Impacto 107.3

sábado 1 de octubre de 2022

Bella Vista: Cielo Claro | Ahora: 14.75°C | ST: 14.34°C

Dólar hoy: $ 154,25 | Dólar blue:$ 288,00

Rousseff, Silva y Neves se preparan para el último debate en televisión

Los equipos de campaña de los tres candidatos que lideran las intenciones de voto para las elecciones presidenciales del domingo, la presidenta Dilma Rousseff, por el Partido de los Trabajadores; la socialista Marina Silva y el socialdemócrata Aecio Neves, afinan las estrategias para el último debate de campaña, que se realizará este jueves por la noche y será televisado en directo a todo Brasil.
Ese debate, organizado por la cadena Globo, en sus estudios de Río de Janeiro, será tal vez la última oportunidad de la oposición para torcer un rumbo del electorado que las últimas encuestas marcan como muy favorable para la reelección de la actual mandataria.

El sondeo que la empresa Datafolha publicó en la tarde-noche del lunes ubica a Rousseff ganando la primera vuelta a Silva por 40 a 25 por ciento de los votos, y en una segunda vuelta entre ambas los guarismos le conceden un nuevo período en el Planalto con un 49 por ciento de intención de voto, contra un 41 por ciento de la socialista.

Pero una segunda lectura de esa encuesta es la confirmación de que la explosiva irrupción de Silva en el circuito electoral, al asumir la candidatura por la muerte de Eduardo Santos en un accidente aéreo, entró en una pendiente de la que le cuesta salir. Esto alienta las posibilidades del candidato del Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB), Neves, que comenzó a ver como posible desplazar a un tercer lugar a la ambientalista.

En las primeras consultas que el equipo de Télam pudo realizar a los ciudadanos de la poderosa San Pablo encontró más votantes declarados de la socieldemocracia que gente del PT o del socialismo. “Son más de lo mismo”, dicen respecto de las candidaturas de las mujeres candidatas.

Claro que también alienta las esperanzas del PT, que en plena euforia desliza que en el oficialismo no descartan la posibilidad de ganar en primera vuelta, para lo que hace falta reunir más del 50 por ciento de los votos en los comicios de este domingo.

Con este ánimo, los candidatos se presentarán al debate del jueves por la noche, donde también estarán presentes los candidatos de las otras fuerzas que compiten en las presidenciales, aunque saben que a esta altura son candidatos testimoniales.

Participarán además del debate los candidatos del Partido Social Cristiano (PSC), pastor Everaldo; del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Luciana Genro; del Partido Renovador Laborista Brasileño (PRTB, por sus siglas en portugués), Levy Fidélix; y del Partido Verde, Eduardo Jorge.

Por lo pronto, tanto Silva como Neves se atienen a la regla que indica que en una campaña siempre hay que pegar para arriba, y salieron hoy a fustigar a Rousseff con el objetivo de ser quienes compitan con ella el 26 de octubre.

La candidata socialista respondió las acusaciones de “mentirosa” que le dedicaron días atrás desde la campaña del PT. «Falta de personalidad es venir a una comunidad como Paraisópolis y no cumplir con lo que se comprometió, como construir un hospital. Eso sí es mentira», declaró Silva a periodistas durante la visita a una de las mayores favelas de Sao Paulo.

La ambientalista recordó que en la campaña de las elecciones de 2010, Rousseff prometió la construcción de un hospital en ese barrio pobre de la mayor ciudad brasileña y la obra nunca se inició. «La realidad no es la de la propaganda política en televisión, que es fantasiosa», comentó.

La gobernante manifestó que Silva mintió cuando dijo haber votado en su época de senadora en favor de un impuesto sobre los cheques para recaudar recursos para la salud, lo que fue desmentido por los propios registros del Congreso.

«No me venga a llamar de mentirosa. Mentira es quien dijo que no sabía que había robo en Petrobrás. Mentira es quien dijo que no sabe que está habiendo corrupción en este país. Mentira es prometer 6.000 guarderías y construir sólo 400. Lo que estoy diciendo aquí no es ninguna mentira contra la presidenta», expresó Silva.

Neves, por su parte, denunció hoy que la empresa estatal de correos boicotea su campaña y beneficia a la presidenta Dilma Rousseff.

Neves, quien recorrió las calles del centro de Mogi das Cruzes, en la región metropolitana de San Pablo, citó un vídeo del diario O Estado de Sao Paulo en el que carteros reparten publicidad de la campaña de Rousseff.

Son denuncias «graves y estremecedoras», declaró Neves a los periodistas y agregó que su campaña es también boicoteada por la estatal en el suroriental estado de Minas Gerais, donde fue gobernador y que es su fortín político.

«Después de una denuncia de que los correos estarían favoreciendo a la candidata oficial, ahora, en las últimas 48 horas, recibimos la denuncia de que la oficina de correos no envió nuestras correspondencias de campaña a centenas de personas», afirmó el senador del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Neves también recordó los recientes escándalos de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, que han salpicado la campaña del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).

«No es suficiente lo que pasó con Petrobras y ahora los correos se someten a los desmanes del PT», sostuvo Neves, quien agregó que su campaña denunciará el caso ante la Justicia para responsabilizar «desde el ministro de Comunicaciones hasta el superintendente de los correos y a todos los que participaron de este crimen».

Para el senador, «es inimaginable que la campaña llegue a ese punto de colocar una empresa pública de patrimonio de los brasileños al servicio de una campaña electoral».

«Infelizmente es la acción perversa de un partido que no respeta la democracia, no respeta los adversarios y que quiere ganar a los gritos, pero no va a vencer en los gritos. Si ganamos vamos a profesionalizar las empresas estatales y recolocarlas al servicio de la población», enfatizó.