime time de la audiencia nacional, del senador Tim Kaine, el compañero de fórmula demócrata, que ayer aceptó su nominación como candidato a vicepresidente.

En una noche con emoción, la representante Gabrielle Giffords, que fue baleada por un desquiciado en un ataque en un supermercado de Tucson junto a 17 personas, dijo que Hillary iba a pelear por el control de armas. Y finalizó: “Me cuesta hablar. Pero en enero quiero decir, señora presidenta”.

Anoche Hillary recibió también un apoyo crucial. El ex alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, que en el pasado fue demócrata, luego republicano e independiente, declaró: “Estoy aquí porque es imperativo que elijamos a Hillary Clinton como presidenta”. Llamó a Trump “demagogo” e “hipócrita” y el millonario empresario dijo, irónico, sobre el candidato: “Yo no empecé con un cheque de un millón de dólares de mi padre”.

La convención termina hoy, cuando Hillary acepte la nominación del partido y se lance por la presidencia.