Impacto 107.3

miércoles 6 de julio de 2022

Bella Vista: Nubes | Ahora: 17.09°C | ST: 17.26°C

Dólar hoy: $ 132,54 | Dólar blue:$ 252,00

Peaje: el reclamo correntino llegó a Buenos Aires

Una delegación de la Cámara de Diputados de la provincia se reunió con el Director Ejecutivo del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), el ingeniero Luis Belenky. El funcionario explicó que habrá importantes cambios de cara a las nuevas adjudicaciones, que entrarán en vigencia el año próximo, que se contemplan descuentos para usuarios frecuentes y confirmó que se realizará una audiencia pública para recoger el punto de vista de las instituciones y de la ciudadanía en general.
Legisladores correntinos se reunieron en Buenos Aires con el director Ejecutivo del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI), el ingeniero Luis Pablo Belenky, ante quien expusieron las inquietudes provocadas en la provincia por el aumento desmedido en el peaje, así como la falta de una adecuada prestación de servicios por parte de las concesionarias y de inversión en obras que mejoren la infraestructura de las rutas.

En la reunión realizada en el edificio que el organismo posee en pleno microcentro porteño, el presidente de la Cámara de Diputados, Pedro Cassani, y los legisladores Juan José Fernández Affur y Marcelo Chaín, participantes del encuentro, pidieron también la convocatoria a una audiencia pública para que instituciones y organizaciones intermedias puedan aportar al proceso.

CONCEPTOS DE BELENKY

– El sistema actual es ineficiente porque obliga al Estado a subsidiar en algunos casos más del 60 por ciento del costo operativo. En el caso del corredor vial N°6 este porcentaje llega casi al 70 por ciento.

– Trabajamos en un nuevo esquema de cara al llamado a licitación que se realizará próximamente, ya que las concesiones -que fueron prorrogadas-actuales vencen en abril del año próximo. Nuestra idea es que las concesiones no superen los 25 años de duración, de hecho vamos a otorgar la concesión a las empresas que planteen menos tiempo de concesión. Vamos a realizar una audiencia pública en el marco del proceso de licitación para conocer las inquietudes de instituciones y organizaciones intermedias.

– Buscamos un peaje “autosostenible” donde la mira esté puesta no en el cobro del peaje sino en los servicios al usuario. La idea es avanzar hacia un sistema donde el pago de peaje sea automático -“telepeaje” y el recurso humano, que hoy se utiliza en el cobro, direccione su trabajo hacia el servicio al usuario que es uno de los aspectos deficientes. Que el recurso humano esté más enfocado, por ejemplo, en los problemas que puedan tener lugar en la autovía, que pueden requerir de una grúa en el caso de los vehículos con desperfectos o de una ambulancia en los casos de siniestros viales.

– El segundo eje es que el usuario frecuente pague menos. En el esquema actual las casillas de peaje están separadas, en promedio, por una distancia de 160 kilómetros; en el nuevo esquema estarán a no más de 100 kilómetros, es decir el tramo de cobertura será menor y, en consecuencia, también la tarifa. Dicho en otras palabras, el corredor vial 6 como está planteado, se reformulará totalmente. De esa forma, se garantiza que el que pague por el peaje sea el que usa la autovía para un viaje, mientras quien se desplaza a una distancia corta por trabajo, como ocurre por ejemplo entre Corrientes y Resistencia, pagará menos porque -primero- el valor del peaje será menor, y segundo porque al usuario frecuente se le cobrará una tarifa diferencial (ver más abajo).

– Además, pensamos en dinamizar el flujo vehicular estimulando el pago con medios electrónicos como el telepeaje, la tarjeta SUBE o el código QR (que se copia con el celular). Se podrá pagar inicialmente de forma manual, pero la tarifa en ese caso será más elevada.

– Con este sistema buscamos un mejor control de la frecuencia de uso de los usuarios que viven en cercanías de las estaciones de peaje y, por lo tanto, direccionar los descuentos sin necesidad de un trámite previo. Desde el OCCOVI estimamos que una persona que cruce 60 veces por mes -dos veces por día- el peaje tendría un descuento que rondaría entre el 35 y 50 por ciento.

– Pero además el sistema de telepeaje contempla que la barrera se levante cuando el conductor pose su dedo sobre un lector que medirá su nivel de alcoholemia. Si la persona tiene un nivel alto de alcoholemia, la barrera no se abrirá. Además, una cámara registrará la patente del vehículo para cotejarlo con las bases de datos y constatar que el vehículo no es robado. Complementariamente, el gobierno nacional enviará un proyecto de ley el Congreso para dotar a la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) de poder de policía. O sea que buscamos con este sistema primero que nada la “seguridad”, no se priorizará más el fin recaudatorio.

– El transporte pesado: gran parte del desgaste de las rutas tiene que ver con el tránsito de camiones que, en el caso del Puente “Gral. Belgrano”, ni siquiera con pesados antes de subir por la falta de una balanza. Ese exceso, entre otras cosas, ha provocado que muchos camiones se queden en el medio de la autovía. En el nuevo sistema, los camiones continuarán pagando peaje de acuerdo a su cantidad de ejes, pero el monto se elevará en función de su peso y de la relación peso – potencia. Nosotros consideramos que los vehículos que más deterioran el camino son los que más deben abonar.